Talones contraidos

cvb 

 

 

 

Cuando los talones se ven superados por la carga que han de soportar, se van remetiendo y juntando entre si, llegando a veces a montarse uno sobre otro. Es lo que se conoce como talones sobrepuestos. Los animales afectados, suelen padecer otro tipo de patologías en el pie, relacionadas sobre todo con los cartílagos laterales del tejuelo y la calidad de la ranilla.

Al herrar un caballo con los talones contraídos, se debe de conseguir, además de un aplomado exquisito, una perfecta distribución de las cargas en la región posterior del mismo. Los talones son incapaces de soportar toda la carga, con lo que se debe de reclutar otras zonas del casco, barras y ranilla, para aliviar el sobrepeso.  

En la fotografía, podemos ver el casco posterior de un caballo Gran Premio. Los talones se contraen, especialmente el derecho. Ambos talones están descansando en apenas media herradura, en tanto que la otra mitad esta absurdamente biselada. La ranilla no participa en el apoyo y permanece alejada del suelo.

Dadas las características del caballo, se debiera de abordar el herraje prestando especial atención a la región posterior del casco. A tal efecto, consideramos que la aplicación de una herradura cerrada con una almohadilla plantar que repartiera peso sobre la ranilla y barras, ayudaría en mucho al confort y a la salud de tan valioso animal.