Zapatos de madera (wooden clog)

   Los mas avanzados estudios biomecánicos han reforzado la importancia del breakover o punto de despegue del pie, no solamente en la funcionalidad del pie sano sino, mas importante si cabe, en el pie enfermo. Disminuir el brazo de palanca situado entre el breakover y la inserción del tendón flexor profundo supone una economía de energía en el movimiento. Aliviar las tensiones de los distintos órganos del pie, supone un claro avance en la posibilidad de recuperación del pie dañado, pudiendo significar en muchos casos la diferencia entre la sanación y la cronificación del problema.

 

   Desde hace años se insiste en facilitar este movimiento de despegue con diversas acciones sobre el casco cuando el caballo permanece descalzo y sobre las herraduras, cuando calzado. La mayoría de los herrajes llevan aparejado un concepto que se ha extendido con el nombre de rolling y que implica el trabajado del borde exterior e inferior de la herradura para facilitar el movimiento de despegue del pie, tanto hacia el frente como lateralmente. A la mayoría de las herraduras se les forja un bisel con el martillo o la lijadora. Algunas ya vienen de fabrica con un buen rolling. Esto basta para los herrajes normales, en que solo se busca la comodidad del caballo, pero en algunos casos patológicos se hace necesario aumentar exageradamente el rolling a fin de llevar hacia atrás el punto de despegue. Y los escasos ocho o diez milímetros de una herradura de hierro no son suficientes para conseguir este efecto.

 

   La industria nos ofrece herraduras de aluminio y plástico, que por su ligereza, son susceptibles de fabricarse con un mayor grosor. Este grosor extra permite retrasar mucho mas el punto de despegue. Ahí tenemos la herradura rock and roll fabricada en aluminio que permite retrasar el punto de breakover hasta tres centímetros mas atrás de su borde. No obstante, en algunos casos es insuficiente, a lo que hay que unir algún problema añadido;

 

   -Son herraduras que podemos denominar "zapatos de Cenicienta" en alusión al cuento infantil en que el zapato de cristal tan solo resultaba cómodo a su legitima dueña. Estas herraduras alternativas, quedan muy bien en cascos con una forma aparente. es decir, en cascos de mano casi perfectos, con forma casi circular. Pero la dificultad de adaptar una de estas herraduras a cascos descuidados y deformados, que suelen ser quien las necesitan, se hace mayor cuando se trata de un problema ortopédico grave.

 

   -Son herraduras difíciles de colocar en caballos cojos o con gran dolor. Si van clavadas con clavos, se hace necesario bloquear necrológicamente el pie del caballo para que pueda soportar los martillazos. Es lógico pensar además que lo que menos necesita un pie enfermo es que se le den golpes con el martillo. Y si se quiere encolar una de estas herraduras, el trabajo se hace muy difícil, a menos que se anestesie el animal .

 

   -Son herraduras caras. Esto puede suponer en la mayoría de los casos un handicap para el correcto tratamiento del problema del caballo.

 

   Por fortuna se ha ideado un tipo de herraje que viene a solventar todos estos inconvenientes; el zapato de madera, (wooden clog),desarrollado en los últimos años por especialistas prestigiosos como los americanos Stephen  O'Grady y Mikel Steward. Básicamente se trata de una herradura de madera que se sujeta al casco con tornillos tirafondos de madera y que proporciona todos los efectos positivos del herraje, a la par que anula las desventajas.

 

   Obviamente, se trata de un herraje de transición para un caballo con un grave problema y que su tratamiento exija retrasar mucho el punto de breakover. Aunque su uso puede aplicarse a otras enfermedades, básicamente se utiliza en el tratamiento de la infosura y del síndrome de navicular agudo. En este articulo nos centraremos en el uso del zapato de madera en el tratamiento de la infosura, tanto aguda como crónica. Estas son las principales ventajas mecánicas que ofrece el zapato de madera;

 

   -Reparte el peso del caballo sobre una gran superficie. Esta superficie es fácilmente manejable modelando la cara superior del zapato de madera. Esta es una gran ventaja en caso de palmas abombadas e incluso con prolapso del corion o del tejuelo, pues permite hacer un apoyo individualizado de cada lesión o conformación del pie.

