Queratoma en columna.

 

 

 anoport

 

   Cuando un absceso se vuelve recurrente, es decir, drena pus una y otra vez por el mismo sitio, se debe de sospechar inmediatamente de una patología mas complicada. Las fracturas de hueso tejuelo y los corneomas suelen presentar los mismos síntomas que los abscesos producidos por hematomas o contusiones. Cojera, calor en el casco y extremada sensibilidad a la presión producida con las pinzas de testar nos llevan a pensar inmediatamente en un absceso. Hurgamos una y otra vez con la legra esperando encontrar la típica bolsa llena de gas y pus negro pero no aparece por ningún lado.

    Muchas veces se insiste en la opción del absceso, aplicando puchadas de calor y esperando madurar el posible absceso. Todas estas dilaciones no hacen sino correr en contra del caballo, que padece de dolor inútilmente. Unas radiografiad suelen ser el medio mas rápido y eficaz a la  hora de diagnosticar un absceso recurrente. Cuantas fracturas de tejuelo se han comenzado a tratar semanas después de producirse la cojera, cuando una radiografía hubiese demostrado el primer día una clara fisura o rotura del borde del tejuelo.

    El caballo del caso que nos ocupa, tuvo un absceso que drenó en la corona y que se resolvió aparentemente pocos días después. Al cabo de dos meses volvió a drenar pus por la misma grieta. Una radiografía reveló que por debajo de la grieta había un gran queratoma de columna.

 ao2

   Aunque algunas personas lo recomiendan asi, no es cierto que sea bueno dejar que los abscesos suban por las laminillas y revienten al exterior por la corona. En muchos casos, el pus toma caminos que no son los mas cortos y provocan grandes desuniones de la muralla, que producen desestabilización del casco. En otros, el pus no tiene la entidad suficiente para ascender por las laminillas, y se queda enquistado entre la pared del casco y el pie. Este pus, cargado de sustancias tóxicas  y enzimas puede irritar crónicamente una zona determinada de laminillas, que adquieren características tumorales y forman lo que se conoce como corneomas o queratomas de columna si son largos y estrechos, o de pared, si son de formas irregulares.

    En la fotografía podemos ver en el casco del caballo la grieta de descarga que se ha formado en el rodete hace dos meses, cuando el primer absceso. Hoy, debido al crecimiento del casco, se encuentra a unos dos centímetros de distancia.

 

 ao3

  

    El veterinario que visitó al caballo hurgó ligeramente en la línea blanca, en una zona en que probablemente se hallaría la puerta de entrada del absceso. Rápidamente aparecieron las estructuras en forma de anillo concéntrico que delatan la presencia de un corneoma. El diagnostico se confirmó con las radiografías, que mostraron un surco excavado en la superficie del hueso tejuelo, característico de los queratomas de columna.

    En la foto, podemos ver el casco ya blanqueado y que muestra la exploración y la salida del queratoma al exterior. El queratoma, al crecer en grosor, excava un nicho en el hueso, pero a su vez empuja la pared hacia afuera. Esto produce abombamientos en la muralla y dilataciones en la línea blanca, que se aprecian muy bien desde la lumbre hasta el queratoma.   

   Aprovecho la foto para comentar la escotadura triangular que el anterior herrador hizo en la lumbre para aplicar la pestaña de la herradura. Es totalmente desaconsejable esta practica, pues además de debilitar peligrosamente la muralla y acercar en demasía el tejido vivo al exterior, no procura un apoyo correcto a la pestaña, lo que la convierte en un adorno sin funcionalidad. A la pestaña debe de procurársele un asiento perfecto con la escofina si se hace en frío, o mejor aun, con el calor de la propia herradura si se hierra a fuego.

 

 

 

ao4 

 

   En otros casos de corneomas, habíamos visto como se elimina la pared del casco con la tenaza de filos curvos y la legra de anillo, para a continuación eliminar el queratoma con la legra y la cucharilla quirúrgica. Es el método mas sencillo y fácil, pues permite abrir la ventana a la medida de la lesión. Sin embargo, en esta ocasión cambiaremos la técnica, pues el veterinario esta interesado en extraer el queratoma pegado a la muralla que lo cubre, a fin de obtener unas buenas fotografías y exponer el caso en un congreso veterinario.

