Trimming foot para caballos estabulados

 p1000324

 

  "Pero como? ¿Que vas a llamar al herrador para tu yegua? ¡ Pero si tiene los cascos muy cortos y muy bonitos!!! ¿Para que  te vas a gastar dinero? Mientras no se los veas largos, no tienes necesidad de cortarle los cascos..Ademas, si la tienes descalza, será para ahorrarte al herrador, ¿no?"

 

  Estas son algunas de las respuestas recibidas cuando los propietarios de caballos que no están herrados comentan a sus compañeros de hípica que va a volver el herrador para recortar o hacer el mantenimiento de los pies de sus caballos. Y es que muy a menudo, se confunden las técnicas para mantener a los caballos descalzos, con el simple hecho de quitarles las herraduras y dejarlos descalzos, esperando que la Naturaleza corrija los fallos producidos por siglos de selección artificial y domesticación.

 

  Alteza es una yegua que vive estabulada en una de tantas hípicas de Madrid. Dispone de un amplio box, comida y agua abundante, pero solamente sale de su box un día a la semana, el día que su dueña descansa y puede ir a visitarla.”No es vida para un caballo”, dirán algunos.”Debiera de disfrutar de libertad y campo para correr”, dirán otros.” Tienen razón, pero la vida es así y con estos bueyes hay que arar. La realidad nos muestra que miles de caballos viven en un box esperando que llegue el fin de semana para poder salir a trabajar. En contrapartida, miles de dueños esperan a que llegue el fin de semana para poder disfrutar de su caballo.

 

  Los domingos, Alteza se mueve en un pequeño picadero o sale a dar una vuelta por el campo que circunda la hípica. La naturaleza del suelo es arenosa y suave, y esto, unido a que posee unos cascos magníficos, nos ha llevado a considerar la posibilidad de que la yegua pueda permanecer descalza. Desde hace un año, Alteza vive sin herraduras, aunque todos los meses se le retocan los cascos, cosa que tanto extraña a los compañeros de hípica. Incluso alguno de estos compañeros, contó que había un método de recortado de cascos, venido de USA, que permitía que el caballo estuviese descalzo y a la vez trabajar en cualquier terreno y en cualquier disciplina.

 

  Esto a lo que se refiere nuestro amigo, no es otra cosa que el Barefoot.  Básicamente, el Barefoot es una filosofía de vida para el caballo, en que mediante recortes adecuados y modificación de los hábitos de vida del caballo, podemos mantenerlos descalzos, a pesar de lo cual, son capaces de trabajar en cualquier disciplina y en cualquier terreno, por pedregoso que sea. Independientemente de la veracidad de estas aseveraciones, la técnica del Barefoot exige entre otras cosas, que se le garantice al caballo que camine todos los días una gran distancia, unos 20 km diarios, además de necesitar un periodo de adaptación de un año. Solamente por estas dos cosas, ya nos resulta impracticable este método para Alteza y para los miles de caballos como Alteza, que viven en un box y que solamente pueden ejercitarse los fines de semana.

 

  Para este tipo de caballos, practicamos otro método, que hemos venido a llamar Trimming Foot, y que consiste en mantener lo mas sano posibles a los cascos de los caballos que viven en régimen de estabulación o en un estado de libertad muy restringido. Este es un método que se aplica, claro está, a los caballos que dadas las características de sus cascos y del trabajo que realizan, son capaces de desenvolverse sin herraduras. Alteza es uno de estos caballos, y hoy  vamos a hacerle su revisión  de cascos mensual.

 

 p1000324

 

Volvamos a fijarnos en la fotografía de la portada. El ojo profano, es decir, los compañeros de hípica, solamente pueden ver unos cascos que a su juicio están lo suficientemente cortos y no necesitan para nada que se les retoque. Pero,qué es lo que sucede realmente en estos cascos? Que cambios ha habido desde la ultima revisión? Un vistazo mas detenido, nos esta mostrando que hay pequeñas deformaciones en la pared del casco. En la pared externa del casco, aparecen extensiones de sustancia córnea hacia el exterior .Esto se debe a que Alteza no desgasta todo el casco que le va creciendo, y lo que es peor, que no lo desgasta de manera uniforme. Dada la especial morfología de la yegua, unas partes del casco se ven desgastadas lo suficiente, en tanto que otras partes, conservan el casco crecido. Este casco sobrante, se va adaptando a las presiones que recibe y se deforma hacia el exterior. Es el inicio de un cuadro de deformaciones que darán al traste con los buenos cascos de Alteza si se le abandonan los cascos a su suerte. De ahí la importancia de eliminar  lo mas pronto posible el casco sobrante que no se le desgasta. Cada caballo tiene un periodo adecuado de mantenimiento o de herraje, y en el caso de Alteza hemos notado que necesita retocarle los pies una vez al mes, para mantenerlos en optimo estado.

 

  Veamos el aspecto de la superficie palmar de la mano derecha:

 

 p1000325

 

  Podemos ver el aspecto en general de un casco sano y con buena morfología, aunque con material corneo sobrante. Dado que la yegua pasa la mayor parte del tiempo en su box, no puede desgastar el casco a la misma velocidad con que le crece, lo que hace que la sustancia córnea se le vaya acumulando. Las barras y la muralla han crecido y la palma aparece con mucha sustancia sin descamar. Las piedrecillas del campo se han incrustado en la línea blanca, y la ranilla aparece bastante íntegra y sana, aunque no puede contactar con el suelo. La superficie de la ranilla, debida al contacto con la cama del box, está negra y mantiene colonias de hongos.

 

 p1000327

 

  Hemos eliminado la capa mas superficial de la ranilla, para exponerla al oxigeno ambiental y a los productos para el mantenimiento de la ranilla. Con la legra, eliminamos toda la materia de la palma que tiene un aspecto de yeso. Esta materia, en caso de vivir en libertad, se hubiese descamado sola El exceso de muralla se remarca sobre el blanco de la palma.

 

p1000329 

 

  Al igual que si estuviésemos herrando, cortamos la tapa sobrante con la tenaza de corte y aplomamos el casco con la escofina, para darle una superficie de apoyo estable. A continuación, y con la misma tenaza de corte, practicamos un bisel en la tapa desde el punto mas ancho del casco hacia el otro punto mas ancho del casco, para imitar el desgaste de la tapa en el caballo en libertad. Es lo que se conoce como “mustang rolling”.

 

 p1000330

 

  Y con la escofina, redondeamos el bisel. Los propulsores del método Barefoot han descrito con exhaustiva pulcritud, la teoría sobre la parte de la tapa que realmente actúa como apoyo en el movimiento del caballo. A grandes rasgos, definen como apoyo del casco al estrato medio e interno de la tapa y a la línea blanca, así como a la porción anterior de la palma, que le dicen región callosa, despreciando para las cuestiones de apoyo al estrato externo de la muralla, que al desgastarse con la fricción, se ve privada de las funciones de apoyo Esto, puede ser cierto cuando el caballo esta parado sobre sus pies en una superficie lisa y dura, pero durante los movimientos del casco en el despegue, la porción redondeada de la lumbre participa activamente en el apoyo.

 

 p1000331

 

  Con la escofina, igualamos el espesor de la tapa alrededor del pie. Esto nos ofrece una guía para después, con el pie sobre nuestra rodilla o el trepié, eliminar todo el exceso de muralla.

 

 

p1000332 

 

  Este es el aspecto de la palma, una vez acabada. La materia córnea que no se ha desgastado de forma natural ha sido eliminada y hemos dado al casco la forma mas parecida a la que seria su natural, si el caballo viviese en libertad.

 

 

 p1000334

 

  Y así se ve el casco una vez eliminadas las pequeñas extensiones del borde de la tapa. En el suelo se quedan la suciedad acumulada y el exceso de casco que le hemos recortado. Y aun decían algunos que no le sobraba nada ¡!

 

 p1000335

 

  Pasamos a la mano izquierda. Al levantarla, lo primero que llama nuestra atención es que el talón interno aparece mas gastado que el externo. La yegua, debido a su morfología y su mecánica, desgasta menos la mitad externa del casco. El casco sobrante, que no ha podido desgastar, se acomoda a las fuerzas provenientes del peso y se expande hacia fuera. Es la extensión que veíamos en la primera fotografía.

 

p1000336 

 

  Por su cara plantar, vemos que la muralla esta larga en todo el casco excepto el talón interno, que aparece mas bajo. De no recortar el casco cada cierto tiempo y dejarle a su antojo, entraríamos en un circulo vicioso, en el que el talón interno se desgastaría cada vez mas, en tanto que el resto del casco se desgastará cada vez menos. A la larga, ocasionará un grave desequilibrio en los talones, con deformación del casco y cojera.

 

 

 p1000338

 

  Recortamos y aplomamos exactamente igual que en la otra mano, con la salvedad de que en esta, acentuamos un poquito mas el ángulo del bisel en la mitad externa del casco, a fin de facilitar el posterior desgaste. El ángulo que se da al redondeo del casco o mustad rolling es una poderosa arma para equilibrar o desequilibrar el desgaste del casco a nuestra conveniencia. A mayor ángulo, mas desgaste del casco, pues este queda más débil. También se mantiene como norma, que a mayor ángulo de la tapa del casco, mas ángulo se le debe de dar al bisel, a fin de facilitar la salida del pie. En un casco con la muralla casi vertical, el bisel debe de ser casi nulo, en tanto que en un casco pando o con el ángulo de lumbres muy bajo, el bisel ha de ser muy acentuado, para facilitar el breakover o salida del pie.

