Rock and roll modificada Agüeros-FarrierGabino

 

  La herradura rock and roll es la materialización del concepto de herraje que lleva su mismo nombre, desarrollado e impulsado por Hans Castelijns y comercializado por Colleoni, fabricante italiano de herraduras de aluminio. El nombre de la herradura no hace alusión al baile ni la música, sino al propio concepto; rodar y girar. Esto es así porque la herradura rock and roll permite la mejor salida del casco en cualquier dirección y le permite a su vez girar sobre si misma.

   Son muchas las herraduras y las modificaciones de herraduras comerciales que permiten un inmejorable breakover o despegue del casco. Sin embargo, no son tantas las que permiten el giro fácil que elimine las fuerzas de torsión que se producen en el interior del pie cuando en animal rota sobre su casco. Es precisamente en estos giros donde los ligamentos colaterales del pie sufren las mayores tensiones, y es en estos casos donde la herradura rock and roll demuestra mas y mejor las inmensas posibilidades que ofrece en el campo terapéutico y ortopédico.

   Sin embargo, no todo son cualidades. En el uso diario de este tipo de herraduras se detectan rápidamente algunos inconvenientes, unos derivados de su propia naturaleza y diseño y otros producto de la dificultad que entraña su colocación. En este articulo presentamos un novedoso método de utilización de la herradura rock and roll que evita la mayoría de los inconvenientes de este tipo de herraje, lo que mejora sin duda su capacidad terapéutica y fomentará el uso de la misma, al facilitar y abaratar el herraje.

 

   Son varios los defectos que hemos venido detectando a lo largo de estos últimos años en el uso de las rock and roll. Pasamos a enumerarlos:

  -Son herraduras caras. Este es indudablemente el mayor de los inconvenientes y el escollo principal que lleva a propietarios y herradores a colocar menos herraduras rock and roll de lo que al caballo le conviene y al veterinario le gustaría. Por desgracia, la complejidad de su fabricación y el propio material de que están hechas, aluminio de primera calidad, hacen que en muchas ocasiones el veterinario recomienda este tipo de herraje y a la hora de llevarlo a la práctica se rechaza por su alto precio.

  -Su propio diseño las hace engorrosas y difíciles de manejar en manos de herradores poco expertos o avezados a estas herraduras. Básicamente se recortan a la medida del casco, y se hacen agujeros para las claveras utilizando métodos peligrosos y dificultosos. Recortar el contorno curvo con un disco de amoladora es peligroso. Eliminar el sobrante con un disco de desbaste es difícil y tanto los discos como las bandas de lija se embotan rápidamente con el aluminio. Unas herraduras rock and roll rebajan la vida útil de una banda de lija cerámica en un 30% aproximadamente, aun utilizando spray de silicona para minimizar el embotado.

   -Para estampar claveras en las lumbres y extraer las pestañas, es necesario calentar la herradura. El temor a estropear las, quizás, únicas herraduras que tenemos en la furgoneta, lleva a muchos herradores a hacerlo en frío, con los consiguientes problemas; las claveras no se ajustan bien al clavo y las pestañas se rompen fácilmente si se quieren extraer en frió.

   -Las claveras situadas en la parte delgada de la herradura se hacen con un simple taladro, utilizando después clavos de cabeza plana, tipo tachuela. En nuestra práctica profesional hemos podido constatar que este tipo de clavera y de clavo no consiguen un clavado firme y cómodo. Al menos no tan firme y cómodo como en los clavos tradicionales.

  -La calidad del acabado del herraje va en función del material que se haya eliminado. Esto es porque su propio diseño la hace magnifica para un caballo con los cascos redondos y parecidos a la propia herradura. Pero con frecuencia, los cascos necesitados de este tipo de herraduras son cascos problemáticos y deformados. Por consiguiente, al recortar la herradura siguiendo el patrón deformado del borde solar del casco, las características cosméticas desaparecen y la herradura queda sencillamente fea a la vista, con mas parte plana por un lado que por otro, etc. Y que decir de cuando los cascos del caballo son desiguales?

