Zapatos de madera para infosados (Steward clog)

 pab1

 

   La infosura es sin duda el mas terrible de los males que pueden sobrevenirle a un caballo. A lo largo de la evolución, el caballo ha fiado su vida al apoyo en uno solo de sus dedos. Esto le permitió ganar velocidad para huir de sus enemigos, pero le condena a muerte cuando falla el mecanismo de unión entre la uña y el dedo.

 

   Hasta hace pocos años, la infosura era un problema fatal para el caballo. Si el grado de rotación del hueso tejuelo era leve, el animal podía sobrevivir con mayor o menor minusvalía y diferente grado de dolor crónico. Una rotación fuerte, mas allá de los cinco o seis grados, significaba la invalidez absoluta. Una protusión del hueso tejuelo a través de la palma era la muerte segura por gangrena.

 

   Afortunadamente los estudios mas recientes han puesto en manos del herrador y del veterinario nuevas herramientas con las que poder intentar solventar o al menos reducir al mínimo las secuelas de una infosura, aunque sea tan grave como la que nos ocupa hoy. En el caso de este caballo vamos a emplear una técnica desarrollada por un herrador americano, Mike Steward, que emplea plataformas de madera sujetas con tirafondos de carpintero.

 

 

   Se trata de un caballo PRE que sufrió hace apenas un mes y medio un episodio de infosura leve. Fue convenientemente medicado y se le aplicaron unas herraduras napoleónicas con plantilla de caucho y material de impresión dental. Apenas presentaba rotación del tejuelo o síntomas de desprendimiento, por lo que se le consideró en un principio como un caso de buen pronóstico. Con el paso de los dias, el caballo sufrió reiterados episodios de infosura que provocaron la catástrofe a nivel del pie. El hueso tejuelo se desprendió del estuche corneo y rotó hacia la palma, rompiéndola y atravesándola hasta asomar al exterior.

 

   Las radiografías son desoladoras. Hay una fuerte rotación, de al menos 13 grados. El eje de las falanges no está roto, porque la rotación ha sido capsular, es decir, no ha sido el hueso el que ha bajado, sino el casco que ha “subido”.Ya se empieza a formar la cámara de aire entre el hueso y la pared.

 

pab2 

 

   Cualquier intento de solucionar este caso ha de pasar por dos premisas principales; proporcionar apoyo al caballo en la zona del casco que no ha sufrido mayor desastre, es decir, la región posterior del mismo y minimizar la acción del tendón flexor profundo, que tira continuamente del hueso tejuelo hacia abajo, provocando dolor y tracción mecánica sobre las laminas desgarradas del casco.

 

  -Para proporcionar apoyo, reclutaremos a los talones, las barras, la ranilla, la palma e incluso la pared de los bulbos. Aumentamos la superficie de apoyo rebajando los talones, a la par que conseguimos acostar al hueso tejuelo hacia atrás y que no incida tan de punta sobre la palma herida o el suelo.

 

   -Para minimizar la acción del tendón flexor profundo retrasaremos el punto de giro o breakover del casco hasta la vertical de la punta del hueso tejuelo, e incluso mas atrás si fuese posible. Dependiendo de la gravedad de la rotación, esto se puede conseguir de diferentes maneras, con una herradura napoleónica, una rock and roll o como en este caso, con zapatos de madera.

 

  En las radiografías hemos trazado una línea vertical que marca el punto en que ha de estar situado el breakover. Curiosamente, coincide con el rodete coronario, lo que nos facilitará el trasladar las marcas desde la radiografía al casco. Esta claro que para colocar el punto de giro en una posición tan atrasada, la herradura tendría que tener un grosor exagerado, cosa imposible de mantener sujeta a un casco. El secreto de la herradura de madera consiste en que se puede emplear un grueso impensable en otro material y sobre todo, que puede fijarse con tirafondos al casco, lo que evita los traumatismos de la herradura clavada.

