Pies izquierdos y cuarto sangrante

 

 

 camp1

  

 

Las desviaciones del eje del remo determinan conformaciones morfológicas mas o menos problemáticas para el caballo. Una rotación determinada en cualquiera de las articulaciones de los miembros determina la rotación del resto del miembro situado por debajo de esa articulación. A causa de esto, el reparto de las cargas se ve alterado y el organismo busca mecanismos de compensación para mantener la funcionalidad del miembro.

 

   Muchos caballos son capaces de mantenerse completamente funcionales, a pesar de padecer defectos de conformación, gracias a estos mecanismos de compensación. Es el típico caso del caballo izquierdo o estevado que llegan a viejos trabajando sin mayor problema. Sin embargo, otros no consiguen sobrellevar su defecto o incluso la propia compensación origina otro tipo de problemas añadidos al propio defecto.

 

   Presentamos el caso de una yegua centroeuropea que presenta una morfología lejana a la perfección. Sus rodillas están giradas hacia el exterior, lo que determina una conformación de “izquierdo”.El recargamiento de la región interna del casco le ha ocasionado un fuerte desequilibrio del mismo, con sobre posición de los talones y un cuarto sangrante grave, que la hace cojear.

 

 

 

 camp2

 

 

   El cuarto ya ha sido desbridado en otras ocasiones por su herrador habitual, pero sin éxito. Una y otra vez, el rodete coronario estalla, provocando sangrado y dolor. Sin embargo, el eje casco cuartilla mantiene una alineación razonable. Sin duda no se trata del típico cuarto que se origina en un casco largo de pinza y bajo de talones.

 camp3

 

 

   Vista posterior de la mano izquierda. Desde esta posición se puede apreciar claramente el problema del caballo y el porque el cuarto no es capaz de cerrarse. El talón interno, sobrecargado, se ha sobreelevado y como no puede soportar el peso, se derriba hacia el otro talón, tratando de acomodarse a la intensidad de la carga. Aun así, tampoco es capaz de resistir tanto peso y ha acabado por colapsarse, produciéndose el cuarto.

 camp4

 

   La mano levantada nos permite ver la total asimetría del casco. El casco exterior tiene la típica forma acampanada, en tanto que por su lado interno el casco se verticaliza.

 

   Si este casco se rebaja tal y como si fuese un casco sin problemas, es decir, colocándole el gramil o escuadra de herrador, lo que se consigue es perpetuar el desequilibrio que padece. Colocando los dos talones en ángulo recto con el eje del remo, nos queda un lado interno muy largo, en tanto que nos obliga a rebajar el lado externo en demasía para conseguir poder quitar algo de casco en el talón interno. El gramil es una herramienta muy útil para aplomar cascos con aplomos perfectos, pero el ojo y el criterio del herrador han de prevalecer por siempre sobre las herramientas.

  

   En este caso, el gramil nos da buena indicación sobre el rebajado del talón externo y los hombros y lumbres internas, pero toda la cuarta parte y talón internos han de ser rebajados fuertemente, a fin de posibilitar el descenso de ese talón tan sobreelevado.

 

 camp5

 

 

   El herraje anterior, muy conservador, apenas puede dar soporte a la región posterior del casco y perpetua el desequilibrio producido por la conformación de “izquierdo”.El talón exterior, mas largo hace que apoye primero en el suelo, para después apoyar el interno con un efecto martillazo. Este efecto martillazo es el que provoca la sobreeelvacion del talón.

 camp6

 

 

   Para este caso hemos elegido una herradura rock and roll colocada al derechas, sin invertirla. Buscamos una herradura de barra que mantenga la integridad del casco tras el falseo al que le vamos a someter, un soporte para el material de impresión dental y sobre todo, una buena mecánica  que permita el despegue del pie respetando el defecto de izquierdo del caballo. La herradura rock and roll nos proporciona estas tres premisas de una manera fácil y sencilla.

 

   Todo el talón cuarteado ha sido resecado, a fin de evitar el pellizcamiento del tejido vivo en el fondo del cuarto y el apoyo del talón en la herradura. El material de impresión dental, de color rosa, proporciona apoyo a la ranilla y barras.

 

   Es interesante, en estos casos de coronas sobreelevadas y distorsionadas, pasear al caballo sobre una superficie lisa y firme durante unos minutos, a fin de facilitar el autoajuste de la corona. El herraje y lo largo de los cascos hacen evidente que en la corona de este casco hay una tensión acumulada, y es necesario liberar esa tensión antes de colocar la herradura. Sabemos de la flexibilidad  vertical del pie (Daniel Anz et alii) que permite cierto juego de movimiento en sentido vertical. Si rebajamos el casco y colocamos a continuación la herradura, el inmediato descenso del casco hace que el falseo desaparezca. Es necesario permitir que el casco descienda en lo posible antes de practicar el autentico falseo y el herraje. Esto se consigue generalmente por si mismo en el lapso que empleamos en herrar la otra mano, pero en casos graves como este, es preferible pasear al caballo sobre una superficie de asfalto u hormigón liso durante cinco o diez minutos. A la vuelta, podemos comprobar como gran parte del falseo que hemos practicado ha desaparecido, necesitando  un nuevo rebajado para impedir el apoyo del talón cuarteado.

 

camp7 

 

 

   El casco ha sido vendado con una venda de fibra de vidrio, para mantener la integridad del mismo y evitar todo movimiento en la zona del cuarto. En la parte superior del cuarto hemos dejado una ventana por la que se aplicará higienizador de ranillas FarrierGabino, que mantendrá desinfectado el fondo del cuarto y favorece la cronificación de las estructuras sensibles que han quedado expuestas.

 

 p1030194

 

   Seis semanas después,el cuarto presenta buen aspecto.El fondo de la grieta se ha cornificado y en el rodete coronario,el casco crece integro.