Remaches inadecuados

 

 hpim5186

 

El remachado de los clavos es una de las operaciones del herrado mas importantes,y a su vez,una de las mas descuidadas.La generalización del uso de la tenaza de remachar,también llamada de cocodrilo,ha venido a sustituir el remachado y sentado de los clavos mediante el tas o la tenaza y el martillo.Asimismo,se ha extendido el uso de la mortajera  para realizar muescas en donde alojar los remaches.

No es buena práctica el realizar muescas en la tapa para encastrar o enterrar los remaches.El remachado pierde efectividad en pro de una mas que cuestionable estética y se convierte en una peligrosa puerta de entrada para microorganismos capaces de colonizar la tapa del casco y producir hormiguillo.Cuando  el remache ha sido bien sentado,basta con eliminar una pequeñisima porción de tapa debajo del mismo,para permitir ajustarlo a la pared.En la mayoria de los casos,una pasada con el canto de la escofina es suficiente.

En la fotografía de hoy,podemos ver un ejemplo de esta nefasta práctica.El remache,largo y flojo,queda embutido en una especie de cráter.Por debajo,aparecen las mortajas de los dos herrajes anteriores.La tapa del casco queda agujereada y debilitada,con nueve puertas de acceso para las bacterias y los hongos.