 

pab3

 

 

   Con una escuadra, marcamos en el casco la vertical desde el rodete coronario en las lumbres. El punto de giro ha de estar desde esta raya hacia atrás.

 pab4

 

   Blanqueamos el casco y es evidente la catástrofe. Por delante de la punta de la ranilla la palma se ha roto dejando asomar el hueso tejuelo. Aunque en la fotografía no se aprecia bien, esa media luna  visible por delante de la ranilla esta mas de un centímetro y medio sobreelevada con respecto a la muralla. El caballo, cuando apoya el peso, apoya directamente todo su peso sobre esta punta, que empujada por el peso “sube” ese centímetro y medio. Los dolores se pueden imaginar,.De ahí que el caballo se pase el día tumbado y solamente se levante y camine si se le estimula enérgicamente.

 pab5

 

   El plan consiste en preparar la región posterior del casco a fin de aumentar la superficie útil de apoyo. Con la legra y la tenaza se rebajan al máximo posible los talones y se busca casco y ranilla firme y sano para que apoye el material de impresión dental.

 pab6

 

   El hueso tejuelo esta cubierto por una fina capa de palma queratinizada, que mantiene bajo ella una burbuja de exudados hemorrágicos  y que cede  a la presión del dedo. No se debe de eliminar esa capa, pues contiene las células migratorias que recompondrán la nueva suela. A lo sumo se puede hacer un agujero para facilitar el drenaje de los líquidos que han exudado de las láminas desgarradas.

 

   Una vez preparado uno de los cascos, no podemos dejar que apoye directamente sobre el suelo. Aunque el caballo no siente dolor porque la veterinaria ha realizado un neurobloqueo en el menudillo, si el caballo se apoya sobre la punta del hueso tejuelo puede provocar daños irreparables en el mismo. Como se puede ver en la fotografía, hemos colocado un trozo de aislante térmico, polispan, sujeto con cinta americana. El material de esta placa, cede, ciñéndose a las formas de la palma y proporcionando un buen soporte de emergencia.

 

pab7 

 

   Uno de los cascos ya preparado. Se aprecia bastante bien el exagerado abombamiento que hay delante de la ranilla y que sobresale mas de un centímetro y medio sobre el nivel de la base de la muralla. Necesitamos prolongar la muralla hasta el punto en que el caballo pueda apoyar su peso en ella, pero sin que la zona abombada llegue a tocar el suelo. Este suplemento se consigue con el zapato de madera.

pab8 

 

 

   Con una plantilla de cartón, diseñamos una “herradura de corazón de madera”,que recortamos con la sierra de calar de un tablero de contrachapado o plywood, de un grueso de dos centímetros. La parte plana llega hasta por detrás de la punta de la ranilla, pues hará la función de la barra de corazón y sujeta el material de impresión dental. La anchura de la zona del arco ha de ser la suficiente que permita la inserción segura de los tirafondos. No importa que se apoye en la palma, pues por delante de la protusión del hueso tejuelo todo es tejido muerto.

pab9 

 

 

   Aunque el zapato de madera Steward clog es ligeramente diferente al que estamos haciendo, el principio básico es el mismo. El clog suele ser una pieza maciza a la que se le excava una concavidad en la zona bajo el tejuelo. Debido a que este tejuelo esta exageradamente protuido, nos tememos que una excavación en la madera no será suficiente para preservarlo del contacto con el zapato, por lo que preferimos recortarlo por completo para asegurarnos. Por otra parte, encima de esta base va otra placa de madera con las formas redondeadas, o en su versión mas moderna, una placa de EVA, etilen vinil acetato, que es un plástico blando. Nosotros haremos alguna modificación que consideramos mas efectiva y que veremos a continuación.

 

   Las formas del clog de madera se suavizan con la lijadora y se excava una depresión en la zona de la ranilla, a fin de que esta no contacte directamente sobre la madera y quede un ligero almohadillado de material de impresión dental entre estas, impidiendo la maceración de la ranilla.

 

pab10 

 

   Colocamos el material de impresión dental de dos componentes sobre la ranilla y barras y a continuación sujetamos el clog con dos tornillos tirafondos. Esto último es mas fácil de decir que de hacer, sobre todo cuando uno está solo. Hay que darse prisa porque el material fragua en cuestión de segundos y el caballo debe de pisarlo antes de que adquiera toda su dureza.

 

  Para facilitar la operación se pueden colocar antes dos tirafondos que apenas asomen un milímetro. Un atornillador eléctrico facilita la operación. Basta con introducirlos tres o cuatro milímetros en el contrachapado para que se sostenga correctamente.

