Potrilla con flaccidez de tendones

 potri2

 

   La flaccidez de tendones en potrillos recién nacidos es un cuadro relativamente frecuente. Debido a su gran  longitud  y a su inmadurez, los tendones flexores no son capaces de tensarse y elevar el menudillo, con lo que el potro muestra un gran vencimiento de las cuartillas, llegando a apoyarse con los bulbos en el suelo.

 

   Cuando las causas son congénitas y se presentan en ambos miembros, o incluso en los cuatro, la flaccidez de tendones no es un cuadro excesivamente preocupante, pues suele solucionarse por si misma con el rápido desarrollo del potrillo. Una buena alimentación proporcionada por la leche de su madre, los efectos milagrosos de los baños de sol  y el ejercicio físico son suficientes para que el potro se reponga rápidamente. Sin embargo, en algunos casos no es así y el potro necesita de ayuda ortopédica para solucionar su problema.

 

   Presentamos el caso de una potrilla de raza centroeuropea a la que su madre pisó, pocos días después de nacer, fracturándole la caña de su mano izquierda  por debajo de la rodilla. Gracias a los cuidados que se le proporcionaron en la clínica se recupera con normalidad de la fractura, pero a su vez presenta una deformidad angular a nivel de la rodilla y una flaccidez de tendones provocada por la falta de uso del miembro.

 

 potri1

 

 

   Visto el miembro de perfil, podemos observar como la flaccidez del tendón flexor profundo impide al menudillo colocarse en su posición natural, venciéndose hacia atrás, al punto de que el casco es incapaz de apoyarse correctamente en el suelo. Desde esta posición, la articulación de los huesos del dedo no puede desarrollarse normalmente y de proseguir así durante un tiempo, terminaría produciendo deformaciones en el dedo, lo que pone fin a las expectativas de recuperar la potra para la vida deportiva.

 

   Tradicionalmente se vienen tratando esta flaccidez de tendón con una herradura de extensión posterior. La herradura, generalmente un zapato de plástico encolado al casco o una placa de aluminio, posee una extensión posterior que da soporte al menudillo y obliga al casco a apoyarse correctamente. Esto permite que en el plazo que tarda el tendón en adquirir la tensión natural, las articulaciones del dedo del potro pueden desarrollarse y madurar con normalidad.

 

   A su vez, las deformidades angulares de la rodilla se tratan con extensiones, ya mediales, ya laterales, dependiendo del tipo de deformidad. En este caso en que la potrilla presenta una rodilla remetida y el pie permanece girado hacia fuera, se coloca una extensión medial que permita alinear las fuerzas verticales. Con este apoyo extra, la rodilla se puede ir enderezando por si sola.

 

   A priori puede parecer que basta colocarle un zapato pegado con una extensión posterior y una extensión medial. Al intentar hacerlo así, comprobamos que el menudillo se levanta, pero para caerse a continuación hacia el lado lateral. La extensión medial destinada a enderezar la rodilla hace que el menudillo se bascule lateralmente.

 

   Seguidamente probamos con un zapato de extensión posterior, sin extensión medial, con el mismo resultado de que el pie se bascula hacia el exterior. Esta claro que no podemos tratar a los dos problemas a la vez, así que establecimos prioridad para el problema de la flaccidez del tendón. Esta flaccidez puede ocasionar graves deformaciones en el dedo, en tanto que para la deformidad de la rodilla disponemos de cuatro o seis meses para poder actuar, en tanto se cierran las epífisis de los huesos.

 

 

 potri3

   Probando diferentes combinaciones de extensiones posteriores y laterales, dimos con una solución de compromiso, con la que la potra  parecía sentirse mas cómoda. Un zapato con extensión lateral y que lleva atornillado una extensión posterior con un ángulo ligeramente exterior permite al menudillo enderezarse sin que se basculara hacia fuera. Tal y como podemos ver en la fotografía, la línea roja marca el eje del pie, en tanto que la línea verde señala el eje de la extensión posterior. Nuestra intención es conseguir la estabilización del menudillo de la potra durante cinco o seis días, tras los cuales iremos corrigiendo la dirección de la extensión posterior, acercándola al eje del pie, es decir, iremos acercando las líneas verde y roja, a la vez que eliminamos la extensión lateral, sustituyéndola por una extensión medial.

potri5 

   Una vez pegado el zapato al casco, podemos observar como el menudillo se eleva al instante y se estabiliza. La extensión posterior, realizada con una chapa de aluminio se ha forrado para evitar que pueda cortar a la potrilla en caso de tropezarse y minimizar el riesgo de arrancársela. Tras la intervención ortopédica, se forró y se vendo todo el menudillo y casco, para  evitar que ella misma o su madre pudiera pisarla y arrancar el zapato.

potri6 

   El zapato de plástico queda fuertemente pegado al casco de la potrilla mediante la resina acrílica Equilox. El casco del potro esta en continuo y rápido crecimiento, por lo que se hace necesario renovar el zapato en un plazo relativamente corto a fin de evitar presiones y malformaciones internas. Nuestro objetivo es mantener el zapato pegado no mas de quince días, tras lo cual, si es necesario, procederemos a arrancarlo y colocarle otro zapato o otra extensión de mayor talla.

 

   Uno de los mayores problemas en el pegado de herraduras en potros es la limpieza del casco. En un caballo adulto se puede utilizar la escofina en profundidad, con la certeza de que el casco eliminado será sustituido por la resina acrílica, a menudo de mayor calidad que el propio casco. En los cascos de los potrillos recién nacidos no es así, limitándose la limpieza a un lijado general de todo el casco, por lo que los fallos en el pegado de zapatos suele ser bastante frecuente.

potri7 

   Una semana después, visitamos a la potrilla, para comprobar que ha respondido satisfactoriamente a las mejores expectativas. La potra se desenvuelve con toda soltura  a pesar del zapato con extensión posterior y corre por el paddock tras su madre sin presentar signos de cojera.

 

   Eliminamos la extensión posterior y podemos observar que el menudillo permanece levantado y estabilizado. El tendón flexor profundo se ha tensado y la potrilla se ha recuperado del problema. Ahora ya podemos pasar a tratar la deformidad angular de su rodilla.

potri8 

  Como hemos dicho, el zapato de plástico que le pusimos llevaba una extensión lateral, justo todo lo contrario que la potra necesita para su deformidad. Como primera medida eliminamos con la tenaza de corte toda la extensión

 

potri9 

   Al eliminar la extensión, el zapato queda reducido a una mera funda que envuelve el casco. Esta funda nos permite fijar una extensión atornillada con el diseño y el tamaño que deseemos en cada momento, de acuerdo a la necesidad de la potrilla.

potri10 

   A partir de la antigua extensión posterior elaboramos una extensión medial que fijamos al zapato. La longitud y el diseño de la extensión se realizan de acuerdo a la gravedad de la deformación de la rodilla. A mas deformación, mas larga ha de ser la extensión.

 

 

potri11 

 

   La extensión se fija al zapato de plástico con tornillos tirafondos. Se han practicado varios agujeros en el aluminio, a fin de poder modificar la posición de la extensión en los próximos días, a medida que la deformidad de la potra vaya evolucionando.

 

   De la extensión posterior del propio zapato hemos respetado un tramo, pero le practicamos un ligero corte a fin de que no resulte completamente rígido y pueda seguir prestando apoyo al menudillo y al tendón flexor profundo,(según técnica de Juan Carlos Blázquez, www.jcfarrier.com)

 potri12

   Tras la aplicación de la extensión, la mano de la potra ya adquiere una considerable mejoría. En la fotografía, la línea roja muestra la correcta alineación de las fuerzas verticales. Podemos decir que hemos colocado la punta de la extensión medial en el punto donde debiera de estar el casco.

 

 

potri15_dias 

 

 

 

   Una semana después quitamos el zapato encolado para renovarle el herraje.En potrillos tan jovenes no es conveniente mantener un zapato encolado mas alla de los quince o veinte dias,pues el casco crece sin cesar y puede verse constreñido por la resina.

   En esta ocasión si le hemos puesto el zapato con extension medial.La potra ha mejorado mucho de su deformacion angular,tal y como puede verse en la fotografia.