Tornillos tirafondos roscados

   El herraje del caballo no es un arte inmutable, sino que como compañero de la veterinaria evoluciona constantemente, innovando técnicas y adaptando nuevos materiales y nuevas herramientas, hasta hace pocos años impensables. Basta echar un vistazo al pasado no mucho mas lejos de mis comienzos como joven herrador militar. Hoy día me parece imposible como se podía  cortar con aquellas tenazas tan toscas, remachar sin tenazas de cocodrilo, herrar caballos difíciles sin inyectables..o rellenar los defectos del casco sin Equilox o Superfast.

 

   Por eso, el ingenio humano adapta los nuevos materiales a todos los campos en que sean susceptibles de ser aprovechables. Incluso en ámbitos tan alejados como se pueda imaginar. Nada mas tenemos que mirar el como el material de impresión dental, utilizado por los dentistas para extraer moldes de nuestra dentadura, se ha extendido notablemente en el campo del herraje de los caballos. Todos los materiales y todas las técnicas merecen ser exploradas en busca de aprovechamiento. Después, el tiempo dirá quien se desecha y quien se queda formando parte del bagaje del herrado tradicional.

 

   Desde hace tiempo que estoy convencido de que los tornillos tirafondos empleados comúnmente en carpintería de madera pueden tener una impagable aplicación en el herraje del caballo. Claro está que nos referimos al herraje ortopédico y bajo ciertas condiciones. Que nadie lo dude; en el herraje normal o de servicio, tardará aun muchos años en aparecer algún material o técnica que pueda ofrecer una mejor relación calidad. precio que una herradura de hierro forjada y clavada con clavos al casco.

Read more

Clinica y centro de formación

UN PASO ADELANTE EN FARRIERGABINO.COM

  HOOF & VET, Especialistas en podología equina

 

HOOF & VET es un ilusionante proyecto que nace de la compenetración personal y laboral de dos especialistas en podología equina: El veterinario Joaquín Agüeros (Insucavet) y el herrador Gabino Fernández (FarrierGabino).

 

   Durante los últimos años hemos trabajado en muchos casos de cojeras y poblemas diversos del pie del caballo, como atestiguan los diversos artículos que se pueden leer en la web www.farriergabino.com. De estos trabajos, la mayoría de ellos exitosos, surge un equipo veterinario-herrador con experiencia en la práctica totalidad de los diversos problemas y enfermedades que pueden afectar al pie de caballo. Gracias a ello recibimos numerosas consultas pidiendo que nos hagamos cargo de la atención de caballos con problemas desde todos los sitios de España, planteándose la posibilidad de traer caballos a Madrid para que sean reconocidos y tratados por nuestro equipo.

Read more

Estevado y un cuarto en cada mano.

   Hace unas semanas recibimos en nuestro correo una consulta acerca del caso de un caballo con un cuarto en cada mano. Se trataba de un Pura raza español que venia padeciendo desde hace tiempo este problema sin que hasta el momento se le hallase solución a su problema. Es cierto que en algunas ocasiones se le han cerrado los cuartos en la corona, pero se volvían a abrir a las pocas semanas. Evidentemente, cuando esto sucede es por una cuestión puramente mecánica. El organismo del caballo tiene tendencia a querer curarse de sus problemas y enfermedades por si mismo, y lo hace en cuanto tiene  ocasión. Pero nada puede hacer cuando las circunstancias no solamente no ayudan sino que además actúan en su contra.

 

   De antemano solamente contamos con un par de fotografías de uno de los cuartos y la breve reseña que el propietario adjunta. En la fotografía de portada podemos ver el aspecto que presentaba en su mano izquierda. El otro cuarto no se puede ver porque le han vendado el casco con una venda de fibra de vidrio.

 

   El caballo fue trasladado al centro ecuestre El Estribo en Mojados, Valladolid. Este es un centro con el que colaboramos asiduamente y que ofrece no solamente la posibilidad de realizar el herraje en las mejores condiciones, sino además la posibilidad de que el caballo permanezca durante el tiempo necesario para su recuperación, bajo unos cuidados constantes y apropiados.

 

Read more

Cuarto sangrante y sindrome navicular

 

 

   Hace unos meses iniciamos el tratamiento de un caballo aquejado de cojera crónica, que se había visto agravada con la aparición de un grave cuarto sangrante. Para desesperación de su propietaria el caballo no solamente no mejoraba a pesar de varios herrajes correctivos de la mas diversa índole, sino que no se le ofrecía mas alternativa que el retirar definitivamente a un caballo aun joven y con un grado alto de doma. Como la idea no parecía muy aconsejable, determinó buscar una segunda opinión y de este modo fue como un buen día nos encontramos en el correo de farriergabino.com unas fotos y una carta en la que nos expresaba su negativa a tirar la toalla tan pronto.

