Problemas en talones

 

   Alguno habrá que aun se piense que esto de herrar caballos es cosa reciente y de nueva invención.Y no faltará quien se crea que el herraje lo han inventado los anglosajones tan solo porque en la actualidad sus herraduras y método de herraje sea el mas popular en el mundo.Los albéitares españoles herraban caballos que llegaban hasta América sin que estuviesen demasiado cojos.Uno de ellos,don Eugenio Manzanas,ya en 1538 escribia cosas como "Que se deben de respetar y cuidar los talones del casco,como parte que es la fuerza del casco y del caballo,sin rebaxarlos en exceso ni abrir los candados,la mas perniciosa de las malicias en los mancebos herradores.Antes deben de cubrirse bien con una herradura que protexa y guarde".Resumiendo; un casco es tan fuerte y sano como lo sean sus talones.

   La región dorsal del casco,desde el punto mas ancho del mismo hacia atrás es la mas sensible a los desequilibrios en la intensidad y dirección de las cargas que soporta el pie del caballo.Esto se explica porque en tanto las laminillas de la región anterior están situadas sobre la superficie del hueso tejuelo,es decir,sobre una superficie dura,las que se situan por detrás de dicho punto lo hacen sobre tejidos blandos,como el cartilago lateral y los bulbos.(D.Hood).Por esta causa es por lo que se observan sobreelevaciones y deformaciones en esta zona del casco,siendo mínimas las que se observan en la zona de las lumbres y hombros.Esta sobreelevación está siempre presente en el origen de los cuartos. (H Castelijns)

   A continuación presentamos varios casos de deformación en la región posterior del pie,en tanto que la zona anterior permanece casi normal.Algunos son producidos por la propia naturaleza del caballo.Otros,combinados con un mal manejo o una mala gestión de la conformación o del problema.Básicamente porque no se ha hecho caso a lo que nuestro insigne albeitar nos recomienda desde la Historia del herraje.

   En la foto podemos ver un enfoque distinto para el respeto y cuidado de los talones.Sea con herradura abierta o con herradura cerrada,a los talones debe de proporcionarseles la suficiente amplitud y cobertura para que puedan proporcionar suficiente apoyo al pie y a su vez,"protexerles y guardarles".

   Caso 1 Talones bajos

   El mas común del los problemas de los cascos es la conformación de bajo de talones. En el casco descalzo, el talón suele desgastarse mas que las lumbres, y en el casco herrado, las lumbres suelen crecer mas que los talones. Esto último no es del todo cierto, pues sucede que con los movimientos de abrir y cerrar los talones al moverse la muralla se desgasta contra la herradura. Esto explica, no solamente el desgaste de las herraduras por su cara superior, también el hecho de que en muchos cascos no sea necesario quitar nada con la tenaza desde el punto mas ancho hacia atrás.

  Con el tiempo, el estuche córneo se deforma y el eje casco cuartilla se quiebra hacia atrás. Antes de que aparezcan los problemas, se hace necesario renovar el herraje, eliminando todo el casco crecido y devolviéndole su forma funcional.

   Los cascos con talones bajos, pero que no presentan problemas de cojera o magulladuras en la zona palmar, pueden beneficiarse de muchas modificaciones en la herradura, destinadas a aumentar la superficie de apoyo de la región posterior del casco en la herradura. En la foto podemos ver una muy sencilla de realizar. Sobre una herradura Equilibrium que favorece la salida del pie, forjamos unas sencillas cebollas o extensiones internas en la tabla de la herradura. Esto permite que las barras también contribuyan al soporte del pie, aliviando los talones.

 

   Caso 2 Talones encastillados

   Otro de los problemas mas comunes es el de los talones contraídos o encastillados. Se producen por malos aplomos, ya genéticos, ya adquiridos, que recargan ostensiblemente la región de los talones, especialmente la situada por detrás del punto mas ancho del casco. La región posterior del casco se atrofia y los talones se aproximan entre si, contracturando y apretando el interior del pie. La ranilla se vuelve débil y es fácilmente atacada por microorganismos del suelo, que la infectan y pudren. Se puede observar en la foto como las lesiones aparecen desde el punto mas ancho del casco hacia atrás, en tanto que la región anterior del casco permanece normal.

   Hay muchas maneras de abordar el herraje de los cascos contraídos o encastillados. En general se busca aliviar el peso en la muralla traspasándolo a otras estructuras como barra, ranilla o palma. En el caso que nos ocupa no podemos contar con el concurso de la ranilla, que totalmente podrida no puede ni ser cubierta ni por supuesto cargar peso.

   El casco fue herrado con una herradura de banana abierta para tratar un eje casco cuartilla muy roto hacia atrás. En los talones se busca una buena amplitud y descanso en los mismos, compensando la línea verticalizada de la muralla.

