Sindrome de talones desgarrados

hpim6090

Existe una patologia muy frecuente en caballos, pero que a menudo pasa desapercibida. Se la conoce como "Síndrome de los talones desgarrados", y es la explicación a numerosos problemas y trastornos que se presentan en el casco del caballo.

Sabemos que el casco esta abierto por detrás, replegándose los talones sobre si mismos formando un pliegue conocido como barras. Los bulbos o pulpejos de los talones, forman la terminación del pie, junto con la ranilla.

Los dos bulbos o pulpejos, estan unidos entre sí por un órgano llamado almohadilla plantar, o cojinete digital, de naturaleza fibroelástica y adiposa, es decir, esta formada por una mezcla de tejido conectivo y grasa. Esta estructura se ve muy poco irrigada por vasos sanguineos y tampoco  es muy sensible, por carecer de inervación sensitiva aguda. Las fibras se entrecruzan entre sí ,formando un puente entre los talones,que impide su movimiento unilateral.Solo permite que los talones se ensanchen al recibir el peso, pero lo hacen de forma sincronizada.

Por encima de la almohadilla plantar, se encuentra el corion de la ranilla, o capa de celulas germinativas que dan origen a la ranilla. Encima de una almohadilla plantar sana, crece una ranilla sana y regular, en la que la escotadura o laguna central apenas es un pequeño relieve marcado en el cuerpo de la ranilla.

 desg1

 

Cuando un caballo sufre un desequilibrio medio-lateral, es decir, una parte del casco esta mas alta que la otra, ésta parte mas alta contacta con el suelo unas décimas de segundo antes que la otra mitad, lo que origina un movimiento de cizalla en el puente fibroso que forma la almohadilla plantar. Muchos trancos a lo largo del tiempo, provocan en la almohadilla plantar el efecto de cizallamiento parecido a cuando tomamos un alambre y lo doblamos alternativamente hacia un lado y otro,hasta que acaba por romperse. 

La mayoria de lo caballos con desequilibrio lateromedial suelen tener el talón externo mas alto que el interno,fenómeno producido casi siempre por un aplomado incorrecto. Esto provoca que el casco adquiera una conformación muy común, en la que parecen estar dirigidos hacia fuera, simulando un caso de caballos izquierdos, cuando en realidad no es mas que una deformación de la cápsula del casco que les empuja hacia fuera. La pared externa del casco se desparrama, mientras que la pared interna, agobiada por la presion, se vuelve recta y atrofiada, haciendo que el animal entre en un circulo vicioso mas peso=mas atrofia=mas peso del que nunca podra salir por sus propios medios, sin ayuda de un herrador cualificado.

Los síntomas de los talones desgarrados son muy claros. Al levantar el miembro notamos que los bulbos de los talones no están a la misma altura.Podriamos tomar los talones entre las manos y moverlos independientemente uno del otro,abrirlos y cerrarlos.Vemos que frecuentemente,la escotadura central de la ranilla se halla hundida,formando una hendidura o surco muy profundo,entre cuyos pliegues, no es difícil ver aparecer un pus blanquecino o un liquido negro maloliente, señal segura de una infección (ver ranillas podridas y recalentadas). Muchas veces, en casos mas graves, la hendidura avanza hacia el menudillo, llegando a interesar a la piel del pliegue de la cuartilla, confundiéndose a veces con arestines.

hpim3730 

 

Estos pies con los talones desgarrados,siempre son pies doloridos,a causa de la inflamación y de la propia lesión.Aunque no lo veamos desde fuera, en el interior de la almohadilla plantar hay una herida crónica, que exacerba los dolores del animal en cada paso que da… Si se mueven los bulbos con las manos, el caballo reacciona al dolor retirando el pie con rapidez. Ademas, el pie siempre está caliente, y en la mayoria de los casos, el menudillo esta inflamado y dolorido.