 

   Los tornillos son de los normales de carpintería. Para estos dos primeros tornillos podemos aprovechar dos agujeros de clavo viejo, pero podemos hacerlos sin guía si estamos un poco prácticos. No es este el momento de estrenar el atornillador!!!

 

pab11 

 

 

   El material de impresión dental ha de usarse de manera generosa, que sobresalga y sirva de apoyo a la región de los talones y de los bulbos, Cualquier elemento de apoyo es valiosísimo  para el caballo. Es preferible tener que eliminar algo de material con la legra que quedarse corto por economizar material.

 pab12

 

   Ya con el pie en el suelo y el material endurecido colocamos otro u otros dos tornillos atravesando el casco. Por detrás de estos tornillos, colocamos otros dos o tres pero sin atravesar el casco, implantados en la madera por fuera del casco y arrimados a la muralla. Estos tornillos, quedan atrapados por la venda de fibra de vidrio y sujetan el clog al casco. Una variante muy usada es recubrirlos con Equilox o Adhere, que se pega al casco y quedan como si hubiese atravesado el casco.

 

 pab13

 

 

   En esta fotografía podemos ver la relación de los tornillos con respecto al hueso tejuelo, y por ende, del tejido sensible del pie. Por delante de la raya solo hay tejido hemorrágico y muerto. Podríamos atravesar cualquier zona del casco con clavos o tornillos sin que se produjese dolor.

 pab14

 

 

   Con una venda de fibra de vidrio Equicast reforzamos la unión del clog al casco, envolviendo a la vez los tornillos exteriores. Hemos protegido los bulbos con cinta americana, a fin de evitar que la fibra de vidrio pueda rozar y llagar la piel de los bulbos. En la foto se ve el material de impresión, de color verde, que llega hasta por detrás de la punta de la ranilla. El caballo apoya su peso solamente desde esta línea de material verde hacia atrás.

 pab15

 

 

   Rellenamos todo el hueco con gasas estériles empapadas en Sugardine, betadine con azúcar, poderoso antiséptico y que favorece la cronificación del tejuelo. Se debe de llenar bien todo el hueco, a fin de que comprima ligeramente la herida, evitando así la formación de tejido de granulación.

 pab16

   Nuestro método, una variante del método  Castelinjs-Roselló consiste en colocar una herradura rock and roll sujeta con tornillos tirafondos a la base de madera. El método Castelinjs-Roselló consiste básicamente en colocar pegado al casco un cuff o estuche plástico, (generalmente el Dallmer Cuff) y al que se le atornilla una herradura rock and roll.

 

   La herradura rock and roll, como prolongación del clog de madera permite un basculamiento multidireccional, con máxima salida en todas direcciones, y que minimiza las fuerzas de cizalla o torsión que experimenta el casco, sobre todo en los giros. Por otra parte, al ir sujeta con tirafondos, hace la función de tapa de hospital, permitiendo el control de la herida con tan solo aflojar los tornillos. Se realiza la cura pertinente y basta colocar de nuevo los tirafondos, por lo que las curas quedan a cargo del propietario.

 

   La herradura rock and roll, colocada en su posición natural ofrece de por si un excelente rolling, pero en algunos casos es insuficiente. En esta situación se coloca al revés, procurando que el canto de los rieles coincida con el punto de breakover. Si como en este caso aun necesitamos retrasarlo mas, biselamos los cantos lo necesario.

 

   En el centro de la herradura hacemos un agujero para que pueda drenar el exudado y que se pueda introducir medicación, generalmente betadine.

 

 

 

 pab17

   Y por ultimo realizamos un surco subcoronal. El surco, que atraviesa prácticamente toda la muralla descomprime el rodete coronario y rompe la tendencia de la muralla a crecer aberrante. El nuevo casco que va a nacer, libre de la tracción ejercida por la muralla muerta y desprendida del tejuelo, adoptará una dirección mas paralela al hueso.

 

   El caballo queda con la medicación que la veterinaria ha prescrito. Tan solo Finadyne y Equzona,dos potentes antiinflamatorios. Ahora todo es cuestión de paciencia y de controlar como se desarrollan los acontecimientos. De no haber novedad, en un plazo de cinco a seis semana renovaremos el herraje.