  -Si recortamos justo al borde del casco, no hay posibilidad de dejar descanso, tan necesario en los cascos sanos y tan indispensable en los cascos enfermos. Si se deja descanso, este se convierte en una cuchilla afilada capaz de producir heridas graves en el casco homólogo. Esto nos obliga muchas veces a tener que emplear materiales acrílicos para suavizar el borde cortante.

   -En muchas ocasiones nos vemos obligados a emplear tallas mayores para dar cabida a un casco deformado. Entonces sucede que la parte central de la herradura es mayor de lo que debiera de ser, minimizando, cuando no anulando el efecto de rodar y girar, que es el propósito de estas herraduras.

  -Las pestañas no son fuertes y no son capaces de mantener la herradura posicionada correctamente contra las fuerzas de torsión a las que se ve sometido el pie. No digamos si por necesidades de adaptación, la pestaña queda reducida a un pequeño pico.

   -Por ultimo y generalizando mucho, el casco no acepta muy bien este tipo de herraje al ser una superficie muy plana e inestable. A menudo nos vemos obligados a realizar cuatro claveras en la zona de las lumbres, donde hay mas material, a fin de poder dar a la herradura una sujeción mínima.

 

   Con todo y a pesar de estos inconvenientes, sigue siendo un método de herraje capaz de dar solución a problemas graves del pie, como artrosis e infosuras crónicas, siendo en los casos de síndrome de navicular una de las mejores herramientas que veterinarios y herradores disponen para su tratamiento.

   Haciase necesario, por tanto, idear un sistema o una modificación de las herraduras que permitiera utilizarlas de un modo fácil, efectivo y económico. Este es el método que en colaboración con el veterinario Joaquín Agüeros hemos desarrollado para conseguir estas ventajas. Se trata de crear un herraje híbrido que aúne las cualidades mecánicas del herraje rock and roll con la baratura, sencillez y efectividad del herraje tradicional con herraduras de hierro clavadas al casco.

   Básicamente se trata de fijar una herradura rock and roll a una herradura de hierro o aluminio clavada al casco por el sistema tradicional. Esta fijación se logra con los propios clavos del herraje en la zona de las lumbres y con remaches de aluminio, cobre o hierro en la zona posterior. Hace un tiempo diseñamos un herraje que combina una herradura rock and roll y una base de nylon. Este es un sistema parecido, aunque con materiales y fijaciones distintas.

    La casa fabricante de las herraduras Colleoni comercializa varios modelos de herraduras rock and roll. Destacamos un modelo que consiste en una base plana que se clava al casco y los elementos de relieve, que son intercambiables y van fijados con tornillos. Esto permite al jinete sustituir fácilmente los elementos desgastados prematuramente. Estos elementos intercambiables son los que nos interesan para nuestro método, debido en parte a la diferencia económica con respecto a la herradura completa, sin menospreciar la menor cantidad de peso añadido al herraje.

   En la fotografía podemos ver el modelo mas conocido de estos elementos, conocidos como TRIS. En la web de Eki Herrajes se anuncian a la venta a un precio medio de 8 euros, en tanto la herradura completa se vende a un precio medio de 13 euros. Aun añadiendo el coste de la herradura de hierro, la diferencia de dinero es considerable.

 

 

   Una imagen vale mas que mil palabras. En esta, podemos ver la fijación del TRIS en una herradura de hierro. En la zona de las lumbres se unen mediante los propios clavos del herraje, que pueden ser clavos normales o clavos de cabeza plana. En la zona posterior, se fijan con un remache metálico. Las combinaciones y posibilidades son muchas. Se puede hacer coincidir las claveras de la pieza de aluminio con las claveras de la herradura de hierro. En la zona posterior, se puede extraer una oreja o pestaña lateral a la altura de una clavera para aprovechar el clavo del herraje.