 

   -Permite situar el punto de breakover tan atrás como se desee, en el punto vertical de la punta del hueso tejuelo, minimizando así la tensión del tendón flexor profundo sobre el hueso.

 

   -Permite elevar o descender los talones de un modo fácil para ajustar la tensión del tendón flexor profundo sobre el hueso navicular y tejuelo.

 

   Estas ventajas también son aportadas por otras herraduras, aunque no en un grado tan intenso. El zapato de madera ofrece además estas ventajas;

 

   -Es un material barato y asequible, al fabricarse con tableros contrachapados o plywood. La industria ofrece distintas calidades y grosores, que pueden combinarse entre si con el solo concurso de unos tornillos tirafondos.

 

   -Es un material fácil de trabajar. Tan solo se necesita una sierra de calar eléctrica y la lijadora de banda que utilizamos para biselar las herraduras.

 

   -No es necesaria una especial habilidad para trabajar este material. Cualquier herrador que sepa forjar una herradura de hierro no encontrará dificultad alguna en construir un zapato de madera.

 

   -Tanto el breakover como la altura de los talones y la forma del zapato en general, pueden ser fácilmente remodelados una vez colocado el zapato con la sola ayuda de la escofina.

 

   -El bisel lateral elimina los movimientos de torsión sobra las laminillas. Todos sabemos que un caballo infosado, cuando mas se duele es en los giros.

 

   -El bisel lateral concentra el peso del caballo sobre el hueso tejuelo, disminuyendo así la canalización de las vibraciones hacia las laminas dañadas.

 

    -Gracias a la propia naturaleza de la madera, resulta fácil complementar el diseño con otros materiales, como plantillas plásticas de cuña o materiales que permiten, por su fácil desgaste, un autoajuste del breakover.

 

   -Y por ultimo y quizás la mas interesante; no es necesario golpear el casco del caballo ni sujetarle la mano en alto mientras se seca el pegamento. Esto elimina en la mayoría de los casos la necesidad de bloquear el pie, lo que permite que en muchas ocasiones, no sea necesaria la presencia conjunta del veterinario y el herrador.

 

   Construcción de un zapato de madera:

 

   Para construir y aplicar zapatos de madera se necesitan los siguientes materiales y herramientas. Estas  pueden ser sustituidas por herramientas manuales u otras similares.

 

   -Sierra de calar eléctrica, para cortar las placas de madera contrachapada.

 

   -Lijadora de banda para modelar las placas de madera.

 

   -Atornillador eléctrico para colocar tornillos en las placas y el casco.

 

   -Taladro eléctrico o Dremel para hacer agujeros guía en el casco.

 

   -Y por supuesto, las herramientas normales del herraje para preparar el casco.

 

   -Placas de madera contrachapada o plywood. En el mercado hay diversas calidades y grosores. No es necesario que sean especialmente densas y pesadas, pues no sufren desgaste y se aprecia la ligereza. Con una placa de 25 mm y otra de 10 mm se pueden obtener todas las combinaciones necesarias.

 

   -Surtido de tornillos tirafondos, que encontraremos en cualquier ferretería, variados y baratos..Para atravesar el casco, mejor que no superen los 3 mm de grosor. Aconsejo limitarse a los grosores 2'5 mm (la broca de los clavos de cobre de sujetar las tapas a la herradura) y de 3 mm para largos superiores a los 4 cm.

 

   -Plantillas plásticas de cuña y talonetas plásticas. Algunos autores utilizan además unas placas de un material llamado EVA (etinilvinilacetato) para la cara inferior del zapato, debido a que se desgasta fácilmente y el caballo puede ajustar su propio breakover.

 

   El zapato de madera se contruye totalmente personalizado al pie en que se va a colocar, y tanto su grueso como su tamaño depende de la forma que tenga el casco y las necesidades del mismo en ese momento. Es por tanto un herraje muy evolutivo y que puede ser modificado en cada momento. Veamos en imágenes la construcción de un zapato, los tipos de complementos que puede incluir y su colocación.

