Queratoma difuso o de pared.

 jugadorport

 

   Cuando los abscesos en los cascos son recurrentes, es decir, salen una y otra vez, se curan y al poco tiempo vuelven a aparecer se debe de pensar inmediatamente en la posibilidad de un queratoma. Y cuanto antes se ponga remedio, menores serán los daños sufridos y menor será la gravedad de la operación. Los queratomas no se curan solos. Es necesario enfrentarse a ellos y tratar de erradicarlos antes de que produzcan secuelas graves en el pie.

    No es bueno dejar que los abscesos se curen por ellos mismos. La vieja receta de esperar que el absceso reviente por la corona y se cure por si mismo, funciona a veces, pero otras muchas deriva en complicaciones mucho mas difíciles de solventar. Una de las mas comunes es la aparición de un queratoma en cualquiera de sus presentaciones: de columna, esférico o difuso, llamado también queratoma de pared.

    Esto es lo que le ha ocurrido a este valioso semental PRE. Uno de sus abscesos ha derivado en un queratoma difuso en la punta del hueso tejuelo. La infección drenaba por una fístula hacia la línea blanca y sus recaídas eran continuas .Al final, tuvimos que operarle en colaboración con el veterinario Joaquín Agüeros, de Insucavet, Madrid.

 ju1

 

   El queratoma fue diagnosticado por radiografías. El plan consiste en desbridar el casco siguiendo las fístulas de drenaje y eliminar todo el tejido necrótico, incluido el hueso cariado. En la fotografía podemos ver el agujero por donde fluyen el pus y los exudados de la infección. Antes que nada, aplomamos el casco debidamente y fabricamos una herradura de barra con tapa de hospital.

 

ju2 

 

   A continuación eliminamos la tapa con la tenaza de filos curvos. Bajo la misma, el interfaz laminar aparece necrótico, con el aspecto del casco invadido por hormiguillo o afectado de infosura crónica.

 ju3

 

   Seguimos eliminando tapa y descubriendo las laminillas hasta que unas gotitas de sangre nos avisan de que se ha terminado el tejido enfermo y las laminillas están vivas.

ju4 

 

   Con la legra de exploración eliminamos las laminillas necróticas. Debajo de ellas, aparece un tejido amorfo, de consistencia parecida a la cuña cicatricial que se forma en la infosura crónica. A través de este tejido se abren paso las fístulas por donde drena al exterior el pus.

 ju5

 

Eliminamos el tejido cicatricial y profundizamos tras las fístulas buscando la superficie del hueso tejuelo. A estas alturas ha habido que colocar la ligadura de Esmarch para evitar un sangrado profuso. A partir del momento en que se coloca la ligadura, disponemos de unos veinte minutos para terminar por completo la operación.

 ju6

 

   La línea roja señala la palma del casco que tiene mas o menos un centímetro de espesor en este punto.La línea azul es el corion solear, o tejido vivo que forma la palma o suela. La línea negra es el estrato interno de la tapa, que forma las laminillas corneas que se engranan con las laminillas vivas del pie.La línea verde es la punta del hueso tejuelo.

 

 ju7

 

   Por debajo de la zona señalada con la línea negra, aun continua la fístula y el tejido necrótico. Con  la legra de anillo vamos eliminando casco hasta encontrar tejido sano y fresco.

ju9 

 

Se nota muy bien que es el hueso y que es el tejido blando. El hueso rasca en la legra de anillo y hace un ruido característico. El hueso afectado de infección o de osteítis es blando y apenas se nota en la punta de la legra. El hueso sano, es duro y consistente.

 A continuación, el veterinario raspa la superficie del hueso con una cucharilla cortante estéril, mientras que irriga la zona con una solución de metronidazol .Se tiene que asegurar bien de eliminar todo vestigio de tejido infectado. Es preferible eliminar un poco mas de hueso sano que arriesgarse a dejar un foco de infección.

 

 ju10

 

   Probamos la herradura de barra que hemos fabricado con anterioridad, a fin de comprobar como queda con relación a la herida y si permite realizar las curas por debajo. Me gusta esta fotografía porque encarna el espíritu de colaboración que debe de haber siempre entre el herrador y el veterinario. No son en absoluto dos profesionales enfrentados entres si, sino que son un equipo y como tal trabajan en conjunto, redundando todo ello en beneficio del animal.

 

ju11 

 

Clavamos la herradura de barra que a la que se le han practicado unos agujeros roscados para sujetar la placa de hospital.

 
 ju12

 

   Imagen del casco una vez efectuada la operación y colocada la herradura.  Todo este boquete se rellenara de tejido cicatricial. En unas semanas, cuando toda la  herida se haya recubierto de material cornificado en cantidad suficiente, aplicaremos resina Equilox, para devolver la integridad del casco y proteger mas  aun la zona operada,  en tanto el casco va creciendo.

 ju13

 

   Las radiografías muestran el antes y el después de la operación. Arriba a la izquierda, la flecha señala el borde del hueso tejuelo, irregular y radiolúcido, señal de infección y de destrucción del tejuelo. El la radiografía de la derecha, la flecha roja señala la superficie dorsal del hueso, que ofrece un aspecto poroso. La flecha azul señala la fístula de drenaje, que al estar llena de liquido aparece negra en las radiografías. Abajo a la izquierda, la radiografía del después. El borde del hueso raspado aparece nítido y con aspecto sano.

 

 ju14

   Todo el hueco se llena de gasas estériles empapadas en  Sugardine (Betadine con azúcar).Se envuelve el casco en una venda de fibra de vidrio y se coloca la tapa de hospital. También se coloca material de impresión dental por detrás de la punta de la ranilla, a fin de que ,en conjunción con la tapa de hospital, den apoyo al tejuelo y eviten en lo posible los pequeños movimientos que podría tener debido a la desestabilización de las lumbres del casco. Las curas consistirán en la renovación periódica de las gasas y del Sugardine .Ahora tan solo queda esperar unas semanas para, si todo va bien, reconstruir el casco y que el caballo pueda retomar su entrenamiento.

 rog1

 

   Ocho semanas después, la zona operada aparece bien seca y cornificada. Durante este tiempo el caballo no ha dado la menor muestra de dolor o cojera. El veterinario decide que ha llegado la hora de reconstruir el casco y retomar el entrenamiento.

 rog2

 

      Una vez colocada la herradura, se raspa la superficie del casco hasta obtener materia cornea sana y dura. Debido a que el defecto a reparar es de un tamaño considerable y que a pesar de la buena cornificación, la superficie del hueso está relativamente cercana, vamos a proceder a la reconstrucción por capas. 

   Este tipo de reconstrucción consiste en ir aplicando capas de un grosor y de una textura y dureza lo mas parecida posible a la propia muralla del caballo. Llenar el hueco con material acrílico duro podría ser perjudicial y provocar presiones anómalas que dañasen al hueso tejuelo tan superficial. 

   Por eso colocamos en el fondo, previa limpieza y desinfección con alcohol una capa de material relativamente blando. La almohadilla plantar Sigafoos de dureza media se presta excelentemente a este fin. Esta capa sustituye al estrato interno y al interfaz laminar que han desaparecido en la operación.

 rog3

   Y exteriormente se aplica la resina acrílica Equilox, reforzado con una capa de material de fibra acrílica. 

   Al día siguiente de la reconstrucción el caballo empezó a trabajar ligeramente, a fin de recuperar la forma física. Su queratoma de pared ha sido un episodio felizmente superado.