   El sistema de herraje es bien sencillo. Se prepara el casco normalmente y se fija el inserto o la herradura rock and roll con los remaches. A continuación se clava el conjunto como si de una herradura normal se tratase. Las herraduras admiten todo tipo de modificaciones, pestañas, barra o huevo, y añadidos como plantillas, siliconas etc.

   Si en lugar del TRIS utilizamos una herradura rock and roll completa, basta con hacer coincidir las claveras con un sencillo método. Una vez fijadas ambas herraduras con un remache, se agujerea el aluminio con una broca fina a través de las contraclaveras de la herradura de hierro. Basta hacer coincidir la estampa con estos agujeros para que al golpear, el aluminio se introduzca en la clavera de hierro y el conjunto quede firmemente sujeto por los clavos. En la práctica es mas cómodo hacer una muesca en el aluminio con la amoladora para dejar descubiertas las dos claveras centrales.

   Los insertos o Tris se comercializan en las mismas tallas que la herradura rock and roll completa. Elegiremos la talla que mejor se adapte a la herradura de hierro que hemos preparado, teniendo como prioridad que haya un buen escalón entre el aluminio y el hierro. Este escalón es lo que permite que la herradura bascule fácilmente hacia los lados. En caso de duda, se opta siempre por una talla menor. En las fotos que ilustran el articulo, utilizamos un TRIS talla 1 en una herradura Mustad talla 0.

   Puede suceder que debido a la forma que hemos tenido que dar a la herradura de hierro, el inserto no llegue a apoyar solidamente en la misma. No hay que olvidar que el inserto es aluminio y el peso del caballo pueden deformarlo si tiene poco apoyo en el hierro. Para lograr este apoyo cuando no coinciden o para reforzarlo en caso de tratarse de una talla grande, se extraen las orejas que se consideren suficientes en la herradura de hierro, tal como vemos en la fotografía.

  Los insertos de aluminio vienen con cuatro agujeros roscados y sus correspondientes tornillos tirafondos. Se puede intentar hacer coincidir las orejas con estos agujeros roscados para fijarlos con tornillos en vez de remaches, pero en la practica es dificultoso y no ofrece ninguna ventaja sobre el fijado con remaches.

 Resumiendo, se trata de un sistema que aúna sencillez y facilidad con eficacia. Evita o contrarresta las dificultades propias del herraje con herradura rock and roll.

  -Coste de las herraduras. Como hemos visto, el herraje con insertos TRIS supone un ahorro cercano al 50% sobre el herraje con la herradura rock and roll completa. Evidentemente, si queremos utilizar una herradura completa, el coste se ve incrementado.

   -Dificultad. Para un herrador avezado a herrar caballos forjando las herraduras en caliente, no debe de suponer dificultad alguna. No es necesario cortar la herradura ni desbastar tanto material.

  -La calidad del trabajo y el acabado aumentan notablemente. No quedan bordes cortantes, el herraje conserva la simetría natural necesaria en el casco, las pestañas en la herradura de hierro son mas fuertes y efectivas y el clavado es mucho mas seguro y eficaz.

   -El casco acepta el herraje de igual modo que acepta un herraje de hierro clavado con clavos. A tal fin, la única diferencia con respecto al herraje normal es un aumento de peso de unos 180 gramos. Si en lugar de herraduras de hierro comerciales de 8 mm empleamos pletina de 6 mm, la duración del herraje será la misma y el peso es incluso menor que con un herraje de 8mm.

 

 Es un sistema que permite combinar cualquier tipo de herradura o de herraje. Se puede emplear con herraduras de huevo, de barra recta, corazón, etc. Incluso con herraje de banana. En la fotografia podemos ver una de sus aplicaciones mas interesantes sobre herraduras de barra recta y de huevo.

  La práctica diaria nos hace ver que el casco alargado y estrecho de los caballos españoles y sus cruces no son los mas indicados para las herraduras rock and roll. Esto se debe a que si recortamos la herradura a la forma del casco de mula de estos caballos, o bien no queda espacio para las claveras o bien desaparece el efecto escalón característico de estas herraduras. Si el casco es alargado, tendremos que emplear una herradura de talla grande para que sea lo suficientemente larga, con lo que a su vez es demasiado ancha. Y si queremos mantener el escalón lateral, la rock and roll se nos queda corta por detrás.