 

1a 

 

 

   Varias semanas después las cosas parecen haberse complicado. Se han formado abscesos y han reventado en la corona de ambas manos, drenando pus y material sanguinolento. La integridad del casco parece comprometida a simple vista, pero en realidad de mantiene bastante firme y el caballo no parece mucho mas inválido que al principio. Aun con todo, el sufrimiento es evidente y el animal acusa la enfermedad. Se le han producido varias escaras o llagas por decúbito al estar tumbado tanto tiempo y ha bajado ostensiblemente de peso. Esto ultimo, le beneficia y mucho. Cuanto menos peso tenga que soportar, menores seran los dolores.

2a 

 

 

   Al quitar la herradura de corazón vemos que el interior del pie no ha variado mucho de su aspecto inicial. La herida,a pesar de las curas periódicas con betadine está recubierta por un liquido maloliente, que no es otra cosa que los exudados producidos por los desgarros y hemorragias previas, durante la fase aguda. Por lo demás, el tejuelo no presenta necrosis ni hemorragias, lo que indica que el zapato de madera ha cumplido su función y ha evitado que el hueso apoye en el suelo.

 

 4a

 

 

   Eliminamos la venda de fibra de vidrio VetCast con la tenaza y la escofina. La fibra de vidrio no se pega al casco, pero si lo hace a la madera del zapato, por lo que se hace un tanto trabajoso el eliminarla.

 

 3a

 

 

 

   Aspecto de la mano derecha. Los talones han crecido normalmente, no así las lumbres. La ranilla aparece íntegra, sin señal de putrefacción debido a haber estado encerrada y comprimida por el material de impresión dental. Esto es bueno, porque la necesitaremos para dar todo el apoyo posible.

 

5a 

 

 

 

   Aspecto de la mano izquierda. En la fotografía podemos ver muy bien cuales partes del casco se mantienen relativamente ilesas. Desde la punta de la ranilla hacia atrás, los talones, barras y ranilla presentan un aspecto relativamente fuerte. En este herraje, de nuevo con zapato de madera, utilizaremos estas estructuras para dar apoyo al caballo, evitando toda presión en la zona de las lumbres, que debido a los abscesos han quedado muy debilitadas.

 

   El zapato de madera, queda así limitado a la zona situada por detrás de la punta de la ranilla. Un fuerte rolling practicado en la madera retrasara el punto de breakover hasta por detrás de la proyección del hueso tejuelo, eliminando la tensión del tendón flexor profundo y favoreciendo la recuperación.

 

 

 6a

 

 

 

   El zapato de madera se recorta a medida sobre unas planchas de contrachapado y se moldea con la lijadora de banda. Por la parte que contacta con el casco, excavamos una depresión  a fin de que entre la madera y la ranilla quepa una generosa cantidad de material de impresión dental, que minimice la presión  y evite una necrosis de la ranilla.

 

 7a

 

   Vista del nuevo zapato, hecho con dos planchas de contrachapado unidas por tornillos tirafiondos. Como hemos rebajado los talones del casco, compensamos con una cuña de material plástico, que evitará la tensión del tendón profundo sobre el hueso tejuelo. Por otra parte, el diseño del zapato con la cuña, permite realinear la base del tejuelo con relación al suelo, dándole un ángulo de entre tres y diez grados, mas parecido al que presentaba antes de la infosura.

 

   Tras una etapa inicial de adaptación al nuevo herraje, el propietario nos refiere que el caballo va mejorando dia a dia, ganando en movilidad y ganas de vivir. Con este herraje, se abre una etapa en la que tan solo cabe esperar a que pase el tiempo y con el, se estabilicen las lesiones internas del casco y el rodete comience a producir nuevo casco.

 

img00558-20101012-0932 

 

   Dia a dia el caballo va ganando comodidad y movilidad.El rodete coronario se va cornificando y produce ya el casco nuevo.

 

 img00562-20101012-0944

 

  El caballo ha ganado comodidad y movilidad.Se levanta en cuanto siente a su propietario llegar a la cuadra y se mueve por el corral con relativa facilidad.Las escaras de la piel se le han secado y se recuperan satisfactoriamente.En la fotografia podemos  observar como el caballo coloca sus manos completamente verticales,lejos de los primeros dias en que debia de echarlas hacia delante en la postura tipica de los infosados.