Resinas acrilicas

El uso de resinas para la reconstrucción de casco ha venido a cubrir unas necesidades que, nunca hasta hoy, se habían visto satisfechas. Desde siempre se han utilizado diversos materiales para recomponer partes dañadas del casco, pero siempre con poco éxito. Productos como la goma amoniaco, la gutapercha o el mastique aglutinante de Deffays han tenido su momento de gloria, pero se han estrellado con el problema que genera pegar un material a un tejido "vivo", elástico y que crece sin cesar.

La gran revolución del herrado ha sido el descubrimiento y empleo de resinas acrilicas. Su campo de aplicación es inmenso. Desde rellenar un pequeño defecto en la tapa hasta pegar literalmente una herradura de hierro y realizar incluso una herradura de poliuretano a la medida en el mismo casco.

La técnica a emplear no es muy complicada es si , pero no es tampoco una operación de bricolage o para herradores principiantes. Los fracasos ocurren y la responsabilidad es dificil de aceptar.
Las resinas acrílicas son muy caras. Esto, unido a una mano de obra muy especializada, y por tanto,cara también, eleva los costes a un nivel difícilmente asumible por todos los propietarios. Por ponerte un ejemplo,la reconstrucción de las fotos al Urcel costaría unos 150 euros aproximadamente.

En primavera los sementales suelen someter sus cascos delanteros a un esfuerzo mucho mayor. Sus continuos movimientos al cubrir y la costumbre de escarbar ponen en riesgo la integridad del casco. Esto fue lo que le pasó a Urcel. Se arranco una herradura y estropeó un casco.

 urcel2

Aspecto de un casco estropeado.

urcel3 

Se aplica al casco la herradura adecuada.

urcel4 

Se elimina la grasas con alcohol y un cepillo.

urcel5 

 

urcel6 

 

Con la pistola y una espatula se introduce bien la resina en todas las zonas estropeadas.

urcel7 

Vendaje del casco para mantener apretado el producto mientras fragua.

El casco de Urcel es un casco relativamente blando y friable, propio de las razas pesadas. Su gran tamaño, 21 cm de ancho, y el peso de la herradura, 1300 g cada una, hacen que su herraje sea una tarea delicada y difícil. Esta dificultad se agrava cuando el casco tiene los bordes rotos, lo que dificulta el rebajado y el clavado.

Para herrar al caballo comencé por rebajarle suavemente la palma con una legra bien afilada y regularizarle la ranilla con la legra de anillo. El regularizar correctamente la ranilla es una de las operaciones , mas importantes del herrado, pues es un órgano situado en la concavidad del hueso tejuelo, que nos servirá de referencia para centrar la herradura.

A continuación, con una legra de anillo mas pequeña fui limpiando todo el tejido corneo roto y sucio en las desportilladuras del casco. Es muy importante llegar hasta un tejido sano y firme para que la resina tenga una base solida.

Es fundamental eliminar toda la posible grasa ,ya sea aportada por nuestras manos o la natural del casco. Para ello vamos mojando la zona con alcohol o acetona a la vez que frotamos con un cepillito de alambre o bien un cepillo de dientes rigido (no usar después para lavarnos los dientes). Algunas resinas recomiendan usar éter a causa de su composición, pues la acetona las altera.

Ahora tenemos dos opciones: o herramos primero y después aplicamos la resina, o aplicamos la resina y después de fraguada ponemos la herradura ,en la seguridad de que podemos clavar tan firmemente como en el casco de la mejor calidad.

Yo opté por poner primero la herradura. Al no tener sedado el animal, si pongo la resina y le da por escarbar lo puede estropear todo. Por eso es recomendable sedar al caballo para realizar este tipo de intervenciones.
Una vez clavada la herradura pongo un cartucho de Equilox resina en la pistola aplicadora y lo voy vertiendo en el hueco entre la herradura y el casco, ayudado por una brocha y una pequeña espátula. Se llena abundantemente el hueco y se cubre con un plástico llamado Milar, al que no se pega la resina. A continuación vendo el casco con una venda elástica para que apriete bien el producto contra el casco mientras fragua. Son las vendas que veis en las fotos.

El Equilox tarda en fraguar unos diez minutos. Después retiro la venda y el plástico y ya puedo rematar con la escofina igual que si fuera casco de la mejor calidad. Podría haber empleado en vez de Equilox los nuevos productos de la casa Vettec. El Superfast o el Adhere ,capaces de pegar una herradura de hierro o aluminio al casco. Son tan potentes que hay que engrasar la mitad posterior de la herradura para que no se pegue al casco y puedan los talones mantener su elasticidad. Su tiempo de fraguado es de record. El Superfast fragua en treinta segundos.

