Remate de los callos y rama americana

 

 

 p1000391

 

  El remate de los callos de la herradura es un aspecto que se descuida demasiadas veces. Las modernas herraduras mecánicas, fabricadas industrialmente, ofrecen acabados cada vez más exquisitos y las herraduras presentan unas características cosméticas muy difíciles de igualar por el forjado artesano. Pero no debemos de olvidar que el diseño de la herradura comercial es perfecto en tanto que no tengamos que modificar su forma. El simple y tantas veces repetido hecho de abrir o cerrar la herradura, modifica la posición y dirección de los callos, alterando sus propiedades mecánicas y alterando la marcha del caballo.

 

  De ahí la gran importancia del rematado de los callos de la herradura. Bastan unos sencillos ejercicios de forja para que la herradura modificada recupere su geometría. Asimismo, una sencilla rama americana, es capaz de conseguir efectos beneficiosos para la marcha del animal con patologías en los corvejones.

  Cuando cerramos la herradura, los callos de la misma, se quedan apuntando al interior. Esto provoca dos situaciones indeseables. De una parte, el hierro puede comprimir lateralmente la ranilla ,bien de forma activa, que al clavar la herradura haga presión contra ella, o mas común, de forma pasiva, es decir, que al pisar el caballo, la ranilla se comprima contra el hierro en su expansión. Cualquiera que sea la causa, se producen hematomas internos en el corion de la ranilla, provocando cojeras en animales sensibles.

 

  De otra parte, el hierro que sobrepasa el talón  desequilibra al casco, provocando movimientos anómalos en el aterrizaje del pie. El talón mas largo  apoya primero, para después descender de manera brusca y con un efecto martillazo. En definitiva, al desequilibrar los talones del casco mediante el desequilibrio de la herradura, estamos convirtiendo al caballo en izquierdo o en estevado.

 

  El hierro sobrante del talón del casco, es decir, el callo sobrante de la herradura, no ha de apuntar hacia adentro, sino que ha de ir paralelo al eje de la herradura y por ende del casco. Esta disposición permite que se le pueda dar a la cara interna del callo la forma ideal para que no contacte con la ranilla y sea una prolongación de la misma. Por otra parte, alterando las proporciones de los rematados, podemos alterar el movimiento del pie. dar estabilidad a los menudillos y conseguir que al final de la pisada, justo en el momento en que los músculos y articulaciones inician el esfuerzo del próximo paso, el casco se halle en la posición mas adecuada.

 

 

cvb 

 

 

 

 

  Aunque existen diferentes técnicas para forjar los callos de la herradura, consideramos que la mas fácil y rápida, y por ende mas   para el trabajo del día a día, es la que expondremos a continuación. Si en otros ejercicios recomendamos que no se caliente en exceso el material para evitar deformaciones incorregibles en caso de no estar muy prácticos en forja, en este caso, si que es conveniente caldear el callo de la herradura hasta un color naranja claro o blanco, pues lo que pretendemos es estirar el material mediante golpes suaves.

 

  Apoyamos la cara interna del callo en la mesa del yunque, junto al cuerno cuadrado y golpeamos suavemente su cara externa con la parte redondeada del martillo de forja, a la vez que orientamos la herradura de manera que  la cara interna que se esta formando, adquiera la dirección deseada. Es conveniente rebatir cada poco el  callo de la herradura por su cara superior, para conservar en todo momento el grosor de la herradura.

 

 gh

 

 

  Generalmente, se da a los dos callos la misma forma y longitud, aunque en caballos con cierta edad, es conveniente que la rama externa tenga un poquito mas de longitud que la interna. Para conseguir esta longitud extra, basta con estirar el hierro un poco mas, consiguiendo la longitud a costa de la anchura. Si observamos en la fotografía, el callo derecho es mas puntiagudo, y mas largo que el izquierdo, mas chato y mas corto.

 

 p1000396

 

 

 

  Cuando se quiere obtener una rama americana, se toma un poco mas de hierro, empezando a golpear desde mas atrás .Este hierro se va llevando hacia delante y hacia fuera, para darle la longitud y la inclinación deseada..La rama americana,  también llamada trailer, es una herramienta de la que el herrador dispone para alterar el movimiento del pie del caballo, pero ha de ser utilizada con precaución y solamente en los casos necesarios.

 

 yu

  Con la practica, este ejercicio se convierte en algo rutinario, que apenas nos lleva unos cuantos segundos, sin necesitar una calda especial. La herradura así rematada, adquiere, además de unas características mecánicas especiales, un aspecto muy agradable a la vista, que aumenta enormemente  la calidad del herraje. En estos tiempos modernos, poblados de herradores que se limitan a sacar  una herradura comercial de una caja y clavarla al casco del caballo con mejor o peor fortuna, los pequeños detalles de la forja de la herradura y su aplicación al casco, son los que marcan la diferencia.