 

   Caso 3 Caballos cuartillones

   La conformación de largo de cuartillas o cuartillón es natural en ciertos caballos. Es una conformación deseada en algunas razas destinadas a ciertos trabajos, pues facilita el movimiento y hace mas cómoda la monta. Al aumentar la longitud de los brazos de palanca, aumenta el avance, por lo que es una conformación típica en caballos de carrera. Como contraprestación, la zona posterior del casco se ve muy recargada y son frecuentes las deformaciones en los talones y las lesiones relacionadas con el aparato flexor y la bolsa navicular.

   Debido a este recargamiento de la zona posterior, es normal que los talones inicien un proceso de atrofia o encastillamiento, especialmente desde el punto mas ancho del casco hacia atrás.

   El herraje de los caballos cuartillones aborda dos frentes. En el primero de ellos, se busca acortar el brazo de palanca, retrasando el punto de breakover. En el segundo, se pretende proporcionar un buen apoyo a los talones para que puedan soportar adecuadamente el peso del caballo y evitar en lo posible el mayor hundimiento del pie y el sobreesfuerzo de los aparatos flexor y suspensor del pie.

  La herradura mas utilizada es la de barra recta o la herradura de huevo. En este caso aplicamos una herradura de huevo a la que se ha forjado la lumbre para retrasar el punto de despegue. La herradura de huevo aporta tanta o mas superficie de apoyo a la región situada desde el punto mas ancho del casco hacia atrás como hacia las lumbres.

  

Caso 4 Talón remetido.

   En algunas ocasiones es tan solo uno de los talones quien está deformado. Esto es muy común en caballos izquierdos, que sobrecargan el talón interno, en tanto que los caballos estevados lo hacen con el talón exterior. El abordaje de estos cascos se debe de hacer desde dos frentes. En uno de ellos se contrarresta el defecto de izquierdo con una extensión de la herradura que proporciona estabilidad al pie. De otra, se falsea el talón desde el punto mas ancho del casco hacia atrás para aliviarle el peso, impedir que se sobreeleve y que pueda descender en caso de haberlo hecho.

   En la foto podemos ver como el talón interno está ligeramente sobreelevado con respecto al externo, con el cartílago ungular mas prominente y la pared del casco bastante mas vertical que la exterior, conformación típica de un caballo izquierdo.

   Los caballos izquierdos y estevados, en grado inicial o leve, se tratan con herraduras de extensión lateral; hacia adentro en el caso de los izquierdos y hacia afuera en el caso de los estevados. Estas herraduras se forjan con las ramas en diferente sección. En la práctica habitual no se forjan, sino que se obtienen modificando una herradura comercial a la que se ensancha la rama mediante uno o dos ranurados extra. Este ensanchamiento obtenido nos permite poder elaborar una extensión lateral de la herradura sin que por ello la muralla pierda apoyo en la tabla de la herradura. En algunas ocasiones, la extensión es de tal anchura que nos obliga a desplazar las claveras hacia una ranura interna, a fin de obtener un clavado eficaz.

   En la fotografía podemos ver la extensión lateral obtenida a costa del material ensanchado de la herradura, y que he remarcado con un rotulador para que se vea bien. En la punta de los callos se aprecia la forma rectangular mas el bisel en la rama interna y la forma rectangular del callo exterior, que no se ha modificado.

 

   Caso 5 Talon sobrepuesto o encabalgado

   Cuando el talón está soportando mas peso del que puede tolerar, se deforma adaptándose a la intensidad y dirección de las cargas. Generalmente, lo que hace es sobreelevarse. Cuando ya no puede subir mas, se recuesta hacia adentro, sobre el otro talón, encabalgándose. El herraje de estos casos busca evitar en lo posible el peso en el talón lesionado, desviándolo hacia otras estructuras. Esto se consigue mediante un falseo desde el punto mas ancho del casco hacia atrás a la vez que se proporciona una base estable al resto del pie.

   En la fotografía podemos apreciar como las lesiones se circunscriben a la zona situada detrás del punto mas ancho del casco, en tanto que por delante este presenta una conformación normal. El talón lateral aparece mas largo por el efecto óptico de que está mucho mas subido que el medial. Aunque no se aprecia en la fotografía, en el fondo de la laguna lateral de la ranilla se estaba gestando un cáncer de ranilla, que fue tratado debidamente.

   Obviamente, ningún herrador que conozca su oficio decentemente herrará este casco tal y como está. Desde antiguo se sabe que los talones son capaces de sobreelevarse y de descender si se les falsea convenientemente. A mi me decía el viejo Domitilo, hace mas de treinta años, que cuando me encontrase un talón subido, que lo dejara en falso para que pudiera descender. Y el herrador Domitilo, tradicional donde los hubiere, jamás hubiera herrado un casco así, sin falsear el talón y colocar una herradura cerrada.

Visto por su cara lateral, el casco parece completamente normal. Y es que ,como decíamos al principio, las deformaciones de los cascos se producen generalmente desde el punto mas ancho del casco hacia atrás. Si dividimos la corona en dos partes, el centro del casco coincide con el eje del hueso navicular, según la división de Jim Ferrie de la que hemos hablado en otros artículos. Y este es el punto en que las laminillas dejan de insertarse en la superficie dura del hueso tejuelo para hacerlo sobre la base blanda del cartílago lateral y del tejido conectivo de los bulbos.

