Osteitis,raspado quirúrgico

 mery1

 

   Esta es la yegua del articulo “Osteítis pódal, exploración del casco”.Como decíamos en el articulo, se sospecha de la presencia de una osteítis infecciosa, es decir, una porción de hueso alberga una infección que se muestra resistente a los antibióticos y que de cuando en cuando drena pus por la corona, provocando cojera y dolor continuos.

 

   Cuando los antibióticos que se suministran al animal, sea por vía oral o inyectables, no consiguen erradicar la infección se hace necesario operar al casco. Esta cirugía consiste básicamente en eliminar toda la zona infectada, favoreciendo así la curación total. Si la infección no se elimina por medios químicos, se elimina mecánicamente.

 

   Así, el equipo veterinario ha decidido intervenir quirúrgicamente y operar el casco para  limpiar toda la zona afectada. La veterinario cirujana, Marisol Rodriguez, del Centro Veterinario Henares  organizó  la fecha y con el caballo en ayunas, nos dispusimos a abrirle el casco como si de un melón se tratase.

 

 mery2

 

   Una operación quirúrgica de este calibre ha de ser realizada por un veterinario cirujano experto, única persona facultada legalmente para llevarla a cabo. No es legal que un herrador realice este tipo de labores. No obstante, pocas o casi ninguna operación en un casco se lleva a cabo sin la intervención de un herrador.

 

   Son pocos, muy pocos los veterinarios que están especializados en podología. Aun son menos los que poseen la habilidad necesaria y las herramientas para practicar la ventana en el casco por donde operar su interior, y muchos menos los que pueden después proporcionar un soporte mecánico adecuado al casco operado.

 

   Es por esto por lo que los buenos veterinarios se proveen de una de las herramientas mas eficientes para la práctica de su oficio; un herrador competente con el que trabajar en equipo. El herrador se convierte así en un recurso para el clínico, transformándose en las manos del veterinario a la hora de intervenir en el estuche corneo del pie del caballo.

 

 mery3

   Nuestro cometido como herrador estaba casi cumplido con la exploración que hemos hecho unos días antes de la operación. Hemos abierto una ventana en el casco del caballo, a través de la cual el veterinario operará el interior del casco. Hoy, nuestra misión es actuar como Auxiliar de Clínica en la operación y después, como herrador colocar un soporte adecuado al casco.

 

   En la fotografía, podemos ver como bajo la atenta supervisión de la veterinario cirujano abrimos hueco hasta el hueso tejuelo. Antes, como es lógico, se ha sedado al caballo y se ha practicado un neurobloqueo a la altura del menudillo, a fin de que el caballo se este quieto y no sienta dolor. A las primeras gotas de sangre, se coloca en el menudillo una ligadura de Esmarch, que es una banda de goma elástica, que apretando mucho, impide el riego sanguíneo por debajo de la misma. Cuando se coloca una ligadura de Esmarch, se dispone de unos veinte minutos para realizar la operación, pues de mantenerse mas tiempo sin riego sanguíneo una zona del cuerpo puede producirse la gangrena. En el caso de los pies del caballo es mas peligroso, pues corre peligro de producirse una infosura por necrosis de las laminillas del casco.

 

   Con la legra de anillo hemos cortado todo el interfaz laminar por encima de la zona de la osteítis. La zona la tenemos perfectamente definida por las radiografías. Básicamente, profundizamos con la legra hasta encontrar el hueso. En este caso, no está tan superficial, pues no debemos de olvidar que trabajamos en una zona donde ese hueso que buscamos esta desaparecido, destruido por la osteolisis.

 

   A simple vista no se distingue el hueso sano del hueso osteitico. Seria mas fácil si el hueso enfermo se volviese negro o verde, pero no es así. En una zona tan pequeña y con la sangre, que aunque sea poca sigue manchando la zona, solamente se distingue el hueso enfermo del sano por el tacto. El hueso enfermo es blando y la legra lo corta muy fácilmente. Cuando llega al hueso sano, la legra rasca y se nota que es duro y que hace un sonido parecido a “raac,raac”.

 

 mery4

 

 

   Marisol, la veterinario cirujano ha preparado un equipo esterilizado y tomando una herramienta llamada cucharilla, que como su nombre indica es una cuchara con los bordes cortantes, comienza a efectuar un raspado del hueso sano, a fin de eliminar por completo todo el tejido enfermo, yendo aun  mas allá en el hueso sano para asegurarse de que todo lo infectado se ha eliminado.

 

   El trabajo es meticuloso. Es parecido al trabajo que hace un dentista en una muela cariada. De hecho, esta enfermedad también se conoce como caries ósea. Se debe de actuar con decisión y con rapidez, pues solo disponemos de veinte minutos.

