Talones muy largos y cuarto

7igl1 

 

   La mayoría de los cuartos son producidos por problemas puramente mecánicos y como tal han de resolverse. El casco del caballo, tenga la conformación o calidad que tenga, no es capaz de soportar las presiones y se colapsa rompiéndose el rodete coronario. A partir de la rotura, el casco continua creciendo en dos mitades, separadas por una grieta vertical que desciende desde el rodete coronario. A partir de este hecho, las circunstancias pueden cambiar mucho de un casco a otro, dependiendo de la calidad de la materia córnea, de la forma del casco o del trabajo que realice el animal.

 

   A medida que el cuarto desciende, el casco se debilita, llegando las dos mitades del casco a moverse independientemente entre si. Los bordes del cuarto pellizcan el tejido vivo, necrosándolo y provocando dolor y cojera. También son una puerta de entrada para infecciones de bacterias y hongos, que complican aun mas la situación.

 

   Esto es lo que le ha ocurrido a esta yegua de paseo. Un programa de herrajes poco adecuado determinó un casco excesivamente largo y alto. El desequilibrio provocado en el aplomado produjo un recargamiento de las paredes mediales del casco, que cuando no pudieron resistir mas peso se rompieron. El cuarto se infectó y la infección bacteriana ocasiona una supuración por el rodete coronario. La yegua, muy coja y dolorida, apenas puede apoyarse en el suelo.

 

 7igl2

 

 

   En la mano izquierda también presenta un cuarto importante y que le produce gran dolor. Con todo, al ser mas grave el cuarto de la mano derecha, se ve obligada a apoyarse en esta última. En la corona se aprecia que ha estado supurando intermitentemente en las ultima semanas .El herraje de esta yegua es un herraje de los llamados de fortuna, es decir, sumamente básico, encaminado a colocarle unas herraduras de manera que no las pierda en las próximas ocho semanas, pero sin tener en cuenta ni la morfología del casco ni el proceso degenerativo que sufre. Desgraciadamente, son miles los herrajes de fortuna que se realizan diariamente en España. Los caballos se hierran de manera precaria. Muchos aguantan los herrajes, otros no. Entonces llegan los problemas, el veterinario y los herrajes complicados.

 

7igl4 

 

   A simple vista, para el profano puede parecer un herraje sin mayores inconveniencias, pero es al levantar la mano cuando se percibe con claridad el deplorable estado del miembro de la yegua y la poca calidad del herraje que se le ha venido aplicando. A la vista de la fotografía, baste decir que la línea vertical que determina el eje del remo, debe de dividir el casco en dos partes completamente simétricas.

 

   La línea superior nos muestra un talón mucho mas alto que otro. La diferencia es muy marcada, de casi dos centímetros. Esto hace que este talón apoye mucho antes en el suelo, determinando una pisada torcida.

 

   La línea inferior muestra que este mismo talón esta sobreelevado con respecto al otro, casi dos o tres centímetros. El desequilibrio del casco es evidente y tiene consecuencias nefastas para la salud del pie y del caballo.¿Que ocurre exactamente en este pie? Pues que la mitad interna del pie esta soportando mucho peso y un efecto martillazo producido por el pisar torcido. El casco, que es flexible trata de adaptarse a estas fuerzas sobreelevándose. No es suficiente, pues el herrador recorta de manera equivocada en cada herraje y agrava aun mas el desequilibrio. El talón, que no puede soportar el peso se va inclinando hacia adentro, apoyándose en el otro talón y va camino de sobreponerse o montar por encima del mismo. Con todo, la calidad de la materia cornea es excelente y las paredes del casco, gruesas y duras, ayudan a soportar el peso. Pero cuando ya no puede mas, el rodete coronario se rompe, presionado por los cartílagos laterales del hueso tejuelo. Este es el origen de este y de la mayoría de los cuartos.

 

7igl5 

 

 

  En la fotografía, ya hemos rebajado los cascos de las manos de la yegua, eliminando una gran cantidad de materia cornea muerta. La superficie de apoyo ya es perpendicular al eje del remo, gracias a la inestimable ayuda del gramil o escuadra de herrador. Con esta acción nos aseguramos de que las apófisis del tejuelo están a escuadra con el eje del remo y por tanto las articulaciones son congruentes entre si, es decir, que encajan perfectamente sin que una parte de la articulación reciba mas peso que otra.