 

 

   Una vez recortado y aplomado el casco según las necesidades, dibujamos el contorno del mismo sobre un trozo de madera contrachapada o plywood. También podemos dibujar antes sobre un cartón  y después trasladarlo a la chapa. Con la sierra de calar recortamos el perfil.

 

   Debemos de tener en cuenta que si el casco es susceptible de ser atravesado por los tornillos, el perfil del zapato puede ajustarse en lo posible al casco, pero si la pared del casco es demasiado delgada para soportar tornillos, se debe de recortar el perfil un par de milímetros o tres mayor que el casco, pues todos los tornillos van adosados exteriormente.

   

 Dependiendo del tamaño del casco o de la necesidad de retrasar el breakover, el grueso del zapato puede ser mayor o menor. En muchos casos, bastará un grueso de 25 mm, que acompañado de la plantilla o taloneta plástica será suficiente. Pero si se necesita retrasar mucho el breakover o se debe de excavar una depresión en el zapato, necesitamos un grueso mayor. Para ello se pueden recortar uno o mas perfiles de un centímetro de grueso que se unirán entre si con tornillos tirafondos.

 

   En algunos casos se utiliza un perfil de madera y se le añade por debajo un perfil de plástico duro o de la goma EVA que citamos arriba. En el primer caso ,el plástico duro evita el desgaste prematuro del zapato, y en el segundo, la goma EVA, al comprimirse y desgastarse fácilmente, permite al caballo labrarse el breakover que mas cómodo le resulta.

 

 

   Bien con la amoladora radial o con la lijadora de banda, damos forma al zapato, biselando los bordes laterales y posterior en un ángulo de 45 grados. Labramos el breakover retrasándolo hasta el punto necesario, tras lo cual redondeamos todo el borde suavizando los posibles cantos. La base del zapato ha de ser plana, para que el caballo pueda sentar el zapato en el suelo sin mayor esfuerzo para sus ligamentos colaterales, pero ha de ser lo suficientemente pequeña para que pueda bascular hacia todas direcciones con el menor esfuerzo posible para los mismos.

 

   En esta fotografía podemos ver lo que seria un zapato de madera básico, utilizado, por ejemplo, en un caso de síndrome de navicular agudo, en que el caballo permanece en reposo en el box y se hace necesario minimizar la acción del tendón flexor profundo sobre el hueso navicular, la cresta semilunar, etc. La cara superior del zapato es completamente lisa, aunque bien se le pueden hacer unos agujeros de 8mm para facilitar el anclaje del material de impresión dental o de la silicona.

 

 

   En la cara superior se pueden realizar distintos rebajes para adecuar el zapato a las necesidades del caballo. En este caso se ha realizado un rebajado por delante de la punta de la ranilla para sustraer el apoyo a la palma y la pared de las lumbres. Estas no contactan en ningún caso con el zapato en caso de que se mantenga integra la pared dorsal del casco. Si practicamos un surco subcoronal que evite la presión en la corona, podremos colocar un par de gruesos tornillos a modo de pilar que estabilizarán aun mas el conjunto, pero seguirán evitando que la palma abombada cargue peso sobre el zapato.

 

 

   Si queremos sustraer alguna zona del peso o queremos recargar la presión sobre alguna otra, se practican rebajes en la cara superior con la Dremell y una fresa esférica. A menudo no nos interesa que la palma cargue peso o queremos poner alguna silicona bajo la misma. el rebajado de la fotografía nos muestra como el peso se distribuye por el perímetro plantar y la ranilla, manteniendo la palma alejada del zapato.

 

 

   Con la misma herramienta podemos conseguir el mismo efecto que una herradura napoleónica en W, con o sin barra para la ranilla. Con el rebajado que hemos practicado por delante de la punta de la ranilla, sustraemos a toda esa zona del contacto con el zapato, en tanto que este sigue ejercitando una biomecánica ideal, con el breakover muy retrasado.