 

   Así que allá que nos fuimos a visitar el caballo, en principio con el solo objetivo de realizar una somera valoración de sus problemas, para decidir si el casco era tratable y, en caso de serlo, explicar a la propietaria todos los posibles pasos a seguir, tratamientos posibles y costes de los mismos, tanto en dinero como en esfuerzo personal. La mayoría de los veterinarios con los que suelo trabajar, así como yo, consideramos que el tratamiento rehabilitador por parte del propietario es parte fundamental e indispensable, sin la cual la mayoría de los tratamientos acaban en un sonoro fracaso.

 

   Tal y como podemos ver en la foto de portada, el caballo presentaba un grave cuarto sangrante que le hacia cojear ostensiblemente de la mano derecha. Aunque su mayor dolor proviene de la mano derecha, también era notoria la cojera en la mano izquierda, y sus movimientos correspondían a un caballo que llevaba demasiado tiempo aguantando dolores crónicos.

Read more

El herraje tradicional español

  

                                                      Herrando a la española

 

A lo largo de su Historia, cada nación ha desarrollado un tipo de herraje acorde a las necesidades del servicio y de las características del terreno en donde prestaban servicio sus animales. Indudablemente, no requiere el mismo tipo de herradura un caballo pesado de las llanuras flamencas que un árabe de climas desérticos, como también es muy distinto herrar escuadrones de caballería con cientos de caballos, a herrar mulas y bueyes destinados a trabajar en el campo. De ahí la gran variedad de herraduras y herrajes que existen en cada país. Y todos ellos tienen una característica común, que han funcionado durante cientos de años, preservando los cascos de los animales, cultivando sus campos o llevando sus banderas por todo el mundo. Por tanto no podemos decir que el herraje de un determinado país sea mejor o peor que el de otro. Simplemente son distintos.

 

   En los últimos veinte años, gracias a la globalización y las nuevas tecnologías, se ha impuesto en el mundo del herraje, la técnica de herraje y las herraduras de los países sajones, especialmente de Inglaterra. Era algo lógico y previsible. De una parte, el hecho de que el propio herrador sujete los pies, supone un gran descanso para el propietario, que o bien sujeta el mismo las patas de su caballo o se ve obligado a pagar un herraje mas caro al necesitar un ayudante que se encargase de tal tarea. Por otra parte, las grandes multinacionales productoras de herraduras y clavos son de origen anglosajón, por lo que no debe de extrañar que fabricasen su tipo de herraduras y clavos, así como sus herramientas. Simplemente, el pez grande se comió al chico, y como decía el señor Domitilo, si los alemanes hubiesen ganado la guerra, hoy estaríamos herrando al estilo germánico.

 

   Pero esto no siempre fue así. A pesar de que prácticamente todos los herradores de España hierran al estilo inglés y se ejercitan en la forja de sus herraduras, no hace tanto tiempo que ese estilo de herraje era algo completamente exótico y desconocido en nuestro país. Aunque la mayoría de los herradores no conocen otro sistema, hasta hace algo mas de treinta años, en España se herraba de otra manera, ni mejor ni peor, el estilo de herrar español, o como se conoce en todo el mundo: "A la española"

 

Read more

Herradura de corazón en aluminio

 

 

   Las herraduras de corazón fueron ideadas para un fin completamente distinto al que se piensa  hoy día. En su origen protegen la ranilla de la presión contra el suelo. Los caballos de tiro pesado que arrastraban los carros por las ciudades de los siglos pasados solían tener, como los de hoy, un casco grande y plano, con una ranilla prominente. Por otra parte, la mayor parte de las calles estaban pavimentadas con adoquines cuya superficie estaba ligeramente redondeada. Así, donde quiera que el caballo apoyara su pie, este se veía obligado a afirmarse sobre la superficie de un solo adoquín. Ramplones de todo tipo y punteras soldadas favorecen esta pisada, con lo que el caballo puede hacer fuerza para tirar del carruaje,  o contenerlo, sin peligro de resbalar.

 

   Sin embargo, algunos caballos de ranilla prominente sufren de dolor de pies debido a que la presión de la ranilla sobre los adoquines resulta insoportable. En la práctica, los caballos cargan todo su peso sobre la ranilla, lo que les hace cojear. La herradura de corazón evita este problema, obligando a la herradura a apoyarse en los ramplones y la puntera, protegiendo a la ranilla, que no tiene contacto alguno con la barra del corazón.

 

   Muchos años después, Chris Pollit recuperó la herradura de corazón dándole una utilidad totalmente distinta. Se propuso la teoría de que una herradura de corazón era capaz de dar soporte al interior del pie solamente con su apoyo en la ranilla. Pasados los años, el propio Chris Pollit reconoció que sus suposiciones habían resultado demasiado optimista y que la barra de corazón no puede por si sola proporcionar apoyo, pero ya era tarde. La herradura de corazón se había puesto de moda.

