Reconstrucción de una grieta horizontal

 

El caballo, como ser vivo que es, no está exento de sufrir enfermedades y accidentes que son consustanciales al hecho de estar vivo. La propia naturaleza le ha proporcionado una serie de mecanismos para "autorepararse" de heridas, contusiones, enfermedades leves, etc, que aumentan las probabilidades de sobrevivir y perpetuarse como especie. Con todo, al haber depositado en sus pies, en realidad en un único dedo, y en la huida la mayor parte de su defensas, le ha hecho a la vez esclavo de la sanidad de sus cascos. Un caballo con un problema en un casco es un caballo muerto a manos de depredadores en la vida salvaje.

 

   Cuando un caballo sufre una contusión en la pared del casco lo  suficientemente fuerte, se rompen capilares venosos y se forma un hematoma. Este liquido hemorrágico puede reabsorberse o bien puede infectarse con bacterias provenientes del exterior. En este caso se forma un absceso. La presión del gas y las enzimas queratolíticas producidas por la infección hacen que el pus busque el punto mas débil para salir al exterior. Generalmente, utiliza las propias laminillas del casco como un ascensor y revienta en la corona, donde drena el pus y el dolor desaparece. A partir de aquí se establece un proceso de curación. En la gran mayoría de los casos, el accidente se resuelve solo y de manera natural. En algunos otros, las cosas se complican para el animal y necesita del auxilio del herrador para superar el problema.

 

Read moreReconstrucción de una grieta horizontal

Casco hueco o atronado.

Los hongos y bacterias destructores del casco forman parte del suelo y están en permanente contacto con el casco. Ayudan a ablandar la materia córnea para que se pueda desgastar rápidamente, compensando el crecimiento del mismo en la zona coronaria. Así se establece el equilibrio entre el crecimiento y el desgaste. Cuando este equilibrio se rompe, asistimos a dos circunstancias igualmente dañinas para la salud del caballo. O bien el casco no se desgasta y se producen cascos muy largos que dañan ligamentos y tendones, o bien el casco se destruye, produciendo dolor y aspeado.

 

   Esta ultima situación, cuando hongos y bacterias destruyen rápidamente la muralla del casco se conoce hoy en día con el nombre genérico de "hormiguillo",de tal manera que se denomina a si a cualquier destrucción del tejido situado entre la muralla y el hueso tejuelo. Sin embargo, no son iguales una infección de la línea blanca, que una destrucción del estrato interno de la muralla o el hueco resultante entre tapa y hueso por una infosura crónica. Aunque se traten prácticamente del mismo modo, tienen un origen distinto, unos efectos desiguales y un tratamiento diferente.

 

   Hoy presentamos el caso de una potra pura sangre ingles de carreras que padece en una de sus manos lo que se llama en español casco hueco, casco atronado o simplemente "zapatazo".Los dos primeros nombres, evidentemente, porque el casco afectado está hueco y abombado. El nombre de zapatazo se debe a que se creía originado por golpearse un casco  con el otro, produciendo un hematoma que al resorberse dejaba tras de si una oquedad.

Read moreCasco hueco o atronado.

Zapato de madera con efecto banana

 

   El zapato de madera es una magnifica herramienta en la caja de los herradores que ha permitido abordar casos complicados de un modo sencillo y mas económico que la mayoría de los métodos preexistentes. Como explicamos en un anterior articulo, sus dos principales virtudes consisten en que se evitan los golpes en el casco enfermo durante su colocación y que se obtiene un grado de breakover o despegue del casco muy superior al de cualquier otra herradura.

 

   Pero, al igual que el resto de las herraduras, el zapato de madera es algo mas que un trozo de tabla que se ha recortado según la forma del casco y se ha fijado con tornillos. Es una herradura mas, y como todas las herraduras, está sujeta a las propiedades geométricas, mecánicas y cosméticas. Esto es lo que diferencia a una herradura de un trozo de hierro doblado y lo que distingue a un zapato de madera y un trozo de tabla atornillado al casco.

 

   Por su propia naturaleza de herradura cerrada, el zapato de madera solamente presenta dos modelos; de barra recta y de huevo, a semejanza de las herraduras del mismo nombre. Zapatos de madera abiertos o de cualquier otro tipo no tienen interés, pues su utilización es preemintemente ortopédica y puntual. Es ortopédico porque solamente se utiliza en problemas y enfermedades del casco y puntual porque se trata de un herraje de transición hasta que las circunstancias permitan colocar un herraje normalizado.

Read moreZapato de madera con efecto banana

Herraduras cerradas; napoleónicas

 

   Las herraduras napoleónicas  son sin duda las grandes desconocidas y las peor aplicadas de todo el elenco de herraduras ortopédicas. Por ello, hemos de dejar sentada una premisa fundamental; UNA HERRADURA NAPOLEONICA NO ES UNA HERRADURA PUESTA AL REVES, por mucho que a veces se la llame herradura invertida. Una herradura napoleónica  es aquella a la que se le ha truncado una sección en la región anterior, respetando siempre la conformación de la misma en la región posterior.