 

 

p1000340 

 

  Apoyando el pie en nuestra rodilla, o en el trepié, eliminamos las posibles extensiones que se hubiesen formado en la tapa. En este caso, la yegua no permite que se le apoye el casco en el trepié, consintiéndolo en la rodilla sin mayor esfuerzo.

 

p1000342 

 

  Y este es el aspecto de las manos una vez han sido retocadas. En la mano izquierda, apenas hemos eliminado una ligera extensión en la mitad externa del casco. En el suelo, los restos del recortado.

 

 p1000343

 

  En esta fotografía, mas lateralizada, podemos observar la especial conformación de las manos de la yegua. Llama la atención que las cuartillas  son demasiado verticales, en tanto que el casco mantiene mas o menos su forma natural. Esto se conoce como “recto de cuartillas” o “estaquillado” y es producto de la retracción de los tendones superficiales. La yegua, siempre tiene tendencia a volcar su peso sobre las lumbres del casco, por lo que los talones se le desgastan menos. El correcto mantenimiento de estos cascos, impide que la retracción vaya a mas y el animal pueda prestar  servicio con normalidad.

 

 

p1000344 

 

  El pie izquierdo presenta un aspecto muy sano y funcional, con solamente un exceso de tapa y palma. De persistir este exceso de tapa en las lumbres, el peso se volcaría en los talones, que comenzarán a hundirse y a colapsarse.

 

p1000347 

 

  El mismo pie, una vez ha sido recortado convenientemente.

 

 p1000350

 

  Apoyando el pie en nuestra rodilla, eliminamos una pequeña extensión en el lado interno del casco. El correcto manejo de cuadra de la yegua, nos permite trabajar con confianza. Por otra parte, la confianza que nos transmite la yegua se traduce en un trabajo minucioso y agradable.

 

 p1000351

 

  El mismo pie, una vez finalizado el mantenimiento del casco. Aunque el pie pudiera parecer demasiado corto, en realidad tiene el mismo tamaño que tendría si la yegua equilibrara el crecimiento de sus cascos con el desgaste. No es cierto que una gran cantidad de casco amortigüe el impacto del mismo contra el suelo. El sistema de amortiguación del pie, nada tiene que ver con el tamaño del mismo, sino con el equilibrio de una serie de complejas estructuras internas, que precisan de un correcto funcionamiento. El correcto aplomado del casco es quien garantiza o promueve el correcto funcionamiento de estos órganos.

 

 p1000352

 

  El pie derecho ya presenta algunos detalles que nos llaman la atención .De una parte, el pie aparece mas desgastado en el talón interno, en correspondencia con la mano izquierda. La barra externa, aparece alta y sobresaliente del resto de la palma, lo que nos hace sospechar que quizás este recargándose de peso en ese punto. En el recuadro podemos ver la zona de la barra que no se ha desgastado.

 

p1000353 

 

  Tal y como sospechábamos, la barra ha contundido al corion palmar y ha ocasionado un pequeño hematoma, señalado por la legra de anillo. Podríamos comparar este cuadro como cuando se nos mete una piedra en el zapato. Hay un punto de nuestro pie que soporta una gran presión y nos hiere y causa dolor. La zona alta de la barra actúa como una “piedra en el zapato”.

 

  A continuación, se recorta adecuadamente el casco y se solucionó el problema. Gracias a la revisión  periódica de sus cascos, la yegua mantiene una buena calidad de vida dentro de lo que cabe. Somos conscientes de que la vida en estabulación no sea quizás la mas adecuada para los caballos, pero también somos conscientes de que es la única manera de que muchas personas puedan tener y disfrutar de caballos. Gracias al Trimming Foot, resolvemos uno de los problemas añadidos a la estabulación intensiva de los caballos.

 

  Las tendencias modernas a dejar los caballos descalzos, no consisten en desherrarlos sin mas En principio, la idea resulta atractiva para aquellos propietarios que pretenden librarse así de los honorarios del herrador. En la práctica, son técnicas bastante complejas, que exigen mano de obra especializada, y por tanto cara. Desde el punto de vista económico, es mas rentable herrar un caballo cada ocho semanas, que recortarle los cascos cada cuatro. Este es un aspecto mas a tener en cuenta cuando valoremos la posibilidad de dejar descalzos a nuestros animales. Indudablemente, el caballo está siempre mejor sin herraduras que con ellas, pero siempre y cuando que las condiciones de sus cascos y las condiciones de vida se lo permitan. De otra manera, estamos labrando la ruina de los cascos, que es la salud del caballo.