Talones sobrepuestos

 sobrepuesto

 

   El casco del caballo, es decir, el estuche córneo que envuelve el interior del pie es un órgano elástico, no rígido. Su conformación y su estructura le permiten adaptarse a la dirección y a la intensidad de las cargas que recibe. Esta cualidad le permite soportar presiones y tensiones que, de estar hecho de otra materia, no podría soportar.

 

   Pero cuando las presiones superiores al límite natural del casco, este busca adaptarse y acomodarse a las mismas, antes que romperse. Así, se producen extensiones y deformaciones características que eliminamos en el proceso del herrado. Otras deformaciones, por el contrario, necesitan de tratamiento ortopédico muy complejo y con expectativas conservadoras o a largo plazo.

 

   Un ejemplo muy común de este tipo de deformaciones, son los talones sobrepuestos. En la fotografía de hoy presentamos un caballo PRE que valoramos hace pocos días. Debido a su  conformación izquierda y a un deficiente programa de herraje, el talón medial ha tratado de evitar el recargamiento remetiéndose hacia adentro. Hoy día, el roce y la presión entre los dos bulbos, origina dolor y cojera. El tratamiento ortopédico, encaminado a proporcionar confort y calidad de vida al animal, será largo y costoso.