   La modificación que proponemos combina muy bien con herraduras de huevo o de barra recta de la casa Double S, al tratarse de herraduras planas de 6 mm de grosor. En el caso de las herraduras abiertas, existe la opción de las herraduras Mustad para trotones, también de 6 mm de grueso. Una de estas herraduras mas el peso del inserto, aun es menor que una herradura de 8 mm de la misma talla.

  Otra herramienta mas en nuestro cajón de herrador que nos sacará de mas de un apuro a la hora de colocar herraduras rock and roll en cascos problemáticos, y también nos servirá de acicate a la hora de recomendar unas herraduras tan beneficiosas como son las herraduras rock and roll. Abre un gran campo de posibilidades en el herraje terapéutico sin mas límite que la imaginación del herrador. Por nuestra parte, esperamos poder ofrecer varios casos de aplicación práctica de este sistema Rock and Roll modificada Agüeros-FarrierGabino.

——

-Caso práctico. Rock and roll modificada y herradura napoleónica.

 

 

   Presentamos un interesante caso de aplicación práctica de nuestro sistema. Se trata de un caballo infosado crónico que regresa del prado de descanso con los cascos estropeados. La infosura, aunque ha remitido hasta un grado mínimo, apenas unos tres grados de rotación, sigue presente y hace recomendable un herraje muy especifico. Se hace necesario proteger la palma, muy delgada y con proximidad de la punta del hueso tejuelo, y favorecer la mecánica del movimiento.

  Visto por su cara palmar, se hace evidente la dificultad del herraje. El casco está muy estropeado, con separación de la línea blanca y desaparición de la muralla en varios sitios. Apenas se puede igualar con la escofina, pues en la punta de la ranilla, la palma cede a la presión del dedo. Se hace muy difícil colocar una herradura rock and roll tradicional en este casco. Seria necesario proceder a una reconstrucción complicada y costosa con algún tipo de acrílico Vettec o Equilox antes de pretender apoyar una herradura tan plana como la rock and roll tradicional. Es probable que en algunos puntos cargase demasiado peso y en otros quedase totalmente flotando.

 

 

   Por otra parte, nos encontramos con el problema de que el borde del casco no es regular, es decir, no tiene una buena forma. La mayoría de los casos en que el caballo necesita un herraje especial, no tienen los cascos bonitos. Si como en la fotografía, recortamos la herradura rock and roll siguiendo el borde del casco, nos encontraremos con un resultado final poco estético. Y es duro que un herraje tan costoso como este no ofrezca un resultado agradable a la vista.

 

 

   Vista lateral. El casco está desgastado y con los bordes deteriorados. Se nota que tiene poca masa y que el hueso tejuelo tiene que estar muy cerca del suelo. Ya seria poco casco en el caso de que el caballo estuviese sano, máxime cuando padece una infosura crónica. En la lumbre se aprecia claramente la dirección del casco que crece nuevo. Es recomendable que todo el casco viejo y aberrante no cargue peso, a fin de que el nuevo casco crezca lo mas parejo posible con el hueso tejuelo. No podemos eliminar toda esa muralla de la lumbre debido a la poca masa del casco. Por eso nos viene tan bien la elección de una herradura napoleónica, que al estar abierta por delante impide que el casco muerto cargue peso.

 

   De acuerdo a la técnica descrita mas arriba, he aquí el resultado final. Forjamos unas herraduras napoleónicas a partir de una herradura comercial de pie, tal y como hemos visto en muchas ocasiones en mi muro del Facebook. A continuación centramos el inserto rock and roll y lo fijamos con dos remaches de aluminio. Clavamos la herradura normalmente al casco.