 

 nery5

 

   Ayudándose con tijeras, pinzas y bisturí, la vet va eliminando las hilachas de tejido que estorban para acceder al hueso. Entretanto, vamos limpiando la zona quirúrgica con gasas estériles.

 mery6

   Los últimos retoques para asegurarse de que todo lo malo ha sido eliminado. Sirva esta fotografía para ilustrar el espectacular despegue que ha experimentado la mujer en el mundo ecuestre. De donde hace pocos años era impensable que una mujer pudiese ser veterinario( cuando mucho, de pájaros y gatos) hemos pasado a una situación en la que las mujeres superan en numero a los hombres en la veterinaria ecuestre.

 

 mery7

 

   Todo está listo. Lo cierto es que las partes del cuerpo se distinguen mucho mejor en los libros, con las distintas partes en distinto color y una flechita con el nombre de cada una que en la vida real. Tan solo un perfecto conocimiento de la anatomía te permite distinguir que es cada cosa.

 

   La flecha verde señala el hueso tejuelo, de aspecto amarillento brillante. Por debajo, vemos una especie de membrana, que es el corion o tejido que produce la palma. La porción inferior es la propia palma, dura y queratinosa.

 

 mery8

 

   Ahora ha llegado el momento de proporcionar un apoyo adecuado a ese casco y una protección ante las infecciones, pues no debemos de olvidar que los cascos están entre la suciedad y el suelo.

 

   Con anterioridad a la operación habíamos preparado el casco para el herraje, y forjado a medida una herradura de barra recta con una placa de hospital. Al final no fue necesario abrir una ventana que afectara a la palma, por lo que la suela del caballo permanece integra. El soporte consiste en material de impresión dental que será sujetado por la propia placa de hospital, que atornillada a la herradura, hermetiza la cara inferior del casco.

 

   Por delante de la punta de la ranilla colocamos plastilina. El material de impresión dental fragua, se queda duro y ofrece soporte. La plastilina no fragua ni se endurece, rellenado un hueco que de lo contrario se llenaría de suciedad.

 

mery9 

  Una vez el caballo ha pisado y ha marcado la impronta del casco en el material de impresión dental, recortamos el mismo evitando que ejerza presión donde no debe de haberla y volvemos a colocar la placa sujetándola con los tornillos.

 mery10

 

   El casco ya tiene un soporte adecuado que evitara la desestabilización del mismo a causa de la zona de muralla que se ha eliminado. Por otra parte, el material de impresión da un potente apoyo al hueso tejuelo, impidiendo prácticamente que pueda descender al apoyarse el caballo. Esto evitará el natural movimiento de cizalla en la zona operada, facilitando la cicatrización.

 

   La veterinaria lava bien la zona de la operación con metronidazol liquido, que es un eficaz antibiótico contra las bacterias, especialmente contra las fusiformes, muy abundantes en el suelo.

 

 mery11

 

 

  El medicamento de elección es el famoso Sugardine, una mezcla de azúcar de mesa y de povidona yodada (Betadine).Esta mezcla se ha revelado como un eficacísimo remedio para las heridas en general y las del casco en particular. A su efecto antiséptico suma la acción cornificante. En efecto, el Sugardine facilita que la herida se recubra rápidamente de una película de queratina.

 

   Por lo demás, se cubre la zona con gasas y se coloca un vendaje apretado, que comprima la herida, para evitar la formación de tejido de granulación. La veterinaria dispone la frecuencia de las curas y la revisión de las mismas.

 

 mery12

 

  El equipo responsable de la operación de la yegua. Conmigo, Marisol  Rodriguez, del Centro Veterinario Henares (Tfno 618287963) 

 

  

mery12 

 

 

 

Cuando escribo este articulo, quince dias después, la propietaria nos refiere que la yegua se mueve con total soltura, sin muestra de cojera y que la herida esta cicatrizando correctamente.

 

 duenderevision

 

   Un mes mas tarde,en la radiografia de revisión se observa que la osteolisis ha desaparecido y los bordes del tejuelo en la zona raspada aparecen lisos y nitidos.Esto significa que no se ha producido proliferación ósea debido a la operación.Entretanto,el caballo se mantiene alegre y sin muestra de cojera o incomodidad.El tejido vivo expuesto,tanto del corion como del hueso tejuelo se ha ido recubriendo de una capa fibrosa y cornificada.En los próximos dias,valoraremos la posibilidad de reconstruirle todo el casco quitado con resina Equilox y procede a darle el alta definitiva.

 mery3

   Tres semanas mas tarde la herida aparece completamente cornificada.El caballo no muestra ninguna incomodidad o cojera y se decide herrarle y reconstruirle el defecto con resina Equilox.

 

 mery1

  Una vez aplomado el casco se escofina la pared adyacente al defecto.Es importante realizar un escofinado profundo,a fin de eliminar toda la povidona yodada que haya podido absorber el tejido corneo y que dificultaria el pegado de la resina.

 mery2

   Antes de clavar,falseamos el apoyo del talon,que aun sigue remetido.La yegua fue herrada con una herradura de barra y plantilla Colleoni,que sujeta una almohadilla de silicona.El animal pasa a realizar una vida normal y mañana mismo comienza un trabajo suave,a fin de recuperar la forma fisica.