Un cuarto y herradura rock and roll

 c1

 

   Presentamos el caso de un valioso caballo de salto al que hemos tratado un cuarto en la clínica Equisan, en colaboración con el veterinario álvaro V. Goyoaga. El caballo, de raza centroeuropea padece de un cuarto crónico en la pared lateral de su mano izquierda, con exacerbaciones intermitentes, que le ocasionan sangrado en la región de la corona con dolor y cojera. El tratamiento había consistido únicamente en reposo y herraje con herradura de huevo, pero sus propietarios se han decidido a mantener al caballo en reposo unos meses, por lo que se contempla la posibilidad de un tratamiento mas drástico.

 

   En una primera observación vemos que el caballo presenta mas problemas que el cuarto, siendo este último una consecuencia de otro u otros problemas interrelacionados entre si. En efecto, el caballo es un ejemplar muy largo y tendido de cuartillas, lo que le confiere una predisposición morfológica de talones bajos y remetidos. Es muy posible que esta conformación, aunada  a un herraje poco específico haya determinado el colapso del casco.

 

   Es notable la curva ascendente que describe la corona en el punto del cuarto. Los talones del casco, incapaces de sostener el peso del caballo, se han adaptado a las presiones remetiéndose por debajo del casco y a su vez, se elevan y se sobreponen. El colapso del estuche corneo es inevitable.

 

 c7

 

   Llama la atención el hecho de que el cuarto se haya producido en la pared lateral o externa del casco, cuando es mucho mas frecuente que se vea afectada la pared medial o interna. Basta levantarle la mano para darnos cuenta del porque de esta situación. El caballo es ligeramente estevado, lo que le lleva a recargar la cara externa del casco. El aplomado y herrado que presentaba no habían tenido en cuenta esta conformación y perpetúan un aterrizaje anómalo del pie. El casco toca tierra primeramente con su lado interno, mas largo, para inmediatamente apoyar en el lado externo con un efecto martillazo. Estos martillazos son la causa de estrés y el colapso del casco.

 

 c2

   El caballo estaba herrado con una herradura de huevo muy larga y su palma se  ha llenado con almohadilla plantar Vettec CS.A nuestro juicio,la herradura tan larga perjudicaba el movimiento de despegue del casco, volcando su peso aun mas hacia los talones. Independientemente del cuarto que presenta el casco, somos mas partidarios de facilitar la salida o breakover del casco que de aumentar la superficie de apoyo en la región dorsal. Para este caballo aprobaríamos el uso de una herradura de aplomo natural con barra o corazón.

 

c3 

   En un primer paso procedemos a recortar el tejido corneo sobrante, rebajando lo mas posible los talones. Tratar de enderezar un pie con los talones tan remetidos a costa de rebajar lumbres y respetar talones es un error. Unos talones tan huidizos no serán capaces jamás de elevarse  y dificultarían la correcta acomodación del tejido córneo que esta por nacer. El herraje ortopédico trabaja siempre sobre el casco que está por nacer, pudiendo hacer muy poco sobre el casco ya nacido. Tan solo puede conservarlo.

 

   Con la tenaza de filos curvos y la legra exploramos ligeramente la zona del cuarto. Hay presente una zona que tiene la linea blanca suelta  e invadida por hongos y bacterias.

 

c5 

  

   Para este caso necesitamos un tipo de herraje que además de poder traspasar el peso del talón cuarteado al sano, nos facilite la salida o breakover, a fin de mejorar la acción del caballo y descargar los talones. La herradura de basculamiento multidireccional o rock and roll nos ofrece todos los requisitos que pedimos. Un fuerte rolling y un buen apoyo en la región dorsal.

 c8

  

   Un viejo dicho en Arte de Herrar dice que lo que no se puede conseguir eliminando casco, se consigue modificando la herradura. Al aplomar el casco hemos raspado las lumbres hasta un límite prudencial, buscando acortar el brazo de palanca que deben de vencer los tendones flexores. La herradura rock and roll retrasa además el punto de giro del pie a extremos que ninguna otra herradura es capaz de retrasar. En la fotografía podemos ver marcada con una línea roja el punto de giro del pie calzado con este tipo de herradura. Modificando la herradura o eligiendo este tipo de herradura hemos conseguido atrasar el punto de giro hasta la altura de las pestañas de la herradura.

 

 

c6 

   Una vez calzado el pie con la herradura de basculamiento multidireccional podemos comprobar que el eje casco cuartilla se ha recuperado mucho, aunque sigue vencido hacia atrás. Este vencimiento es en realidad una ilusión óptica y lo es si tenemos en cuenta la lumbre del casco. Esto seria así con una herradura normal, que tuviese su punto de giro en la lumbre del casco, pero en este caso no es así. Habíamos dicho que la herradura rock and roll retrasaba el punto de giro hasta la altura de las pestañas. En la fotografía podemos comprobar que la cuartilla esta prácticamente en la misma dirección que el punto donde se insertan las pestañas. Ahí es donde apunta el hueso tejuelo y el eje casco cuartilla. Podemos considerar que a efectos mecánicos, el caballo ha recuperado su eje casco cuartilla.

 c10

   Antes de clavar la herradura rock and roll hemos colocado un poco de material de impresión dental en la ranilla, a fin de reclutar a las barras y lagunas de la ranilla para soportar el peso correspondiente al talón cuarteado. Hemos tenido la precaución de aplicar alquitrán de noruega en la palma y ranilla, para evitar encerrar una infección anaerobia bajo la herradura y el material de impresión.

 

   A continuación, y con la ayuda de la tenaza de filos curvos y la legra de anillo hemos resecado gran parte del talón, para evitar que cargue peso y ponga en peligro la recuperación del rodete. El cuarto ha sido desbridado para evitar que los bordes del mismo pellizcasen el tejido vivo. El tratamiento posterior es el acostumbrado. Hemos recubierto la zona resecada con unas gasas empapadas en azúcar con betadine (Sugardine) y hemos aplicado una venda de resina acrílica Vet Cast que mantendrá inmovilizado el casco durante un plazo prudencial de seis semanas. Transcurrido este tiempo renovaremos el herraje, con la esperanza de que el rodete coronario se haya recuperado y genere casco integro y de buena calidad.

c9 

   La mano derecha se herró a su vez con una herradura rock and roll. Esperamos que transcurridos unos cuantos meses, ambas manos presenten el mismo aspecto saludable y el caballo pueda retomar su entrenamiento.

 

 

p1020012 

 

   Seis semanas después renovamos el herraje. El casco ha crecido muy poco, aunque ya se puede observar un cambio considerable en el aplomado y la forma del pie, mas funcional.

 

 

 

 

p1020016 

 

   En el rodete se aprecian cambios positivos. La banda coronaria aun está sobreelevada, lo que no permite que el cuarto se haya cerrado del todo. Aun así, el rodete tiene muy buena presencia y todo hace suponer que próximamente generará casco integro.

 

 goySeis

 

Seis semanas después,el rodete coronario ha descendido lo suficiente como para permitir la curación del cuarto. El caballo ha recuperado practicamente el aplomo  y sus talones crecen con un angulo mas funcional.El resultado es evidente: el casco ha crecido casi centimetro y medio y el cuarto se ha recuperado. En el proximo herraje trataremos de reconstruir el talon afectado con resina Equilox, a fin de que el caballo pueda reintegrarse al entrenamiento.

 p1020423
p1020424 

   Cinco semanas mas tarde, el caballo fue herrado con una herradura de huevo y sin mas especificaciones se le dio de alta.El animal,recuperado de sus malos aplomos y del cuarto,sigue entrenando y compitiendo sin novedad.