    La técnica es un poco mas complicada, pero no ofrece mayor dificultad que la acostumbrada. Requiere únicamente fijar muy bien los limites del corneoma para después practicar los cortes en la muralla en el sitio preciso, a fin de no quedarse corto o abrir exageradamente la muralla. Los puntos color rosa que se aprecian en la muralla son marcas de pasta de bario, que es radioopaca. Se colocan estos marcadores donde se supone que está el corneoma y se saca una radiografía partir de esta placa podemos medir el punto mas o menos exacto donde realizar el corte.

    En condiciones hospitalarias, se suele utilizar una sierra oscilante para realizar los cortes en la muralla del casco, pero en la cirugía de campo es raro disponer de maquinaria tan especifica. Si que disponemos en cambio de una magnifica fresadora Dremel con dos fresas de punta de diamante, que nos servirán magníficamente.

    Una vez marcadas las líneas por donde vamos a cortar la muralla, practicamos un surco con la fresa redonda, ahondando hasta eliminar el estrato externo de la muralla.

 

 ano7

 

 

    Y con la fresa de pirulí, larga y de punta, profundizamos el surco hasta encontrar las primeras gotas de sangre. Esta fresa no trabaja muy bien en material blando, por lo que nos detenemos en cuanto el tejido se vuelve blando o aparece la sangre.

 ao6

 

   Como podemos ver en la imagen, abrimos también la grieta de descarga que cierra la ventana de casco que vamos a extraer. Aplicamos la ligadura de Esmarch para contener la hemorragia.

 

 

ano8 

 

   La ventana aun no esta suelta, pues la fijan en el fondo del surco el estrato interno (blanco) y las laminillas. Para completar el surco utilizamos una legra de anillo cuadrado llamada Loop Vet y que es eficacísima en la exploración de abscesos. Con ella profundizamos los surcos hasta que la sangre brota con profusión, prueba evidente de que hemos seccionado las laminillas vivas y el interfaz laminar.

 ano9

 

    La tapa ya está suelta y podemos desprenderla con  una tenaza elevadora. En la foto, vemos como debajo de ella aparece el queratoma rodeado de tejido necrótico.

 

 

ano10 

 

   Cuando los queratomas son viejos, es decir ,llevan mucho tiempo haciéndose un sitio entre el hueso y la muralla, suelen desprenderse en su totalidad, apreciando una forma característica de zanahoria. En este caso, el queratoma no se ha desprendido por completo, dejando una buena porción del mismo bien agarrada al hueso. Probablemente la parte mas activa del queratoma y la que esta excavando el nicho en el hueso tejuelo.

 

 

ano11 

 

   El veterinario extirpa el resto del queratoma con el bisturí para obtenerlo de una pieza.

 ano12

 

    A continuación, con una legra de anillo raspamos todo el resto de tejido necrótico hasta asegurarnos una base de material fresco y sano, sin vestigio de material infectado

 

 

 ano13

 

   Con una cucharilla quirúrgica el veterinario raspa todo el hueso cariado y que ha estado en contacto con el queratoma. El la fotografía, la cucharilla señala el nicho que el queratoma ha excavado en el tejuelo. En este caso, de casi tres milímetros de profundidad.    En otros casos, el queratoma se extiende hasta el rodete coronario. Sin embargo, en este se detiene ahí .Esto explica el porque en la segunda ocasión el pus eligió grieta de descarga antigua para brotar al exterior. Sencillamente le resultaba mas fácil.En el caso de que con el crecimiento la grieta estuviese ya por debajo de la punta del queratoma, el pus habría buscado otra nueva salida en el rodete coronario.

 

 ano14

 

   He aquí el queratoma unido a la pared del casco. El trozo de queratoma que el veterinario extirpó con el bisturí iría colocado en la zona que se ve mas oscura del queratoma principal. Se puede ver como desde allí emitiría el pus y los exudados a través de la grieta de descarga situada justo por encima.    Como en otros casos parecidos en que se ha desestabilizado el casco, colocamos una herradura de barra recta y placa de hospital, con material de impresión dental como apoyo  a la ranilla y venda de fibra de vidrio.

 

ano15 

 

   Me gusta esta foto porque simboliza el grado de colaboración y compenetracion que debe de existir entre el herrador y el veterinario a la hora de realizar una cirugia  de campo.