 

   Hasta ahora hemos visto modalidades de zapato de madera en que su grosor es uniforme, es decir, sus caras superior e inferior (aunque pequeña) permanecen paralelas. Pero en la inmensa mayoría de los zapatos de madera se hace necesario elevarlos talones por motivo del problema que presenta el caballo. Esta elevación de talones puede conseguirse a costa de la propia madera, pero se hace mas sencillo aplicar talonetas de plástico en la cantidad que se desee, con tan solo sujetarlas con tornillos tirafondos.

 

 

   En la fotografía podemos ver el que quizás sea el modelo de zapato de madera mas utilizado. Una plantilla de plástico compensada en tres grados complementa un perfil de madera de 25 mm de grueso. Es ideal cuando los tornillos no pueden ir implantados en casco sólido  o se han de aplicar exteriormente, pues el plástico es mucho mas firme que el delgado borde del perfil de madera. Esta combinación evita tener que colocar zapatos muy gruesos para que los tornillos puedan sujetar con garantía el zapato al pie.

 

 

   La plantilla de plástico puede ser rebajada para adecuarla a las necesidades del caballo, pero lo mas común es emplear una taloneta cuando se hace necesario aplicar material de impresión dental o silicona entre el zapato y la ranilla. La taloneta eleva los talones, a la vez que ofrece un hueco donde colocar una buena cantidad de silicona amortiguante o material de soporte.

 

   Las combinaciones de materiales y las variaciones del herraje son muy numerosas y no hay duda de que irán aumentando en el futuro. El zapato de madera se muestra como una gran herramienta en el manejo temprano de muchos problemas y como soporte o herraje de transición hacia otras herraduras a medida que el caballo gana movilidad.

 

   Colocación del zapato de madera.

 

 

   Una de las principales ventajas del zapato de madera es que para su colocación no es necesario clavar ni golpear el casco. No cabe duda de que a un casco infosado o extremadamente dolorido no son los golpes lo que mas le conviene .Es cierto que se puede neurobloquear el pie y el animal no sentirá los golpes, pero no por ello dejaran de surtir efecto, y sobre todo, el neurobloqueo no nos va a permitir valorar el grado de comodidad o mejoría obtenido inmediatamente por el  herraje.

 

   Probablemente la fotografía sea mucho mas descriptiva para ver como se coloca el zapato de madera. Generalmente, se implantan varios tornillos tirafondos a través de la muralla que fijan el casco al zapato. Previamente se ha hecho una agujero guía con el taladro o Dremell desde la línea blanca hacia afuera, parecido a lo que hace el clavo si se hierra normalmente.Una broca de 2'5 mm de las utilizadas para los clavos de cobre de sujetar las tapas a la herradura suele ser apropiada. Este agujero nos permite utilizar tornillos de 2'5 mm y de 3 mm. Cuando se tiene suficiente práctica o el animal no tolera que se levante el pie demasiado tiempo, se puede colocar el tornillo sin agujero guía.

 

   Para colocar el zapato de una forma rápida y eficaz, se introducen dos tornillos en agujeros guía sin que lleguen a asomar por la línea blanca. Se coloca el material de impresión dental, si lo lleva, en el zapato y se coloca en posición sobre el casco. Se aprietan los tornillos hasta que se introducen en la madera y se deja el casco apoyar en el suelo. A continuación se introducen los demás tornillos.

 

   Los tornillos pueden atravesar el casco por delante del punto mas ancho del mismo, pero por detrás ya es muy complicado. En este caso y en el casco en que el casco no soporte tornillos por su delgadez o mala calidad, se aplican los tornillos lateralmente, como vemos en la fotografía. Estos tornillos actúan como puntales  o pestañas, que agarrados por la venda de fibra de vidrio, sujetan firmemente el zapato al pie.

 

   En algunos casos de pies muy fuertes, los tornillos pueden ser suficientes para sostener el zapato, pero en la mayoría de los casos se hace necesario envolver el casco con una venda de fibra de vidrio, previa protección de los bulbos con unas gasas, o mejor aun, una compresa femenina. El vendaje con venda de fibra de vidrio no solamente sujeta el zapato firmemente al pie, sino que estabiliza por completo todo el estuche corneo.