 

   Circula la leyenda de que son llamadas así porque el emperador de Francia, Napoleón Bonaparte mandó colocarlas en sus caballos para despistar al enemigo. Leyenda falsa de todo punto. Las herraduras napoleónicas ya existían antes del siglo dieciocho y su nombre se debe a algún albéitar llamado también Napoleón, nombre bastante común en la época.

 

   Herradura caída en el olvido, fue rescatada hace pocos años para el tratamiento de la infosura, pero la mayoría de los herradores han olvidado su concepto primitivo y llaman herradura napoleónica a cualquier herradura clavada al revés, sin importar el protocolo intrínseco de este tipo de herraje; eliminar una porción de la herradura en las lumbres respetando la zona de los talones.

 

Read moreHerraduras cerradas; napoleónicas

Herraduras cerradas; corazón

 

   Las herraduras de corazón son una variante de la herradura de barra recta, mejoradas con un apéndice que cubre la ranilla en mayor o menor medida. Surgen de la necesidad de proteger las ranillas de los caballos de la excesiva presión que pudieran ejercer contra el suelo adoquinado. En las ciudades con calles empedradas, el adoquín no es completamente plano, sino que es redondeado mas o menos prominente. Los caballos de tiro, con cascos grandes y planos apoyan todo su casco sobre un solo adoquín, a fin de que el resto de la herradura agarre en los bordes del mismo y así obtener la tracción necesaria para no resbalar y poder tirar del carro. Algunos caballos con ranillas prominentes llegan a macerar las mismas debido a la presión excesiva y continua contra el  suelo.

 

   Otros caballos con dolor inespecífico en la región dorsal del pie, lo que hoy conocemos como síndrome navicular, se duelen cuando se comprime la ranilla, pues a su vez comprimen otras estructuras como el tendón flexor profundo y su inserción en la cresta semilunar del hueso tejuelo. La herradura de corazón también se muestra efectiva en estos casos, al evitar la carga de la ranilla contra el suelo duro.

Read moreHerraduras cerradas; corazón

Herraduras cerradas; barra recta

 

 

 

   Siguiendo con nuestro análisis de las  herraduras ortopédicas mas utilizadas, estudiaremos dos variedades muy conocidas, pero sin embargo, poco o mal utilizadas. La herradura de barra recta  y la herradura de corazón. Decimos poco utilizadas porque a pesar de ser las estrellas de los ejercicios y concursos de forja, se ven muy pocas utilizadas en el herraje del día a día. Mal utilizadas porque en muchas ocasiones su uso no se adapta al protocolo de ajuste de estas herraduras. Y si no están bien colocadas, no solamente no sirven para nada sino que son contraproducentes, pues como todas las herraduras, no dejan de presentar efectos secundarios.

 

   Personalmente creo que hay mucho miedo a las herraduras ortopédicas, especialmente las de barra y corazón. En principio no son herraduras que deban ser prescritas por un veterinario por un problema grave, sino que se podrían englobar en lo que se llama herraje terapéutico, es decir, el propio herrador detecta un problema, generalmente de conformación, y aplica una de estas herraduras. En la vida real, el propietario es reacio a reconocer que su caballo tiene un defecto o un problema y elude este tipo de herrajes especiales. Por su parte, el herrador no asume los riesgos de estas herraduras, ni el mayor esfuerzo y tiempo que supone fabricarlas y colocarlas. Y no so pocas las ocasiones en que el herrador no coloca estas herraduras por la sencilla razón de que desconoce su correcta aplicación.

 

Read moreHerraduras cerradas; barra recta

Herraduras cerradas.Herradura de huevo

 

 

  La invención de la herradura no obedece al capricho de los hombres, sino a la necesidad de preservar el casco del caballo. Pronto los primeros herradores, que se confundían con los veterinarios en la época, se dieron cuenta de que su uso no solo alargaba la vida laboral de los animales, sino que  se podía recuperar o aprovechar para el trabajo a animales que por su conformación defectuosa  eran desechados para el trabajo o la monta.

 

   Surge así el herrado ortopédico, limitándose a la aplicación de suelas de cuero para proteger la palma. A partir de ahí, los herradores modificaron las herraduras buscando dar una protección mas duradera que un trozo de cuero. A imitación del herrado del buey, quizás anterior al del caballo, las herraduras se forjaban muy anchas de ramas. Con posterioridad, se cerraban por detrás los callos hasta juntarse y soldarse entre si. Habían nacido las herraduras cerradas  por detrás, algunas de ellas tan imaginativas como inútiles y contraproducentes. Otras, han permanecido e incluso se han mostrado como una herramienta eficaz en el tratamiento de las cojeras.

