Los cascos y el estiércol

 hpim6570

 

 

 

El cuidado de los cascos ha de sustentarse en dos aspectos fundamentalmente preventivos, como son  una higiene estricta y un correcto herraje. No cabe duda que el descuido de alguna de estas premisas, ocasiona los mas diversos problemas para la salud del casco y del caballo.  

Algunas sustancias derivadas de la fermentación del estiércol. así como la urea y el amoniaco de la orina, son capaces de destruir la materia córnea, arruinando en poco tiempo al mejor de los cascos. También un herraje descuidado o incorrecto ocasiona daños en la estructura y en la funcionalidad del casco. A  menudo, estos daños son irreparables o se tarda mucho tiempo en poder ser reparados.

Cuando se dan a la vez estas dos condiciones negativas, es decir, un mal herraje junto a unas condiciones higiénicas lamentables, el resultado es un caballo cojo e incapaz de prestar todo su potencial. Esto es lo que le ocurre a este semental PRE que vemos en la fotografía. Sus manos, mal aplomadas e incorrectamente herradas, están en permanente contacto con el estiércol, con el consiguiente resultado: Cojera e inflamación crónica de las estructuras del pie.