Para mejorar el apoyo de la zona reconstruida y evitarle el mayor peso posible encofré por detrás con cinta americana y llene el hueco de la palma ,barras y ranilla con la nueva almohadilla plantar Equipack flexible. Sus dos componentes se van mezclando al salir por la boquilla helicoidal. Tarda un minuto en fraguar y es muy difícil que se desprenda. Reparte el peso por toda la superficie palmar del casco y impide la entrada del estiércol y las infecciones.

Si por ejemplo solo tuviera que poner almohadilla en la parte posterior del casco encofraría en la punta de la ranilla un tabique hecho con plastilina de modelar o arcilla.

Así se reconstruye un casco roto o desportillado. La descripción en este artículo es mas fácil de lo que es en realidad. Se requiere un conocimiento adecuado de la anatomía y la fisiología del casco para comprender su aplicación y que no haya sorpresas. Todos estos productos son muy caros. Suelen andar por los 50€ el cartucho de 180mm. Esa es su gran desventaja.

Esta operación de herrar y reconstruir los cascos a Urcel costaría entre 150 y 200 euros. Imaginemos que por cualquier causa, motivo, razón o circunstancia se le cae a los dos días, ¿Quién quiere la culpa?

Si el elevado precio cohibe al propietario a emplear estas técnicas, el riesgo, siempre presente, al fallo inhibe muchas veces a los herradores a aplicar estos materiales.


Resinas y almohadillas plantares:

Es un tema bastante delicado. En principio no todos los herradores disponen de los conocimientos ni el material necesario, ni el valor o decision para hacerlo, porque una reparacion con resina cuesta un ojo de la cara y si se cae la culpa ¿de quien es?

Tampoco es que haya muchas ocasiones para usarla.un cuarto o un refuerzo de muralla no es cosa de todos los dias, aunque hay personas que dicen que repara diez o doce cuartos al mes, pero bueno, ya se sabe. De otra parte cuantos propietarios están dispuestos a pagar operaciones de este tipo y sin garantia ninguna (en esto de herrar nunca se puede garantizar nada, ni siquiera que va a amanecer mañana). Imagínate que una resina de estas anda sobre los 50€, y el herraje completo puede valer sobre 120€. Si a la semana el propietario te llama y te dice que la herradura se le cayó al caballo ¿quien quiere a la culpa? ¿Cobramos otros 120€ o ponemos otro cartucho de resina de nuestro bolsillo?

Para abordar un cuarto o una raza se requieren unos conocimientos de anatomia exquisitos y decision y saber lo que traes entre manos. Ha de ser algo muy bien planificado con el propietario para que no haya sorpresas ni malentendidos en caso de fracaso. No es tarea para principiantes ni para chapucillas. Mi experiencia en resinas se limita unicamente a dos refuerzos en los cascos de una mano. Usé Equilox y fue un exito. En estos refuerzos el exito se basa sobre todo en distribuir la presion uniformemente sobre la muralla. Si cometes un minimo error al aplomar y carga mas en un punto se te desprende todo. Hice un cuarto con Equilox que no funcionó y otro cuarto con superfast que fue un exito. Adhere aun no tuve oportunidad de usarlo, no creo que sea muy distinto del superfast. Esto de que es ponerlo en el casco y listo es un cuento. Al cuarto lo hay que coser con alambre o mejor aun hilo de soldar de las maquinas de plasma que es muy acerado y no estira. Si no las partes internas de la tapa no quedan fijas y no cicatriza la corona.Y de correr o estar entre agua, olvidate, que si se moja el casco absorbe agua e hincha y como la resina no absorbe pues se separa. Un cuarto reparado con resina es para estar en un ambiente seco.

Otra cosa son las almohadillas plantares. El Equi-build buenisimo. En talones fragiles, rotos o huidizos, una herradura de huevo y llenas el casco de Equi build y verdadero milagro.

Lo malo de estas cosas es el precio. A 50€ el cartucho,mas la infraestructura que necesitas (pistola, secador, vendas, eter ), el caballo tiene que estar sedado para asegurar que no se empeñe en bajar el pie justo en el minuto que tarda en fraguar, etc. hacen que haya poca decision tanto por parte del herrador como por parte del propietario. A lo mejor en caballos de elite se usa mas pero como yo hierro para pobres pues no tuve mas ocasiones. Hay que recurrir a medios mas caseros como la escayola o una almohadilla de silicona o arcilla o plastilina. Se tarda mas tiempo en ver algun resultado pero siempre sale mas barato. 

Gabino Fdez. Baquero