 

   Una opción alternativa al vendaje de fibra de vidrio y que evita alguno de sus problemas, consiste en envolver todos los tornillos laterales con alguna resina acrílica. Para ello se debe de lijar anteriormente la pared del casco para mantenerla libre de grasa y suciedad .A menudo las condiciones en que se trabaja no suelen ser las mas idóneas para este método, al estar el caballo tumbado en el box en caso de infosura.

 

   Herraje de cuña inversa

 

 

   Un tipo de herraje ortopédico para el que el zapato de madera se ha revelado como muy útil es el herraje llamado de cuña inversa. Este es un herraje que se utiliza en los casos en que se realiza una tenotomía del tendón flexor profundo y no puede utilizarse si no es en combinación con esta cirugía.

 

   En casos extremos de rotación falangiana del hueso tejuelo por infosura, por retracción de tendones, club foot, etc., se practica la tenotomía del tendón flexor profundo. Sabemos que la tracción del tendón es la principal causa de que el hueso rote en el interior del pie. El tendón no vuelve a recuperar su longitud inicial o lo hará muy poco, con lo que si queremos que el hueso tenga alguna opción de recuperar su primitiva posición se hace necesario cortar el tendón por completo a la altura de la caña. Los extremos cortados se separan y  son reparados con  tejido cicatricial.

 

   Previamente se hace necesario colocar un soporte al pie, pues de no hacerlo y cortar el tendón, el menudillo bascula hacia atrás y las lumbres del casco se levantan del suelo, igual que los potrillos que nacen con flaccidez de tendones. Tradicionalmente se colocaba una herradura de huevo, pero los estudios recientes de Rick Redden han demostrado que este tipo de herraje se presta especialmente para esta situación.

 

   Habíamos visto una variación del herraje de madera  que se hacia un rebajado completo por delante de la punta de la ranilla, privando a toda la palma y lumbres del apoyo. El resto de la superficie del zapato permanece paralelo al suelo. Pues bien, básicamente  el herraje de cuña inversa consiste en colocar la cara superior del zapato mas inclinado hacia atrás que la horizontal, en tanto el resto del zapato mantiene su posición, tal y como podemos ver en la foto.

 

   Al cortar el tendón, el pie, inclinado hacia atrás con respecto a la horizontal, permite que el hueso tejuelo se enderece, en tanto se conserva la mecánica del resto del pie sin que los movimientos, tanto de breakover hacia adelante como lateralmente hagan efecto sobre el hueso tejuelo enderezado.

 

   Caso practico de zapato de madera en una infosura grave.

 

 

   Como ilustración del articulo, presentamos el caso de una yegua con un grave cuadro de infosura, y que probablemente sea el zapato de madera la única opción que pueda conseguir una recuperación  o mejoría suficiente para que pueda sobrevivir como yegua de pasto.

 

   El animal padece una infosura aguda que no ha sido tratada a tiempo, aunque desde hace dos semanas se le administran antiinflamatorios y cambio de dieta. Unas herraduras napoleónicas colocadas por un herrador local no solo no han conseguido mejora alguna sino que han exacerbado el problema mecánico debido a que sus ramas quedan colocadas demasiado delanteras. Esto origina un brazo de palanca en que cada vez que el animal avanza un paso, el hueso tejuelo gira, comprimiendo el rodete coronario. A su vez, la suela se ha roto y el corion del hueso protuye al exterior en ambas manos.

 

   Como podemos ver en la radiografía, se debe de mantener el borde del hueso tejuelo en la posición que indica la línea roja. Cualquier intento por descender estos talones origina tensión en el tendón flexor profundo, que tirará aun mas del hueso tejuelo aumentando la rotación y el dolor.

 

   Por otra parte, se debe de minimizar la acción del tendón acortando el brazo de palanca situado por delante de la punta del hueso tejuelo. Para ello debemos de retrasar el breakover o punto de salida hasta la vertical del hueso. Esto solo se puede conseguir con un zapato de madera, pues en otro caso necesitaríamos una herradura de casi cuatro centímetros de gruesa, lo que seria inviable. Gracias al zapato de madera, podemos conseguir estos dos efectos, fundamentales para obtener cualquier posible mejoría.

 

 

   El material de impresión dental proporciona soporte en la ranilla, única estructura que junto con los talones permanece relativamente sana. Por delante de la punta de la ranilla queda un espacio entre el zapato y la suela, suficiente para que el corion del tejuelo no toque de la madera. Los tornillos, a modo de columnas, no permiten que la muralla pueda descender hasta cargar peso en la madera.

 

   Hemos practicado un surco subcoronal profundo por debajo del rodete coronario. Este surco tiene dos funciones. De una parte alivia la presión que la apófisis extensora del tejuelo ejerce sobre el rodete coronario, evitando abscesos y de otra, evita que el casco muerto y suelto situado por debajo arrastre al casco que ha de nacer, y puede así alinearse en lo posible con el hueso tejuelo.

 

 

   En el fondo del surco excavamos un agujero hasta la cámara de aire que ha quedado entre el hueso y la pared. Así, el drenaje de posibles exudados será mas fácil y se puede introducir algún antiséptico.

 

 

   Vista frontal en que se observa el biselado lateral a 45 grados. La yegua presenta una resección de las lumbres debida probablemente a un problema anterior de hormiguillo. Es de notar que la cámara de aire presente en la radiografía esta situada por detrás del fondo de la reseccion. La aplicación de la venda de fibra de vidrio estabilizará el estuche corneo, que con la infosura, corre peligro de partirse en dos.

 

 

   Una venda de fibra de vidrio estabiliza el pie y sujeta firmemente el zapato al pie. Hay que prestar atención a proteger debidamente los bulbos de los talones, que podrían macerarse por la venda de fibra de vidrio. Una compresa femenina es una buena opción.

 

   La yegua permanece confinada en un box con una buena cama de viruta y una dieta exclusiva de heno y fibra de alta digestibilidad,.Se le administran antiinflamatorios, analgésicos y antibióticos (abscesos en la corona) junto con un potente protector gástrico. Durante los próximos días se espera que el herraje haga su trabajo; se estabilicen las lesiones, aumente la comodidad y se vayan disminuyendo la frecuencia y potencia de los analgésicos.

 

   Se trata de un caso muy grave de infosura. Desesperado, diría yo. La gravedad de la rotación, 20 y 17 grados respectivamente hace que ningún otro tipo de herraje pueda ofrecer alguna posibilidad de mejoría. Ahora tan solo queda esperar.

Biblografia.

O'Grady Stephen. www.podiatry.com

Redden Rick  www.nanric,com

Steward Michael.

————-

Un mes mas tarde volvemos a herrar a la yegua. Durante este tiempo el animal ha experimentado una gran mejoría. Sus llagas de decúbito se han curado, lo que indica que permanece mas tiempo de pie al sentirse mas cómoda. Manifiesta una actitud alegre y se mueve con cierta facilidad.

   Palma de la mano derecha. Se observa sensibilidad a la presión con el dedo en toda la zona anterior a la punta de la ranilla. Aunque no se ha roto, se aprecia que está hueca por debajo. Practicamos un par de ventanas para favorecer el drenaje de los posibles exudados

    Palma de la mano izquierda. La palma está rota y asoma al exterior el corion de la tercera falange. Está sensible a la presión con el dedo y tierno, pero sin presencia de infección o putrefacción

   Construimos un nuevo zapato de madera, no tan grueso, pues no es necesario retroceder tanto al punto de breakover. Creamos un escalón con la taloneta para impedir que el corion de la tercera falange y toda la zona situada por delante de la ranilla contacte y cargue peso sobre el zapato de madera.