  Después de haber tomado la fotografia, llenamos todo el hueco de una silicona blanda. Este sistema nos asegura un mínimo de 8 mm de silicona en toda la palma y 18 mm de protección encima de la ranilla. La diferencia cosmética con relación a la anterior herradura rock and roll es evidente. Este es un herraje mucho mas agradable a la vista.

 

 

   Tapamos los desperfectos de la muralla con Keratex hoof  Putty bien caliente, para facilitar la adhesión del producto. La resina Keratex se adhiere bastante bien al casco y no necesita abrir colas de milano para que se mantenga bien pegado durante seis o siete semanas. Libera fenoles que evitan la proliferación de bacterias anaerobias, por lo que es el método de elección en pequeñas reparaciones que no son funcionales, es decir, que no cargarán peso.

   Como indiscutible ventaja sobre el sistema tradicional de colocar herraduras rock and roll, apreciamos que el borde cortante de la herradura ha desaparecido a pesar del descanso generoso que se ha dado en las cuartas partes. También vemos como la herradura napoleónica sobrepasa los talones proporcionando apoyo.

   El caballo se encuentra cómodo y disfrutando de las virtudes de un herraje rock and roll con silicona. El propietario está contento. De una parte ve un herraje mucho mas estético y de otra, se ha ahorrado un 30% del coste del herraje. Nosotros estamos mas contentos aun. El herraje ha sido mas sencillo y agradable de hacer. No cabe duda de que emplearemos este sistema muchas mas veces, probablemente cada vez que sea necesaria una rock and roll. Son muchas las enfermedades y lesiones que se pueden beneficiar enormemente de este tipo de herraje y esta nueva herramienta en nuestra caja nos abre un importante campo de posibilidades.

   Caso práctico. Herradura rock and roll modificada para caballo con artrosis y núcleo secundario de osificación en los cartílagos laterales del tejuelo.

   Un interesante caso el de esta joven yegua, afectada de un núcleo de osificación secundario y artritis degenerativa en las articulaciones del dedo en ambas manos. Se estaba herrando desde hace dos años con herradura de banana con buen éxito, pero en las ultimas semanas comenzó a marcar al trote en los círculos cerrados. Como sabemos, la herradura de banana ofrece un magnifico rolling que beneficia enormemente los movimientos hacia adelante, pero en los giros laterales se comporta como una herradura normal, es decir, no acorta el brazo de palanca lateral.

  En estos casos de cojeras en círculos cerrados, las herraduras rock and roll se han demostrado insuperables. En la fotografía podemos observar el magnifico rolling lateral y frontal, además del clavado sólido que solo una herradura estampada tradicional puede conseguir con un buen clavo. A su vez, no hay problema con el canto de la herradura. En vez del canto cortante de la herradura rock and roll tradicional, ahora hay un canto de herradura de 8 mm.

 

 

   El inserto Tris Rock and Roll queda sujeto a la herradura de hierro con dos remaches de aluminio en los talones y por los clavos de las lumbres. Debido al pequeño tamaño del casco tan solo utilizamos cuatro clavos. Pero aun quedan otras dos claveras en cada lado por si es necesario implantar mas clavos.

  Todo el hueco entre la herradura y el casco se llena de silicona blanda. Este tipo de herraje nos asegura un mínimo de 8 mm de silicona en la palma, tan beneficiosa para casos de osteítis del borde del tejuelo.

——–

Caso práctico.Herradura rock and roll modificada y banana para caballo con síndrome mano alta-mano baja.

   A continuación mostramos otro ejemplo de aplicación de la herradura rock and roll, en este caso, con la herradura completa y forma de banana. Este caso en concreto es quien nos inspiró este tipo de aplicación, al tratarse de un caso muy complicado. Brevemente, recordaremos que se trata de un caballo con el síndrome mano alta- mano baja, al que llevamos herrando ocho años. Su mano izquierda está totalmente hundida de talones, en tanto que la derecha, presenta atrofia y topinismo. A pesar de todos los herrajes que hemos intentado, el caballo se encuentra cómodo únicamente con la herradura rock and roll, con algún raro episodio de malestar cuando se descuida el periodo entre herrajes o trabaja en terrenos muy duros como asfalto.