 

   Sin embargo no están exentas de secuelas o de daños colaterales. Estas secuelas son mayores y mas notorias cuando las herraduras se aplican mal o se aplican indiscriminadamente. No a todos los caballos en todas las ocasiones les viene bien determinada herradura ortopédica, incluso aunque se coloque de acuerdo al mas exquisito de los canones de la Herrería. No digamos ya si se utilizan desde el desconocimiento de su fabricación y colocación. Con esta serie de  artículos pretendemos arrojar un poco de luz sobre la utilización de este tipo de herraduras, pues se hace notar, sobre todo entre los jóvenes herradores la superficialidad de los conocimientos adquiridos sobre el herraje en general y el ortopédico en particular.

Read moreHerraduras cerradas.Herradura de huevo

Talones desgarrados y cáncer de ranilla

   Los aplomados incorrectos pueden inducir un desorden total en el casco, el pie, el movimiento y la propia salud del caballo. El recorte del casco, es decir, la preparación del mismo para devolverle la forma mas correcta y funcional posible es la base del herraje. Si esta base no es correcta, nada será correcto. Lo que no se puede conseguir eliminando casco se consigue modificando la herradura, pero no es posible suplir un aplomado deficiente con modificaciones de la herradura o la aplicación de todo tipo de herraduras especiales, plantillas o siliconas.

 

   En un articulo anterior titulado "Síndrome de los talones desgarrados"

(http://www.farriergabino.com/articulos-y-casos/sindrome-de-talones-desgarrados)

explicamos alguna de las consecuencias de los aplomados deficientes. Una de las enfermedades y desordenes posibles que pueden tener su origen profundo en este síndrome es un canker de ranilla y bulbos. Esto es lo que le ha ocurrido precisamente a esta yegua. Una gestión inadecuada de su conformación ha acarreado un desorden total en sus cascos, culminando en un canker de ranilla y bulbos que ha estado a punto de dejar completamente inservible para todo tipo de trabajo.

 

Read moreTalones desgarrados y cáncer de ranilla

Zapatos de madera (wooden clog)

   Los mas avanzados estudios biomecánicos han reforzado la importancia del breakover o punto de despegue del pie, no solamente en la funcionalidad del pie sano sino, mas importante si cabe, en el pie enfermo. Disminuir el brazo de palanca situado entre el breakover y la inserción del tendón flexor profundo supone una economía de energía en el movimiento. Aliviar las tensiones de los distintos órganos del pie, supone un claro avance en la posibilidad de recuperación del pie dañado, pudiendo significar en muchos casos la diferencia entre la sanación y la cronificación del problema.

 

   Desde hace años se insiste en facilitar este movimiento de despegue con diversas acciones sobre el casco cuando el caballo permanece descalzo y sobre las herraduras, cuando calzado. La mayoría de los herrajes llevan aparejado un concepto que se ha extendido con el nombre de rolling y que implica el trabajado del borde exterior e inferior de la herradura para facilitar el movimiento de despegue del pie, tanto hacia el frente como lateralmente. A la mayoría de las herraduras se les forja un bisel con el martillo o la lijadora. Algunas ya vienen de fabrica con un buen rolling. Esto basta para los herrajes normales, en que solo se busca la comodidad del caballo, pero en algunos casos patológicos se hace necesario aumentar exageradamente el rolling a fin de llevar hacia atrás el punto de despegue. Y los escasos ocho o diez milímetros de una herradura de hierro no son suficientes para conseguir este efecto.

Read moreZapatos de madera (wooden clog)

Un cuarto rebelde.

   Cuando no se corrigen las causas que originan los cuartos, estos tienen tendencia no solo a cronificarse sino a agravar todo el cuadro de desequilibrio de la extremidad. El caballo busca apoyarse en la forma que mas cómoda le resulta, es decir, en que menos le duele. Esta manera antinatural de apoyarse provoca todo tipo de deformidades en el estuche corneo, que es elástico y se adapta a la dirección y la intensidad de las cargas que soporta.

 

   La mayor parte de los cuartos vienen acompañados de otras patologías o problemas; unos, los que han dado origen al cuarto, otros, provocados por el cuarto, especialmente si este lleva mucho tiempo cronificado. Esta conformación suele ser un auténtico quebradero de cabeza para el herrador, que ve como sus esfuerzos por resolver el cuarto no solamente no son productivos, sino que con el paso del tiempo la situación empeora .

 

   Esto es lo que le ocurre a este caballo. Se ha establecido en su mano izquierda un desequilibrio que amenaza con dar al traste con su vida deportiva. De todo, el cuarto es quizás lo mas llamativo, pero en realidad no es mas que una secuela de su problema original; un defecto de conformación en su dedo, que le hace ser ligeramente izquierdo de una sola mano. De serlo de las dos, el propio caballo compensa la conformación. Cuando se trata de un solo miembro le resulta mucho mas difícil.

 

Read moreUn cuarto rebelde.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies