Probable corneoma en las lumbres.

cccc 

 

   Cuando un caballo padece cojera con abscesos intermitentes, es lógico pensar que puede tratarse de un tumor córneo o de un trozo de hueso desprendido del tejuelo. Unas radiografías pueden confirmar fácilmente el diagnostico.

 

   En la fotografía de hoy, presentamos el casco de un caballo que seguramente padece un tumor córneo o corneoma en columna en las lumbres de una de sus manos. Cada cierto tiempo, y a pesar de la atención que se le presta, se le forma un absceso que utiliza las laminillas como ascensor y drena el pus en la corona.

 

   El corneoma comprime las arteriolas que irrigan la superficie del hueso tejuelo y las laminillas, produciendo inflamación y necrosis. A la larga, la única solución posible es la cirugía para extirpar el tejido tumoral  y reconstruir el casco.