Osteitis podal. Exploración del casco.

 d1

   Cuando las cojeras presentan  los síntomas de un absceso, calor, dolor a la presión con las tenazas de sondar, pulso digital acelerado, pero no somos capaces de encontrar la bolsa que contiene el gas y el pus negro característico, se debe de requerir inmediatamente la atención del veterinario. Es muy probable que nos hallemos ante un cuadro mucho mas complicado y grave, una osteitis podal o un queratoma.

 

   En esta ocasión nos llamaron para explorar el casco de una  yegua  PSI que arrastraba desde hacia meses una cojera insidiosa, que la hacia marcar al trote. Un mal día se quedó coja, presentando los síntomas de un absceso, pero sin que se le pudiese encontrar pus en la exploración de la línea blanca. Una radiografía  demostró que se trataba de una osteítis séptica, es decir, una infección del borde del hueso. A pesar del tratamiento antibiótico la cojera apenas remitía.

 

   Hace pocas semanas tuvo una erupción de pus en la corona, justo por encima de la zona dañada del hueso, tal y como podemos ver en la fotografía. A día de hoy, la osteítis aumenta y se piensa en la posibilidad de un queratoma. A este fin, vamos a explorar el campo, eliminando todo el casco situado por debajo de la erupción. A la vista del casco desbridado, el equipo veterinario valorará la posibilidad de una cirugía en el hueso tejuelo.

 d2

 

   Esta es la radiografía que se realizó hace dos meses, en la que se descubre una zona (flecha roja) en que se aprecia destrucción del borde del hueso tejuelo, que aparece muy irregular.

 

   La osteolisis o destrucción del hueso puede producir “islas” de hueso, que al quedar separado del cuerpo principal, originan necrosis. El cuerpo del caballo reconoce a este trozo de hueso suelto como un cuerpo extraño y trata de expulsarlo mediante la necrosis y el pus. También puede ocurrir que el cuerpo envuelva al trozo de hueso con tejido fibroso, al igual que las ostras envuelven los cuerpos extraños en nácar, formando las perlas. Así se forma un queratoma esférico, una perla equina, pero muy perjudicial.

 

   La flecha verde señala una escotadura del hueso tejuelo llamada “crena marginis” y que es natural en muchos caballos. A veces, el clínico poco avezado puede diagnosticar un queratoma ,al confundirse con la crena marginis. La crena es la responsable de ese pequeño punto de hormiguillo que se encuentra en las lumbres de muchos cascos.

 

 d3

UN MES DESPUES 

 agosto

DOS MESES DESPUES

  

   Varias semanas después, podemos ver en la radiografía que la zona de hueso destruido ha aumentado ligeramente, lo que indica que la infección sigue activa. Se baraja la posibilidad de realizar la cirugía, a fin de eliminar el posible queratoma en formación o raspar la zona del hueso dañada.

 

 

 

 d4

 

 

   Al blanquear la palma, en la zona situada por debajo de la erupción ya aparecen las primeras manchas necróticas.

 

   Podemos observar en la lumbre del casco esa pequeña oquedad a la que me refería, y que es producida por la “crena marginis”.A veces se la confunde con hormiguillo o con una infección crónica en las lumbres, pero raramente es una puerta de entrada para infecciones. Se origina porque en la crena, no hay laminillas corneas, por lo que se produce el fallo en la línea blanca.

 

 d5

 

 

  Una primera resección con la legra nos muestra que los orificios que observamos en la línea blanca y que están llenos de tejido necrotico profundizan a través de la misma. Es muy probable que comuniquen con la erupción, es decir, que toda la zona por debajo de la muralla está hueca y llena de suciedad. Nosotros debemos eliminar esa tapa a fin de limpiar la zona.

 d6

 

 

   Con la mano del caballo colocada en el trepie, y ayudándonos de la tenaza de filos curvos y la legra de anillo, resecamos toda la tapa hueca y suelta, procurando no herir ninguna de las laminillas.

d7 

   Ya esta la zona correctamente desbridada y lista para la cirugía en caso de que el equipo veterinario decida intervenir. Colocamos un apósito sobre la zona a fin de mantenerla limpia y vendamos el pie. Nuestra misión como herradores finaliza aquí. A partir de este momento, es el turno del veterinario. Claro está. que los herradores también somos auxiliares de clínica ecuestre, por lo que si hay cirugía, es probable que intervengamos en ella.

 

   Un caso parecido es el del articulo “Queratoma esférico”. La cirugía de este casco podría desarrollarse de forma parecida.

       http://www.farriergabino.com/casos-practicos/queratoma-esferico.html