Otro infosado crónico.

 1

 

 

   Los caballos que padecen infosura crónica desde hace tiempo, desarrollan unos cascos deformados y que no son para nada funcionales. Dependiendo de las lesiones provocadas por la infosura y la gravedad de las mismas, las deformaciones adquieren a  veces aspectos bastante exóticos. No debemos de olvidar que el casco que vemos por fuera no es mas que el estuche córneo que envuelve al hueso tejuelo, que es el verdadero pie. Este estuche es flexible y se adapta a la forma del tejuelo. Si la unión del estuche córneo con el resto de las estructuras del pie se rompe, la forma del casco se adapta a la nueva correlación de fuerzas existentes entre el pie y el suelo.

 

   Este es el caso de un caballo lusitano al que estamos tratando en la provincia de Soria. El caballo, venido de otra provincia, padece desde hace años una severa infosura que no ha sido tratada correctamente en su momento. Esto ha provocado una deformación en sus cascos que le produce dolor e invalidez.

 

 

 

 

   En la fotografía de portada podemos ver como el pie ha adquirido el aspecto clásico de un casco infosado. La línea del rodete coronario no es recta, sino que describe una ondulación provocada por el empuje de la zona de los talones hacia arriba. En las lumbres podemos apreciar una sobre elevación o excrecencia de la tapa, provocada por un cuarto. El caballo llevaba unas herraduras puestas al revés, que si bien habían permitido un cierto control sobre el desparramamiento del casco, eran incapaces de aportar un apoyo suficiente a las estructuras del pie.

 

 

 2

 

   La misma mano izquierda vista de frente. El casco presenta un fuerte acampanamiento en su porción media baja. Un profundo cuarto se extiende desde el rodete hasta el borde solar A falta de radiografías, podemos suponer que el hueso tejuelo ha rotado y su eminencia piramidal o apófisis extensora comprime al rodete, reventándole y provocando el cuarto.

 

 3

   Vista lateral de la mano derecha. A pesar de que su deformación era mucho menor, el estado general de la mano derecha era bastante peor que la izquierda. La mano presentaba una diferencia de temperatura de cuatro grados con respecto a la mano izquierda, lo que revela un proceso inflamatorio o infeccioso mucho mayor. El termómetro láser es una valiosa herramienta capaz de proporcionar mucha información cuando se trata de localizar posibles abscesos o tejidos inflamados.

 

 4

   La propia mano derecha vista por debajo. Una vez blanqueada la palma, aparecen zonas hemorrágicas en forma de semiluna por delante de la ranilla. Es el hueso tejuelo, que al rotar, comprime al corion de la palma y provoca microhemorragias. En esta zona ,basta la presión de mi dedo pulgar para provocar un intenso dolor al caballo. El tejuelo esta bastante rotado y amenaza con traspasar la delgada suela y protuir al exterior.

 

 

 

 5

 

   La mano izquierda vista por su palma. El testaje con la tenaza de sondear cascos, nos revela que la rotación es mucho menor, pues apenas  provoca reacción en el caballo. La propia forma del casco, mas baja de talones que la derecha, ya nos avisa de que en esta mano los daños son menores, pues el caballo se apoya sobre ella y descansa la derecha. La mano derecha, mas dolorida, no apoya tanto en el suelo y por ende los talones le crecen mas. De ahí su mayor longitud.

 

 6

   En los caballos que están infosados crónicamente, el problema es siempre puramente mecánico. Hace tiempo que las secuelas de la infosura, es decir,las  hemorragias y desgarros se han asentado. El dolor y la invalidez son producidos por  dos causas principales.

 

   -La presión que el hueso tejuelo ejerce sobre el corion de la palma y el rodete coronario.

 

   -La tracción que la palma aberrante ejerce sobre las laminillas que han sobrevivido a la infosura aguda.

 

   Por tanto, la reducción o eliminación de estas causas proporcionará al caballo no solamente un confort, sino la posibilidad de que las estructuras dañadas se recuperen todo lo posible .En este caballo utilizaremos la misma técnica que nos ha dado tan buenos resultados en otros casos. Rebajaremos los talones todo lo posible con el fin de acostar al tejuelo y  reducir en lo posible el ángulo palmar y  proporcionaremos al caballo un buen soporte que impida el descenso del tejuelo. La resección de la tapa en la zona de las lumbres, evita el pinzamiento de las laminillas internas.

 

   En la fotografiaría hemos rebajado los talones todo lo posible. Aunque a simple vista parece que el pie ha descendido por su mitad dorsal, en realidad se ha elevado, pues el tejuelo ha recuperado en parte su alineación con las demás falanges.

 

 

 

 7

 

   La técnica ya es conocida de otros casos de infosura, con lo que no la repetiremos aquí. Básicamente hemos colocado una herradura napoleónica o invertida con una tapa semirrígida y hemos colocado una almohadilla de soporte plantar de silicona de impresión dental. La tapa en las lumbres se ha cortado en un ángulo de 45 grados aproximadamente, que evitará que pueda apoyar en el suelo y ejercer tracción sobre las estructuras vivas del interior del pie.

 

 

 

 8

 

   La mano izquierda vista de frente. Hemos eliminado la excrecencia córnea que provocaba el cuarto. La dirección del cuarto no es paralela a los túbulos córneos, como seria de esperar en un caso normal, sino que es bastante errática. Quizás sea debido al movimiento del tejuelo en el interior del pie. Una oquedad en el extremo del cuarto nos revela que ha habido un proceso infeccioso que ha reventado en la corona hace un tiempo.

 

9 

   La mano derecha una vez herrada igualmente con herradura abierta y almohadilla de impresión dental. Una vez herrado, el caballo se movía con soltura en la pista de arena. La silicona de impresión dental fragua rápidamente y es capaz de proporcionar soporte al hueso tejuelo a los pocos minutos de su aplicación. El caballo, aunque sigue marcando ligeramente de la mano derecha, se desenvuelve cómodamente en la pista, tanto al paso como al trote, para total satisfacción de su dueña.

 

   En el plazo de siete u ocho semanas volveremos a visitar a este caballo. En principio, si su evolución fuere positiva en estas próximas semanas, intentaremos colocarle una herradura de aplomo natural NBS con una plantilla y silicona normal, a fin de que el caballo pueda emprender un programa de entrenamiento que le permita salir a la pista de trabajo. Nosotros le hemos puesto en la buena dirección para su recuperación y mantenemos buenas expectativas de éxito. Bastaba verle como ha salido de su box y la alegría que demostraba en la pista una vez herrado.