 

Read more

Herraduras de barra y soldadura de aluminio

   Uno de los grandes retos en la forja de herraduras de aluminio es la soldadura del material. Si bien la soldadura del hierro es relativamente fácil, ya sea por el método de calda o por la soldadura con electrodo, la dificultad del aluminio para soldarse entre si, puso en aprieto a la naciente aplicación del aluminio en el herraje.

 

   Aunque hay un método para conseguir herraduras cerradas a partir de una pletina muy ancha, a la cual se le hace un corte longitudinal en el centro, agrandando después el agujero central, estas técnicas son únicamente aprovechables en las demostraciones y concursos  de forja. En el trabajo del día a día se buscan soluciones fáciles, rápidas y que no necesiten invertir mucho tiempo y esfuerzo. De no ser así, el herrador prefiere echar mano de una herradura comercial y repercutir el coste al propietario del caballo.

 

   En este articulo, vamos a explicar como se hace una herradura de barra recta de aluminio. Personalmente, no creo que en caso de necesitar un par de herraduras de barra las forjase directamente de la pletina de aluminio, sino que utilizaría unas comerciales. Pero considero necesario que los herradores sepan forjarlas y conozcan los métodos de soldadura del aluminio, por si un día hiciese falta modificar alguna herradura comercial.

Read more

La forja del aluminio

   El aluminio ha logrado introducirse en la forja de herraduras con cierto éxito desde finales de la segunda guerra mundial. Debido a la gran cantidad de chatarra de aluminio proveniente de los fuselajes de los aviones, no solamente se pudo disponer de manera abundante, sino también relativamente barato. Una vez mas, la investigación militar deriva en tiempos de paz hacia aplicaciones civiles y pacificas.

 

   Por supuesto, no podrá desplazar definitivamente a las herraduras de hierro debido a que aun supera con creces el precio de este ultimo. No solamente esto, sino que en contrapartida a su ligereza opone una serie de desventajas entre las que podemos citar como primordial su blandura. Y no me refiero a que se desgasten pronto, sino a que los talones del casco suelen excavar un surco en la cara superior de la herradura que encarcera al casco y puede llegar a ocasionar problemas. Por esto y por su elevado precio en relación al hierro, se mantiene como un herraje alternativo.

Read more

Cuarto doble en una mano

 

   Los cuartos en los cascos del caballo son siempre un problema grave, pues implican un colapso de las estructuras de soporte del peso, provocadas casi siempre por un desequilibrio morfológico o adquirido. Un cuarto en una cara del casco hay que calificarlo como de atención especializada, veterinario y herrador, urgente. Las consecuencias pueden ser insospechadas, dando lugar en algunas ocasiones, a determinar la completa invalidez del caballo.

 

   Gracias a las investigaciones de autores como Castelinjs, Pollit, Denoix, etc, se ha definido con bastante precisión la etiología de los cuartos, es decir, cómo y porqué se forma un cuarto en un casco. Producto de estas investigaciones son las técnicas que conocemos y que hemos visto en otros artículos que dan muy buen resultado en el tratamiento de los cuartos, a saber: surco subcoronal, falseo, etc. Y como en todos los órdenes de la vida, nos acostumbramos rápidamente al éxito, olvidando que hasta no hace mucho, un cuarto era un problema muy difícil de tratar y de resultados inciertos.

 

   Presentamos el caso de un caballo con un problema de cuartos. Su problema es especialmente mas grave que el resto de caballos con cuarto porque tiene dos cuartos en la misma mano, la peor circunstancia en que se pueden presentar los cuartos.

 

 

Read more

Directora.Tercer herraje.

 

 

   Varias semanas después volvemos a visitar a Directora. Durante este tiempo la yegua ha experimentado una evolución muy positiva. Ha ganado peso y comodidad.  Se levanta y se acuesta sin dificultad y se pasea en un pequeño paddock, atreviéndose incluso con un tímido trotecillo. Sus cascos han crecido mucho y ha llegado el momento de recortar todo el tejido muerto y aberrante que ha quedado inservible tras la etapa aguda de la infosura.

 

   Este es un momento crucial del herraje. Hay que eliminar todo el casco muerto, pero también hay que fijar un herraje de soporte que le permita desenvolverse con la mayor comodidad posible, y ese herraje hay que fijarlo en algún sitio. Lo ideal seria sujetarlo al casco nuevo, pero hay posibilidad de que aun no se pueda clavar en el nuevo casco y el viejo ya no nos sirva.

 

   En la foto de portada podemos ver el aspecto de una de sus manos. El surco subcoronal ha trabajado bien y el nuevo casco crece paralelo al tejuelo. Se ve como la herradura napoleónica desplaza el punto de despegue o breakover muy atrás. Vamos a examinar uno por uno todos sus pies, para analizar su estado, por dentro y por fuera del estuche córneo.

Read more