   De la experiencia con este caballo hemos colegido que su mayor problema radica en los giros en que el movimiento de torsión producido en el dedo, tracciona los ligamentos colaterales de las articulaciones del dedo. De ahi que el caballo, no encontrándose cómodo con una herradura de banana normal, lo haga con una herradura rock and roll, precisamente por la facilidad de la herradura rock and roll para girar sobre si misma.

   En el inicio del articulo comentábamos las dificultades sobrevenidas a la hora de colocar herraduras rock and roll. En la foto podemos ver la mano derecha, la atrofiada y topina. Cuando cortamos la herradura rock and roll a la medida del casco en tanto dejamos el inserto centrado sobre la ranilla, nos encontramos que el resultado es irregular, sin simetría. Si usamos una herradura grande en la mano aplastada para que el inserto sea lo suficientemente largo, nos encontramos después en la mano topina que lateralmente pierde el escalón, que es el meollo de la herradura rock and roll. Y no se puede colocar una herradura de cada numero !!Por otra parte, el clavado en la zona plana es dificultoso e inestable, al no llevar clavera, lo que nos obliga a sacar claveras en la lumbre de la herradura,

 

 

   En la foto vemos la mano izquierda, la aplastada. Evidentemente han transcurrido siete semanas desde el herraje y el casco ha crecido. Debido a que se corta la herradura muy ajustada y sin descanso para evitar el borde filoso y cortante, el casco pierde muy pronto el soporte sobre la herradura, ejerciendo cargas y presiones anómalas sobre la ranilla y los bulbos.

 

   Hemos herrado al caballo aprovechando las mismas herraduras rock and roll, pero sobre una herradura de acero de dos pestañas con forma de banana. La base mecánica del herraje no ha cambiado en absoluto, pero si la forma. De una parte, no hay borde filoso y cortante. El clavado es sólido, las pestañas de un tamaño mas funcional y hemos podido colocar un espesor de silicona sobre la palma de 8 mm de espesor.

 

 

   Así ha quedado la mano izquierda. Vemos como la herradura de hierro sobresale de la rock and roll de aluminio. Es el descanso que tiene ahora el herraje en las cuartas partes y talones, y que antes no tenia.

   El procedimiento de fabricar este herraje no es difícil. Se forja y prepara la herradura de hierro de banana normalmente. También se da la forma de banana a la herradura de rock and roll. Como ambas se incurvan con el mismo molde, ajustan perfectamente.

   En los talones, perforamos sendos agujeros y fijamos el conjunto con los remaches. A continuación, con una barrena muy fina, la de 2'5 mm de los remaches de cobre utilizados para las tapas, perforamos las claveras de la herradura de hierro hasta traspasar la de aluminio. Esto sirve para saber donde irán las claveras y para "romper" el aluminio.

  A continuación calentamos ligeramente el conjunto y con la estampa marcamos las claveras. Al estar ya roto el aluminio, la estampa empuja el aluminio hasta el fondo de la clavera de hierro. Si se hace con una barrena mas gruesa, no queda aluminio para empujar en el fondo de la clavera, De ahí la importancia de utilizar la broca pequeña.

 

  La mano derecha, la topina. Vemos como ahora hay simetría en el herraje y a pesar de estar la herradura usada, el aspecto es mucho mas agradable a la vista.

   Hemos utilizado clavos Concave en toda la herradura. Ahora hay una clavera profunda en la zona plana de la herradura, por lo que se puede clavar con el tipo de clavo que utilicemos normalmente. A continuación colocamos la silicona entre la herradura y el casco.

  La diferencia y la comodidad en el herraje son notorias. Este es uno de esos casos en que el aspecto final  del herraje no iba muy de acuerdo con el precio resultante de emplear herraduras y materiales costosos. El resultado nos ha gustado mucho, a pesar de que la herradura usada no ofrece la misma fotografía que una herradura nueva y brillante.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies