Topino y subluxación articular

 

 

  Hace varios días atendimos una consulta acerca de un potro cuarto de milla, de 4 años de edad, para valorar la posibilidad de herrarle, debido a que los cascos se le estaban volviendo topinos y parecía quejarse durante el trabajo. Aprovechando una visita a otro caballo en el mismo centro, revisamos al caballo, descubriendo que sus defensas no eran sino la punta de iceberg de un serio cuadro patológico.

 

   De hecho, la primera recomendación fue la de consultar a su veterinario habitual. No era este un simple trabajo de herraje. Para emprender alguna acción de provecho con el potro se hacia necesaria una colaboración estrecha entre su veterinario, el cuidador y el herrador. Cualquier acción por parte de uno  sin contar con los demás, está irremisiblemente abocada al fracaso. Porque el potro no tiene un problema en sus cascos, tiene un problema, y grave, en todo su conjunto. Por tanto, hay que tratarle en conjunto.

 

   En la foto de portada ya podemos ver que las cosas no están yendo bien en esos pies. A pesar de que la foto es bidimensional y no reproduce todas las deformaciones, ya se adivinan una serie de problemas que ponen en grave peligro el futuro del potro.

 

 

   El potro presenta unos cascos muy altos de talones, especialmente en su mano derecha, que apunta todas las posibilidades de un cuadro de club foot con el hueso tejuelo rotado. Además, el potro acusa los siguientes problemas.

 

   -Estado de carnes en grado de obesidad.

  

   -Mala conducta, desconfiado y no se deja acercar. El jinete refiere que se defiende constantemente en el trabajo.

 

   -Coronas inflamadas y sensibles a la presión del dedo.

 

   -Deformación del rodete coronario a la altura de los ligamentos colaterales.

  

   -En la mano derecha es evidente la tensión en los tendones extensores lateral y común.

 

 

   La mano izquierda, aunque no tan afectada, si que deja ver el típico abultamiento de la corona en las lumbres y  la sobre elevación del rodete coronario en las cuartas partes, que avisan de una posible rotación del hueso tejuelo. Al rotar el tejuelo, con la apófisis extensora empuja el rodete hacia adelante en las lumbres, en tanto que las apófisis basilares empujan a los cartílagos laterales y al rodete coronario hacia arriba.

 

   Este cuadro, aunado a la rectitud de sus cuartillas nos hacen pensar que muy probablemente su suela será delgada y con hematomas, producto de que las falanges, muy verticalizadas, inciden en la región anterior de la palma. Así pues, no es de extrañar que el potro se duela al trabajar descalzo.

 

 

   Reunidos con su veterinario, Álvaro Santos, de Guadalajara, se sacaron unas radiografías a las manos para valorar el estado y dirección de las falanges. En la foto podemos ver la radiografía de la mano izquierda. Presenta un buen estado de los huesos, con las articulaciones bien congruentes, es decir, ajustadas por igual y con idéntico espacio articular entre los huesos. En la inserción de los ligamentos colaterales se observa un pequeño principio de remodelación ósea (sobremano).Llama la atención la poca distancia que hay entre la punta del tejuelo y el suelo de la palma.

 

 

   La radiografía de la mano derecha ya arroja otro tipo de información. De una parte se ve el conjunto de las falanges del dedo completamente verticalizadas, incidiendo totalmente de punta y paralelas a la caña. En esta posición el hueso tejuelo recibe toda su carga en la punta, que además de comprimir y herir al corion de la palma ya acusa el exceso de presión y se está curvando y remodelando.

 

   Pero lo que mas nos llama la atención es la subluxación de la articulación interfalangiana proximal, es decir, la del hueso cuartilla con el hueso corona, que se ve desplazada hacia adelante. Desde esta posición provoca incongruencia o mal ajuste en su articulación y el la articulación del hueso corona con el hueso tejuelo.

 

   Como podemos ver en la foto, el hueso corona, por su parte anterior, comprime al hueso tejuelo, de tal manera que afecta al cartílago de la articulación, provocando su destrucción y gran dolor. Se puede ver como el espacio articular, el espacio entre ambos huesos, disminuye hacia delante. Este es sin duda el mayor de los problemas del potro.

 

   Diagnóstico veterinario; Cuadro de club foot con subluxación de la interfalangiana proximal, Verticalizacin del eje de las falanges y posible retracción del músculo y tendón flexor profundo.´Se consensua que el potro sufre una retracción muscular debida probablemente a una dieta muy rica en hidratos de carbono (pienso y avena en rama),que agrava una predisposición morfológica a la rectitud de cuartillas. El trabajo y en general el mal manejo del problema agravan el cuadro, el dolor aumenta y las defensas que el potro opone al dolor crónico se traducen en insumisión e inquietud.

 

   Nuestra principal preocupación es la subluxacion articular. Es probable que con la dieta, reposo e antiinflamatorios las coronas puedan desinflamarse, pero si no se pone fin a la subluxación, o peor aun, ésta sigue adelante, el futuro del potro esta severamente comprometido, no tardando en presentarse destrucción del cartílago y cojera permanente.

 

 

 

 

   Planteamos un programa rehabilitador para el potro. De una parte, se le confina en reposo absoluto durante un ciclo de herraje (seis semanas) con antinflamatorios y duchas frías en las manos. Dieta estricta a base de heno y de un pienso alto en fibra de alta digestibilidad y bajo en  hidratos de carbono. Transcurridas seis semanas y coincidiendo con el segundo ciclo de herraje se valorará el estado del caballo y si lo permite se iniciara un programa de entrenamiento suave. Seis semanas mas tarde, y cuando se le vuelva a herrar, se realizaran nuevas radiografías  y se valorará el grado de recuperación de la subluxación, circunstancia esta que decidirá el futuro del potro y sus posibilidades deportivas.

 

 

 

   El herraje consistira en una herradura de banana hecha a partir de una herradura de aluminio de barra compensada  Colleoni.Se elige este tipo de herradura porque el potro presenta en las manos diferente altura de los talones y putrefaccion en las ranillas.

 

 

   Y con este herraje dejamos al potro a la espera de que transcurran seis semanas.Esperemos que haya suerte y pueda superar sus problemas.

 

————————————

  

Seis semanas después volvemos a herrar al potro.Ha mejorado mucho la forma general del casco,produciendo una palma mas sólida.La corona se ha desinflamando y ya no tiene respuesta dolorosa a la presión con el dedo y han desaparecido las deformaciones.Como el casco es de mejor calidad y no necesitamos colocarle una herradura de barra,pues le hemos puesto ya la herradura de banana en hierro.

   El potro empezará con un trabajo ligero en pista,a la espera del próximo herraje.En un plazo aproximado de seis semanas,el veterinario repetirá las radiografias para valorar la recuperación del potro y poder decidir sobre su futuro.

 

—————–

Ocho semanas mas tarde volvemos a herrar al potro,previa revisión radiográfica por parte del veterinario.El potro se presenta al herraje muy largo de cascos,pero estos ya presentan otra conformación muy distinta al primer dia.

En la extremidad anterior derecha observamos que se ha reducido bastante la subluxación en la articulacion de la cuartilla y el hueso corona.Todo el miembro ha adoptado una posicion parecida como si tuviera el eje casco cuartilla roto hacia atrás.

En la mano izquierda,podemos ver mas o menos lo mismo.El potro ha basculado su dedo hacia atrás y el hueso tejuelo no incide tan de punta en la palma,que era lo que le producia el dolor.

 

La forma general del casco ha cambiado mucho en relación al dia que le conocimos.El herraje de banana,junto al cambio de alimentación y el manejo sujeto a cierto orden,han obrado maravillas en el potro.Sencillamente,ha pasado de ser un potro cojo y dolorido a tener un futuro razonable.

Tanto el veterinario Alvaro Santos como yo,creemos que en tanto se mantenga herrado correctamente y se mantengan ciertos hábitos sanos de vida,el potro podrá ser completamente funcional para el trabajo.Es cierto que seguirá siendo toda su vida un animal con tendencia a ser alto de talones,pero no lo es menos que cientos de miles de caballos altos de talones y topinos desarrollan una actividad diaria muy satisfactoria.