   La herradura cerrada por detrás, de barra, huevo o redonda, proporciona estabilidad en la pisada y permite falsear fuertemente uno de los talones sin que el resto del pie bascule hacia ese lado, como sucede cuando se coloca una herradura abierta. En este caso, la herradura de huevo también va a proporcionar la misma superficie de sustentación a ambas mitades del casco, anterior y posterior, aumentando en casi un quince por ciento esta superficie de apoyo e impidiendo el hundimiento del pie en el suelo blando.

   Con una base de sustentación apropiada se puede falsear el apoyo al talón sobrepuesto de una manera generosa y segura. Siempre desde el punto mas ancho del casco hacia atrás, que es el punto donde se empiezan a producir las deformaciones. Por delante de este punto, el casco esta bien, y por tanto no es necesario falsearlo. Y en caso de tener que hacerlo, habría que sostener el interior del pie para evitar que basculase por completo, cosa que ocurre si se falsea todo el lateral de un casco y no se da apoyo al interior del pie.

 

   Caso 6 Talones huidizos y muy deformados.

 

   Las diferentes combinaciones de deformación en los cascos pueden ofrecernos casos muy interesantes para el herraje terapéutico. En este caso, un pura sangre ingles suma a sus talones huidizos una deformación lateral, debida a su defecto de izquierdo, que llega incluso a arrastrar a la muralla situada por delante del punto mas ancho del casco. Con todo, se aprecia bastante diferencia entre la zona de las lumbres, de aspecto mas normal, o menos deformado, de la zona de los talones, donde radican todos sus problemas.

  Evidentemente el tratamiento de estos casos no supone uno ni dos herrajes, sino que forma parte de un tratamiento mas integral, en la que el herraje no es sino una de sus partes. Muy importante, eso si. Sin herraje, no hay esperanza para este caballo.

   El viejo Domitilo decía siempre que cuando no supiese bien que hacer con un casco que le pusiese una herradura redonda y que esperase al siguiente herraje. Esta explicación tiene su lógica. En realidad, cuando herramos a un caballo no herramos su casco, es decir, su estuche corneo, sino que herramos y distribuimos las presiones equitativamente sobre el hueso tejuelo, verdadero soporte del caballo. Al herrar al caballo con una herradura redonda, propugnamos que el animal despegue por el punto mas cómodo para su columna ósea. El estuche córneo, flexible y deformable, se adapta a la conformación ósea y el casco inicia su recuperación. Pasados dos o tres herrajes, el aspecto general del casco ha mejorado y aparecen claras los problemas prístinos y originales, que ya se tratan cada uno de acuerdo a su naturaleza.

    Una buena herradura en este tipo de cascos es la herradura mercedes. Aporta soporte en la ranilla, descargando los talones del peso. En este caso, al estar ambos talones lesionados y deformados, no hay falseo, para que no haya diferencia de peso entre ellos.

 

   A pesar de la deformidad de los talones, el aspecto lateral del pie de este caballo es bueno. Mantiene un eje casco cuartilla correcto y el casco presenta un aspecto normal desde el punto mas ancho del casco hacia ….adelante.

   Quienes hayan leído el articulo completo, habrán reparado que he repetido varias veces lo del punto mas ancho del casco hacia atrás. Esto no es casual. Las investigaciones llevadas a cabo por David Hoof de la Universidad de Lubbock Tejas, aunado a lo que la propia experiencia de los herradores hace evidente, es que en el casco del caballo la gran mayoría de las deformaciones están situadas desde el punto mas ancho del casco hacia atras. Esto se debe a que de este punto hacia atrás, como dejamos dicho, las laminillas se apoyan en tejido blando, fácilmente deformable. Un breve repaso a otras lesiones y deformaciones como las descritas en este articulo lo corroboran totalmente. En la infosura crónica, la sobre elevación del rodete va siempre desde este punto hacia atrás. En el Club foot y cascos topinos, exactamente lo mismo. De hecho, las únicas deformaciones que se producen en la zona anterior del rodete se deben a presiones internas producidas por la rotación del hueso tejuelo en el caso de la infosura, o a exostosis producidas en las inserciones del tendón extensor o los ligamentos colaterales.

   De ahí que si las deformaciones del estuche corneo se producen en su inmensa mayoría desde este punto hacia atrás, es lógico pensar que los falseos y actuaciones sobre el casco se deban de hacer desde este punto hacia atrás. Desde este punto hacia atrás es donde se producen los mayores movimientos de apertura y cierre del estuche córneo, siendo totalmente ínfimos los que se producen por delante.

   El cuidado de los talones es una asignatura pendiente para muchos herradores, que a menudo los maltratan por no recortarlos lo suficiente o por no cubrirlos adecuadamente con herraduras amplias, olvidando lo que ya hace quinientos años nos advertían nuestros mayores.." que la fuerza de los cascos del caballo radicaba en los talones, y que el caballo era tan fuerte como lo eran sus talones."

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies