Zapatos de madera II (continuación)

 

 pj1

 

 

  

Este es el caballo del articulo Zapatos de madera para infosados. (Steward clog) y que se puede ver aquí:            http://www.farriergabino.com/casos-practicos/zapatos-de-madera-para-infosados-steward-clog.html  

  Han pasado  cinco meses desde su infosura. El caballo ha ido mejorando poco a poco, alternando días buenos con días en que su estado empeoraba. Durante este tiempo, se le han formado abscesos que drenaban pus y le ocasionaban dolor y postración. Su propietario y cuidador se ha dejado y se está dejando la piel proporcionándole las mejores atenciones y sin desfallecer un solo instante. No hay cura para una infosura tan grave si el propietario no se implica a fondo. De poco sirve que al caballo le visiten los mejores veterinarios y herradores del mundo si no hay detrás una persona que maneja el día a día del caballo.   

  Desde la ultima vez que le visitamos, el casco ha crecido rápidamente y ya disponemos de varios centímetros de casco nuevo. Este casco, aunque ligeramente irregular en su primera porción, crece en una dirección muy vertical, adaptándose a la nueva posición del hueso tejuelo. Gracias al surco subcoronal,el casco viejo y muerto no puede tirar del nuevo y formársele así la típica forma de babucha oriental en los infosados crónicos. Hoy, ha llegado el día en que hay que eliminar todo ese casco muerto y viejo.

 

 

 pj2

 

   Mano izquierda. Quitamos la venda de fibra de vidrio y el zapato de madera. La palma aparece bien cornificada y ya no se ve el corion solear y el hueso tejuelo. Blanqueamos ligeramente la ranilla y las barras, comprobando que no se han podrido a causa de la almohadilla de silicona y el zapato de madera.   Al blanquear la palma, aparece una fístula que drena un poco de liquido. Al explorarla, herimos superficialmente el corion, lo que provoca un pequeña pero molesta hemorragia.

 

 pj3

 

   La mano derecha también presenta un buen aspecto. Se ha cerrado la grieta por donde asomaba la tercera falange y no hay trazas de putrefacción.    Sin embargo, en su cara medial, la línea blanca presenta un trayecto fistuloso que drena pus y liquido hemorrágico. Por radiografías anteriores, sabemos que el hueso tejuelo padece en esta zona una infección que está siendo tratada con antibióticos. Es muy probable que esta fístula sea el canal por donde desaguan los exudados producidos por la infección.

 

 pj4

 

   El veterinario, Joaquín Agüeros,  va a sacar las radiografías para determinar la posición del hueso tejuelo dentro del casco, y poder colocar el breakover del herraje en el punto preciso. Se colocan dos trozos de madera llamados podoblock bajo el casco, para que  el foco de los rayos X incida perpendicularmente sobre el casco y no se produzca un falseamiento de la imagen.    Antes, hemos rebajado la mayor parte del casco crecido y sobrante, de manera que tras la radiografía solo haya que realizar ligeros retoques en el aplomado. Al recortar los talones, el nuevo casco ya toca el suelo, en tanto que el tejido muerto queda totalmente desestabilizado. Por debajo del surco subcoronal, hay que quitar todo el casco.

 

 pj5

 

Efectivamente, el casco viejo, que solamente estaba unido al pie por la zona de los talones se desprende del interior del pie.

 

 

 pj6

 

   Debajo de esta muralla suelta, queda la cuña cicatricial formada por las laminillas del pie, que muertas e hiperdesarrolladas, albergan burbujas de aire y de material hemorrágico. Con una legra bien afilada vamos eliminando la mayor parte de esta cuña cicatricial, tratando de dar al pie una forma mas funcional y que permita que el nuevo casco pueda descender en la dirección apropiada, paralela al hueso tejuelo.

 

 pj7

 

   Por su cara medial, la muralla infosada y suelta se desprende como un caparazón inservible. Durante estos meses ha servido como sujeción del zapato de madera, pero ahora ya libre del anclaje en los talones, ya es inútil y solo sirve para albergar suciedad.

 

 

pj8 

 

   Aspecto del pie una vez eliminado el casco suelto. Si el caballo hubiese perdido los cascos al principio de la infosura, tal  y como nos llegamos a temer en aquella ocasion, le hubiese quedado el pie con un aspecto parecido. Sin embargo, hoy tenemos mucho adelantado. Hay varios centímetros de casco nuevo y el interior del pie esta cornificado y duro, lo que facilita el apoyo.    En la cara medial del pie aparece un pequeño absceso que drena pus, justo en el borde del nuevo casco. Este ha de ser tenido en cuenta, pues no se puede tapar y hay que dejarle un drenaje para que pueda curarse.

 

 pj9

 

 

 

   Y aquí podemos comparar el casco recortado con la otra mano, aun sin recortar.

 

 

pj10 

 

  

 Vista lateral. Se observa la dirección del nuevo casco y como este ya tiene un aspecto mas funcional. En los talones ya tenemos unos cuatro centímetros de casco nuevo que toca el suelo. En pocos meses, el nuevo casco habrá llegado al suelo por completo.

.

 

pj11 

 

  .

 

 

   Hay que dar soporte y protección al pie. Ya no tenemos casco viejo, por lo que ya no podemos colocar un zapato de madera sujeto por tirafondos de carpintero. Hoy vamos a colocarle una placa de nylon de 1 cm de grosor, según nuestro método Agüeros-Gabino.   Afortunadamente, ya podemos clavar la placa con un par de clavos en la zona de los talones. La placa sujeta el material de impresión dental que da soporte al pie. A esta placa de nylon, atornillaremos después las herraduras rock and roll que le habíamos puesto hace meses, y que proporcionaran al pie el breakover adecuado.

 

pj12 

 

   El tejido muerto tras la infosura se deseca por la acción del aire y el betadine que se le ha aplicado en las curas, con lo que adquiere una dureza inusitada. Las tenazas GE no pueden con este material y corren peligro de estropearse. Por otra parte, el caballo no soportaría los golpes del martillo y la cuchilla. Para estos menesteres tenemos un disco de 23 dientes, de los utilizados para rebajar los cascos a las vacas. Con la amoladora eléctrica y el disco de 23 dientes, cortamos el casco por el centro de la lumbre.

 

 

 pj13

 

   Una vez divididas las lumbres, el casco muerto se desprende fácilmente al tirar de el con las tenazas. Al rebajar la palma y explorar el trayecto de la fístula se ha producido una pequeña hemorragia.

 

 

pj14 

 

   En esta fotografía se observa bien el aspecto de las laminillas muertas. En los primeros momentos de la infosura, estas laminillas muertas formaron  burbujas de gas y de liquido hemorrágico. Con la legra de anillo eliminamos la mayor parte de este tejido necrótico.

 pj15

 

   El pie del caballo ya tiene otro aspecto. El caco nuevo, a pesar de su aspecto rugoso tiene buena consistencia y en la zona de los talones ya toca el suelo. A medida que vaya creciendo el casco, en los próximos meses, la muralla retomara el aspecto lustroso original.

 pj16

 

   Curiosamente, en la cara medial, la infosura ha respetado gran parte del casco original. Aun con eso, desbridamos una buena porción de esta muralla, porque bajo ella es donde se encuentra la pequeña infección de hueso que esta ocasionando los mayores problemas al caballo. 

   Mi dedo apunta al lugar en donde se halla la infección, justo donde aparece la fístula que drena pus. Como vamos a tapar la palma del casco con la placa base y el material de impresión dental, haremos un drenaje lateral. El veterinario apunta la idea de operar el casco si no remite la osteítis con los antibióticos. De momento preferimos esperar a que el nuevo casco llegue al suelo. Entonces, la operación será mas sencilla. Ver articulo sobre osteítis del tejuelo.

 

 pj17

 

   Con un cepillo y agua oxigenada fregamos bien todo el casco eliminando así la suciedad y las bacterias que podrían producir una infección anaerobia bajo el vendaje de fibra de vidrio.

 

 

 pj18

 

   Y como en la otra mano, clavamos una placa base de nylon que sujeta a su vez a la almohadilla de material de impresión dental. El nuevo casco nos permite colocar un par de clavos, que darán sujeción y estabilidad a la placa base.

 

 

 pj19

 

   Hay que reconstruir todo el casco eliminado, para proteger las estructuras del interior del pie y estabilizar el apoyo. No se puede aplicar resina Equilox o cualquier reparador de cascos de alta dureza porque estos acrílicos y resinas solamente se adhieren a casco firme, duro y libre de grasas. No podemos lijar la superficie del casco, por lo que no se va a adherir ningún pegamento. Si aplicamos cualquiera de estos productos, quedará una separación entre el casco y el producto que acabará produciendo una cojera por rozamiento y albergando una infección y necrosis. Tampoco podemos colocar la venda de fibra de vidrio directamente sobre el pie por los mismos motivos.

    Rick Redden, prestigioso experto norteamericano en el tratamiento de infosuras ( www.nanric.com) sostiene que en estos casos, el nuevo casco ha de soportar peso para que su crecimiento sea normal y efectivo. De no soportar peso, el nuevo casco tiende a no engranarse correctamente con el interior del pie. Redden ha diseñado un puente entre las dos herraduras, la que está fija en la base del casco y la que está apoyada sobre el casco en nueva formación. Los hermanos Nasau (www.hofcare.nl) también han realizado alguno de estos puentes. 

   Nosotros vamos a colocar un puente entre el nuevo casco y la placa base de nylon realizado con material de impresión dental de alta dureza 90 Shore. Este material es lo suficientemente duro como para transmitir las presiones desde el suelo al nuevo casco y a la vez lo suficientemente blando como para no provocar lesiones en la superficie del pie.

 

pj20 

 

      El material de impresión dental de alta dureza se aplica fácilmente a la superficie del casco. La placa de nylon, recortada previamente a la medida deseada, forma el encofrado inferior. Es un sistema mucho mas fácil de realizar que el puente metálico y posiblemente mas efectivo.    En este caso hemos tenido la precaución de colocar sobre el absceso y sobre la zona de la fístula una gasa, que eliminaremos fácilmente una vez fraguado el producto y la venda de fibra de vidrio. Esta es una de las ventajas de este método, que permite, una vez colocado y fraguado el producto, modificar su diseño o variar el reparto de cargas una vez terminado el trabajo, algo imposible de realizar con el método del puente metálico.

 

 

pj21 

 

 

   A continuación vendamos con la venda de fibra de vidrio 3M.El vendaje sujeta firmemente el casco, la placa de nylon y el material de impresión dental. Bastaran un par de minutos para que el producto se fragüe por completo, tras lo cual se puede dejar descansar el pie en el suelo.

    El material de impresión dental y la venda de fibra se asemejan lo mas posible al casco original, con una dureza máxima en la superficie, la fibra ,y una dureza menor en el interior de la "muralla artificial", en contacto con el interior del pie.

 

 

pj22 

 

   A continuación atornillamos las herraduras rock and roll que habíamos recuperado del primer herraje con zapatos de madera. Estas herraduras llevan el punto de breakover en la proyección del hueso tejuelo, minimizando así la tracción del tendón flexor profundo sobre el hueso tejuelo. 

   En la zona situada en las lumbres, entre la placa de nylon y el pie del caballo abrimos con la legra de anillo una pequeña ventana para que puedan drenar los posibles exudados que se produzcan y poder introducir el antiséptico, en este caso, sugardine.

 

 pj23

 

   En la zona del absceso en la mano izquierda abrimos una ventana y extraemos la gasa que habíamos colocado anteriormente. La venda de fibra de vidrio, aunque es muy dura, se corta relativamente bien con la legra de anillo en los primeros momentos. Si se endurece demasiado se puede utilizar la Dremel. 

   A través de esta ventana exudará el absceso y se aplicara azúcar con betadine (sugardine) hasta la remisión del mismo.

 

 placa1

 

   Esta es la radiografía de la mano derecha, vista por su cara medial o interna. A primera vista vemos las consecuencias de la infosura. El casco en las lumbres crece de forma errática, liberado de su unión con el hueso. Podemos ver en la superficie de la tapa el marcador de sulfato de bario, una pasta radioopaca que nos permite ver exactamente la posición de la muralla con respecto al hueso tejuelo.    Entre este y la muralla aparece la cuña cicacticial, formada por las laminillas muertas y las burbujas de aire, que al ser radiolúcidas se ven de un color negro profundo. Una chincheta clavada en la   punta de la ranilla nos marca la posición de la punta del hueso tejuelo con relación a esta. También se puede ver como el nuevo casco, por encima del surco subcoronal, adopta la dirección paralela de la superficie dorsal del hueso tejuelo.

    Pero lo verdaderamente interesante de esta radiografía es que nos muestra la zona del hueso tejuelo afectada por la infección. En la parte posterior del mismo, vemos que el hueso, en vez de aparecer de un blanco uniforme, aparece con zonas radiolucidas, que es edema en el interior del hueso producido por la infección.    Este es, sin duda, el mayor de los problemas del caballo en estos momentos. Aunque se está tratando con potentes antibióticos, le cuesta trabajo recuperarse. Esto pudiera derivarse en una destrucción parcial de hueso. Una destrucción parcial del hueso no pone en peligro la vida del caballo, pero si que puede ocasionarle una cojera crónica. También pudiera ser que uno de los trozos del hueso se quede aislado y forme un "secuestro óseo" que estaría provocando necrosis y drenaje a través de una fístula. En este caso y con la posición del secuestro es fácilmente operable. La mayoría de los keratomas esféricos no son sino secuestros óseos del borde del tejuelo. Tampoco es descartable que el propio cuerpo trate de expulsar el trocito de hueso al reconocerlo como un cuerpo extraño.

 

pj25 

  

  Por esto mismo, abrimos una ventana en la fibra de vidrio justo en la zona que esta por encima del hueso infectado. Por una parte, permite el exudado de la fístula existente. Además, en esta ventana se aplicara un antibiótico ,clorhexidina, que no es tan desecante y cornificante como el betadine. Al mantener húmeda la zona, permitimos que esté blanda y si el organismo del caballo intenta deshacerse de trozos de hueso, puedan salir al exterior.  

  Hoy hemos dado un gran paso en el tratamiento de este caballo. Cínicamente, el caballo va mejorando y cada día se va moviendo con mas soltura. Salvo complicaciones de ultima hora, el casco crecerá normalmente hasta alcanzar el suelo y se le podrá herrar sin problema. Si se soluciona el problemilla de la infección, podemos pronosticar un final feliz para el caballo.

 ———————————————

 bal1

 

 

   Ocho semanas después, Balido ha seguido progresando y se mueve con comodidad por el corral. Sale al campo vecino y disfruta de los primeras hierbas verdes. El aspecto general del caballo es bueno y se va recuperando de la rigidez de dorso y patas producida por estar tanto tiempo con el peso de su cuerpo sobre los miembros posteriores.

    Al levantar el vendaje de fibra de vidrio, vemos cuanto le ha crecido el casco desde el ultimo herraje. Casi dos centímetros, que es mucho crecimiento para un casco con la irrigación sanguínea comprometida por una severa infosura. La venda y el material de impresión dental han cumplido su misión de sujetar el casco en crecimiento, y este se esta desarrollando en la dirección apropiada.

 bal2

 

   Al blanquear el casco nos topamos con unas sorpresa. En la línea blanca aparece un cuerpo extraño, duro y negro, parecido a una piedra. Es imposible que sea un cuerpo extraño como una piedra o un palo, pues el pie ha estado cerrado herméticamente desde el herraje anterior. Se trata nada mas y nada menos que un trozo de hueso.

    Hay que recordar que en el herraje anterior, y en esta misma zona dejamos una ventana abierta en la fibra de vidrio para que pudiese drenar una fístula proveniente del hueso tejuelo. También contemplábamos la posibilidad de que el organismo del caballo expulsase un trozo de hueso suelto, al reconocerlo como algo extraño. Esto es lo que ha sucedido.

 bal3

 

   He aquí el trozo de hueso, de casi dos centímetros de diámetro y uno de grosor. El cuerpo del caballo, al reconocer como extraño un trozo de hueso suelto puede reaccionar de dos maneras. Una de ellas, es expulsarlo directamente. El trozo de hueso va atravesando los tejidos blandos hasta salir al exterior. Si no lo consigue, por cualquier otra causa, se forma lo que se conoce como un "secuestro óseo".El organismo envuelve al cuerpo extraño en una masa fibrosa que drena pus y material necrótico al exterior a través de una fístula. La inmensa mayoría de los corneomas esféricos no son sino secuestros óseos de pequeños fragmentos del borde del hueso tejuelo, que se rompen debido a traumatismos o a una osteítis.

 bal4

 

   En la siguiente fotografía podemos observar el hueco que ha dejado el fragmento de hueso. El proceso natural siguiente a la expulsión del cuerpo extraño es que el hueco se rellene de material cicatricial. 

   Cuando hayamos colocado de nuevo la venda de fibra de vidrio, dejaremos una ventana abierta en esta zona para facilitar el drenaje de los exudados y poder realizar las curas.

 bal5

 

 

   La mano izquierda también nos reserva otra sorpresa en forma de fragmento de hueso. Aunque en la fotografía parece que por delante de la ranilla hay una gran fractura de palma como cuando sobresale el hueso tejuelo en las infosuras, no se trata de esto. Es por el contrario, una gran fístula en la materia cicatricial que conforma la palma. Esta fístula proviene directamente del hueso tejuelo, tal y como pudimos ver en las radiografías. A través de esta fístula es por donde ha salido el fragmento de hueso, que se ha quedado estancado entre el casco y la placa de nylon que conformaba el soporte del pie.

 bal6

 

   Los dos fragmentos de hueso y un tornillo de referencia. Uno de los presentes me preguntaba porqué los trozos de hueso eran negruzcos, en vez de blancos. El hueso, cuando esta vivo, es de color rojizo en su interior, porque esta compuesto de células entre las cuales circula la sangre. Cuando el hueso muere, sufre un proceso de putrefacción que le vuelve oscuro. Una vez finalizada la putrefacción, el oxigeno del aire blanquea el casco.

    Estos dos fragmentos de hueso salen negruzcos debido a la descomposición, y su tacto es muy áspero, como lija, debido a que la propia osteolisis  va destruyendo el hueso dejándolo como un queso gruyere.

 

 bal7

 

 

   Los abscesos laterales que ha venido padeciendo en caballo, dejan cuartos en la muralla, que probablemente sean temporales y se cierren a medida que el material del casco nuevo se vaya asentando.    Gran parte del casco nuevo ya toca el suelo, pero es insuficiente para soportar una herradura clavada. Hemos vuelto a herrar al caballo con un zapato de madera fijado con venda de fibra de vidrio .Estamos en una etapa del crecimiento del pie en que el casco nuevo no es capaz de soportar el herraje, y a la vez no tenemos casco viejo al que poder sujetar la herradura. Este estado de cosas durara poco. Es muy probable que en las próximas ocho semanas el casco nuevo haya crecido lo suficiente para clavarle una herradura.

pablorad1 

 

   Dos radiografías proporcionan mucha información. En ésta, la mano izquierda, podemos ver varias cosas importantes y buenos avances. El eje de las falanges se ha recuperado por completo y están bien alineadas. En estos momentos, la infosura del caballo se define como "Rotación capsular",es decir, es el casco el que esta girado en relación a los huesos. Esta rotación es mucho mas leve que si fuese el hueso tejuelo el que estuviese girado hacia abajo.

    Vemos que hay una buena distancia entre la punta del hueso tejuelo y la chincheta marcadora. Frente a la punta del hueso tejuelo hay dos fístulas negras que es por donde ha sido expulsado el fragmento de hueso. El borde del hueso tejuelo aparece bastante osteitico y es probable que por esas fístulas siga expulsando pequeños trozos de hueso que se han quedado sueltos del cuerpo principal de la tercera falange.

    La flecha señala la zona del hueso tejuelo de donde se ha desprendido el fragmento óseo. Este ha migrado en dirección oblicua hasta la zona de la chincheta, por donde ha salido al exterior.

 

 pablorad2

 

  Radiografia de la mano derecha.La flecha roja señala el punto donde estaba el trozo de hueso desprendido,y la flecha azul el hueco por donde ha salido al exterior.

    En este momento, las expectativas de recuperación del caballo son buenas y tanto el veterinario como yo somos optimistas. A pesar de la osteítis, el caballo progresa bien y se siente relativamente cómodo. Esperamos que cuando el casco nuevo llegue al suelo, el tejuelo se pueda estabilizar por completo y la osteítis remita, ayudada por los antibióticos. En  pocas semanas lo sabremos.