Yegua con graves deformaciones en las manos.

 1aj

 

   En la vida natural, el caballo con problemas en los pies, es pasto de los depredadores, pues no puede  seguir a la manada que le ofrece seguridad y alimento. Sin embargo, en las condiciones artificiales en que criamos a nuestros animales, pueden desarrollarse las secuelas de las enfermedades hasta extremos impensables en un caballo salvaje.

 

   Este es el caso de una yegua que nos han enseñado, a titulo de curiosidad, en un centro ecuestre. El animal, un cruzado de mil razas, padece una retracción de tendones muy grave, que hacia que sus cascos tomasen una conformación aberrante. Por otra parte, a pesar de su extrema delgadez,  los dolores crónicos que padece no le han impedido parir un potrillo.

 

 2aj

 

   La yegua, en un extremo estado de delgadez, padece una enfermedad primaria, que es la retracción de tendones. Las deformaciones de sus manos y de sus pies, son consecuencias mecánicas de la enfermedad primaria. A  pesar de su invalidez, es capaz de moverse con dificultad, pasando la mayor parte del tiempo tumbada en el suelo.

 

 

 3aj

 

   En esta fotografía podemos ver en detalle sus manos. La mano derecha esta completamente recta, incluso mantiene la articulación del menudillo por delante de la vertical. A esta conformación se la conoce con el nombre de “estaquillado” en las manos y “ancado” en los pies.

  

   Si la retracción se atuviese solamente a los tendones flexores, el pie bascularía hacia delante, como el caso que exponemos en el articulo Retracción de tendones en una burra. Que el miembro conserve la posición vertical nos hace pensar que la retracción afecta también a los tendones extensores.

 

 4aj

   Por alguna causa mecánica, la mano izquierda no es capaz de mantenerse recta y se ha colapsado al exterior a la altura del menudillo, deformándolo ostensiblemente. El casco se retuerce, adaptándose a la nueva dirección de las cargas. Esta  deformidad es extremadamente dolorosa para la yegua, que prefiere en todo momento apoyarse sobre la mano izquierda.

 

6aj 

   Otra vista de las manos deformadas. Es probable que la articulación del menudillo de la mano derecha se haya anquilosado y soldado entre si, lo que explicaría que el pie se mantuviese rígido y sirviese de apoyo al ya escaso peso del animal.

7aj 

   Vista lateral de la mano derecha. Se observa bajo la piel la tensión en los tendones extensor común digital y extensor lateral digital.

 8aj

   Cara interna de la mano izquierda. También se observa una tensión generalizada de todas las estructuras tendinosas, lo mismo a nivel del antebrazo como de la caña.

 9aj

   Estado de los pies. A simple vista no parece tener ningún defecto estructural importante. Tan solo unos cascos largos que aumentan el aspecto general lastimoso de la yegua.

 

 10aj

   Debido a que la yegua adopta una posición antiálgica, los cascos crecen de manera aberrante. Así pues, la yegua remete los pies todo lo posible para quitar todo el peso  a sus manos, tal como en los casos de infosura. Esta posición de los pies, provoca un estrés mecánico en los talones, que ven restringido su crecimiento, en tanto que las lumbres crecen libres sin desgaste alguno. Sin duda alguna, los corvejones de la yegua padecen algún tipo de trastorno, debido a la angulación anómala que soportan en todo momento.

11aj 

   La yegua ha parido un potrillo, aunque le esta costando trabajo mantener, debido a la escasez de leche que produce. El potrillo ha nacido con debilidad y relajación de los tendones flexores profundos en los pies. Este problema no fue correctamente gestionado y ahora, un mes después, se aprecian deformidades estructurales en sus menudillos posteriores.

 12aj

   En esta fotografía podemos ver las deformidades típicas que devienen a los potros por estas relajaciones del tendón flexor profundo. El eje casco cuartilla aparece muy roto hacia atrás, elevando la lumbre del casco al extremo de no apoyar en el suelo. En la posición del potro se observa que prefiere cargar su peso en el pie izquierdo, el menos deformado. A su vez, el menudillo de este pie izquierdo, se ve muy inflamado.

13aj 

   El  pie izquierdo también esta severamente afectado. Las manos también presentan los menudillos inflamados. Es probable que el potro haya heredado alguna debilidad congénita de su madre, lo unido a la alimentación deficitaria que está recibiendo, produzcan un crecimiento anormal.

 

   Pocas esperanzas tiene la yegua. Una retracción tan grave de todas las estructuras tendinosas de sus manos, unida a la indudable artritis que padece en sus articulaciones, hacen muy difícil una mínima recuperación para yegua de cría.

 

   No cabe duda de que un recorte adecuado de sus cascos mejoraría  su calidad de vida. Personalmente me inclino por recortar el casco sobrante en altura, sin tratar de buscar otro tipo de apoyo en la mano derecha,.Para la izquierda, propondría un rebajado radical, que eliminara la mayor cantidad de casco posible, debido a  que el animal no apoya prácticamente ese remo. Un veterinario debiera de valorar la posibilidad del escayolado del menudillo afectado, tras la observación de las radiografías.

 

   En los pies, un buen recorte y la aplicación de unas herraduras muy largas de callos, al estilo de las Sliding Stop, aportarían un poco de confort al caballo.