Al no permitir la inflamación interna que el casco se irrigue correctamente y se nutra del aporte sanguineo, el casco crece de forma muy precaria, originando una tapa de poca calidad, una palma quebradiza y que no protege las estructuras subyacentes. La ranilla, privada de su soporte interno y de su caudal sanguineo, produce un tejido corneo deleznable, que se deshilacha y es asiento frecuente de infecciones y hongos que la destruyen.

Los talones, al no poder ejercer su función de soporte a causa de la falta de unión producida por el tejido conectivo desgarrado, se hunden y se remeten, dando lugar al cuadro conocido como "Talones huidizos o remetidos".
El resto de la tapa, al estar formada por materia córnea de baja calidad y no estar sujeta por detrás, sufre esfuerzos mecánicos anómalos en su superficie,ocasionando grietas y cuartos.

Podemos afirmar,que este síndrome de talones desgarrados es la causa antecedente de la gran mayoria de los desordenes que puede sufrir un pie, entre los cuales podemos citar:

-Talones huidizos o remetidos.

-Ranilla atrofiada e infectada.

-Deformaciones de la cápsula del casco con todas las consecuencias fisiológicas y biomecánicas que ello representa.

-Cuartos en el casco y la mayoría de las razas o cuartos en lumbres.

-Algunas formas de podovellitis o cancer de pie podrian estar relacionadas con la inflamación crónica del tejido subyacente a la ranilla.

-Cascos doloridos y sensibles,con las consabidas consecuencias de estos: bajo rendimiento,posturas antidolorosas que provocan hiperdesarrollos y atrofias musculares,problemas de dorso y síndromes de “tener el motor en el lado equivocado”

-Irritabilidad y rebeldia en el caballo a causa de dolores crónicos. 

-En yeguas, los trastornos de la fertilidad producidos por las prostaglandinas derivadas de las inflamaciones crónicas.

El síndrome de los talones desgarrados no tiene una curación rápida.Al igual que todos los problemas que no se muestran sino al cabo de un tiempo de haberse dado las circunstancias que lo desencadenaron, este cuadro solamente mejora invirtiendo las circunstancias que lo provocaron.

El origen de este síndrome, ya hemos visto que tiene mucho que ver con el descuido de los cascos descalzos en potros y animales en libertad, y sobre todo en los malos aplomos que se le confieren al animal durante un herrado equivocado y dilatado en el tiempo.

Solamente a fuerza de sucesivos herrados especiales se puede esperar una mejoria, pudiendo tardarse años incluso para recuperar unos talones desgarrados.

El tratamiento consiste en aplomar al caballo de forma correcta y poniendo una atención exquisita en el equilibrio lateromedial, usando para el caso todos los instrumentos que el herrador posee, gramil, escuadra, podogoniómetro, regla graduada y rotulador, dejando a un lado la fiabilidad del “ojo de buen cubero”.Las cosas que se hacen a ojo, asi salen ellas.

Herrando al caballo con una herradura cerrada por detrás, ya sea de barra o de huevo, que impida que los talones se muevan independientes entre sí en el momento del apoyo, pudiendo emplearse todo tipo de almohadillas palmares sintéticas si la gravedad del caso y las necesidades del caballo lo aconsejaran.

 desg3

 

Como todo caballo con un problema crónico, los intervalos entre herrajes deberan ser acortados hasta un plazo no superior a un mes y medio, recomendándose para este tipo de problema que se hierre al caballo todos los meses.

He aquí la explicación a varios de los problemas que podriamos encontrarnos en los pies de nuestro caballo ,y que en realidad no son mas que un efecto de este síndrome.Realmente,poco avanzariamos poniendo Betadine en una ranilla podrida,o reconstruyendo un cuarto con resina si antes no curamos la causa primitiva. La causa primitiva de la mayoria de los problemas y enfermedades del pie es el síndrome de los talones desgarrados,y este a su vez no es mas que el producto de mantener un mal aplomo continuado y un herraje deficiente.

Gabino Fernandez Baquero