 

   El talón interno esta aun sobreelevado y es necesario que descienda. Ahí es donde radica la importancia del herraje en el tratamiento de este caballo. Sin la ayuda del herraje este caballo jamás se podría recuperar de sus problemas.

 7igl7

 

   Vista lateral. La línea roja indica la posición ideal donde debiera estar el rodete coronario y ahí debe de descender. Todo el casco situado por encima de la línea roja es casco que se ha sobreelevado comprimiendo los cartílagos alares del hueso y el rodete coronario. Mientras que ese rodete no descienda, el casco no podrá curarse y producir tejido corneo integro.

 7igl8

 

  Como se consigue este descenso? Falseando el apoyo en el talón sobreelevado. Para ello, es necesario que el peso que corresponde a esta parte del casco se reparta a través de otras estructuras, como son el otro talón, las barras y la ranilla. En caso de falsear solamente el talón cuarteado, este descendería hasta tocar el suelo, ocasionando que el caballo pisase torcido. Al dar soporte a la ranilla y las barras, mediante herradura de huevo y almohadilla de impresión dental, el talón cuarteado no puede descender y el pie permanece estabilizado.

 7igl9

 

   Nuestro sistema de herraje se ha demostrado altamente eficiente, a la par que resulta  fácil de realizar, todo ello a un coste relativamente bajo. En la fotografía se puede observar el falseo existente entre la plantilla y la herradura. El talón toca de la almohadilla de silicona, pero sin cargar peso.

 7igl10

   Una herradura de huevo de acero con una plantilla semirrigida suele ser suficiente para dar apoyo a las barras y la ranilla. En la mayoría de los casos no consideramos necesario un apoyo mas rígido, tal y como lo daría una herradura de corazón. La delgadez de la herradura, apenas seis mm, permite que en la pisada la plantilla cargue peso sin producir las posibles presiones originadas por una herradura de corazón.         Tampoco debemos de olvidar que se trata de un animal cojo, que no puede trabajar y que su vida ha de transcurrir en la blanda cama del box o el paddock donde se recuperará de su problema.

 

 7igl11

 

   Hemos resuelto el problema mecánico que dio origen al cuarto y el casco tiene ahora oportunidad de recuperarse, pero las secuelas siguen afectando al mismo. La infección y el dolor siguen presentes. Para evitar que los bordes del casco pellizquen el tejido vivo del interior del pie, y posibilitar la evacuación del pus y la infección, se desbrida el cuarto con la ayuda de la legra de anillo y si procede, de la tenaza de filos curvos. En mi experiencia  no me he encontrado un cuarto en el que fuese necesaria la intervención con la fresadora Dremel. Creo que la legra de anillo permite mucho mas control de la zona a operar que la fresa eléctrica.

 7igl12

  En este caso el cuarto aun no ha llegado al borde solar del casco. La porción de casco sano que queda por debajo del cuarto, hace la misión de abrazadera que ciñe por debajo a las dos mitades del casco. De otro modo, las secuelas y la cojera serian mas acusadas. Ya que el casco no sufre una fuerte desestabilizacion, como seria el caso de que el cuarto llegase hasta abajo, y dado que el fondo de los cuartos alberga restos de infección, optamos por no colocar la venda de resina VetCast.

 

   La cura local consiste en un apósito de gasa con mezcla de azúcar y povidona yodada (Sugardine), manteniendo el vendaje y renovando la cura todas las semanas. El sugardine elimina la infección y cornifica el fondo de los cuartos. El caballo permanecerá en un pequeño paddock y en un plazo de seis semanas, si todo va bien, pasaremos a herrarle de nuevo.

 

 7iglesias1

 Ocho semanas después de la operación, el rodete coronario ha descendido, permitiendo que el nuevo casco crezca integro

 

 7iglesias2

 

 

 

 

El cuarto de la mano derecha también se ha recuperado por completo y el aplomado del caballo es mucho mas funcional 

 7iglesias3

   La zona situada por detrás de los cuartos ha sido falseada en ambas manos, a fin de evitar que carguen peso y se pueda volver a reproducir el cuarto en tanto no crezca un nuevo casco. Para el herraje, escogemos una herradura de dos pestañas, con rolling en las lumbres y un puente entre las cuartas partes. La ranilla es de buena calidad y permite reclutarla para sostener parte del peso. El puente apoya en la ranilla y transmite a la misma y al otro talón el peso correspondiente a la cuarta parte y talón afectados por el cuarto.

 

   El caballo retomó su trabajo con normalidad.