 

   En el rodete, el casco ha ido creciendo sin una excesiva diferencia entre la zona de la lumbre y de los talones. De ahí la importancia del surco subcoronal, que libera la zona de las lumbres y permite el crecimiento del casco. De otro modo es cuando se forman los ceños divergentes, muy juntos en la lumbre y separados en los talones. Con el surco subcoronal, la apófisis extensora o eminencia piramidal del hueso tejuelo no comprime al rodete en las lumbres, lo que ralentiza su crecimiento

   Aunque, en teoría, los tornillos no deben de sobrepasar el punto mas ancho del casco hacia adelante, creemos que es mas importante evitar a toda costa que el corion del tejuelo contacte con el zapato que cualquier tipo de palanca que la muralla muerta pudiese hacer sobre el hueso. Los tornillos anteriores, como después se verá, no han supuesto problema alguno para la recuperación de la yegua, y han servido como puntal que no permite que se cierre el espacio que ha quedado libre entre el zapato y el casco.

   Las posibles fuerzas de palanca que pudiesen haber generado los tornillos delanteros ha sido anulada por la deformación producida por el surco subcoronal. Es decir, el casco empujado hacia arriba por los tornillos delanteros se dobla a nivel del surco subcoronal en vez de hacer palanca sobre el casco generado en el rodete coronario.

   En esta ocasión hemos elegido la venda de escayola en lugar de la venda de fibra de vidrio, debido a su menor precio y a su capacidad astringente. La fibra de vidrio guarda la humedad proveniente del interior del casco y los exudados, dificultando la queratinizacion de los tejidos internos. El yeso ayuda a mantener la zona bien seca, evitando así la aplicación de queratinizantes cáusticos.

Un pequeño video de como se mueve la yegua tras el herraje en este enlace:

https://www.youtube.com/watch?v=zYfp9tOripw

—————————

   Varias semanas después procedemos al tercer herraje. Durante este tiempo la yegua ha pasado por una fase de recaída en la que se ha mostrado reacia a caminar, manifestando dolor e incomodidad al hacerlo. En una rápida visita extrajimos parte del material de impresión dental por la abertura frontal, pensando que quizás estuviese ejerciendo alguna presión  anómala sobre el corion del tejuelo. Se administraron antiinflamatorios durante unos días y las molestias remitieron.

Video de como se mueve la yegua antes del herraje en este enlace;

ttp://youtu.be/V-QahOglxF8

 

   A día de hoy la yegua se mueve con torpeza, pero manifestando una clara mejoría. Al igual que los caballos infosados en esta fase, se mueve mas torpemente con los posteriores que con las manos. Al mejorar de los dolores de las manos, se hacen patentes la secuelas en el dorso y corvejones de haber estado tanto tiempo apoyándose en los miembros posteriores.

   Mano derecha. Se aprecia el gran crecimiento del casco a nivel de las lumbres.

   Mano izquierda. El surco subcoronal rompe la tendencia del nuevo casco a separarse del borde dorsal del hueso tejuelo. Así, puede crecer lo mas paralelo posible al mismo, con lo que las secuelas serán minimizadas.

   Palma de la mano izquierda. El corion del hueso tejuelo aparee completamente queratinizado y duro. Todo el resto de las oquedades producidas en el episodio de desgarro laminar se ven secas y sin signo de exudado.

   Palma de la mano derecha. El corion del tejuelo también está queratinizado y duro, sin que podamos provocar dolor con la presión de nuestra uña.

   Se realizaron nuevas radiografías. En la mano derecha se observa una leve rotación falangiana con el consiguiente aumento del ángulo palmar de la tercera falange. No se aprecia destrucción ni remodelación de la punta del tejuelo.

   En la mano izquierda no se aprecia rotación falangiana y si un mejor realineamiento del nuevo casco con el borde del hueso. No  parece que haya remodelación de la punta de la tercera falange, aunque no se puede apreciar muy bien debido a la coincidencia con una huella radiográfica de uno de los tornillos.

   Llegados a este punto optamos por  un herraje con herradura napoleónica de corazón. La yegua ya se sostiene relativamente bien en una sola mano y es capaz de aguantar los martillazos del clavado. El herraje es ya mucho mas sencillo y permite una libertad de movimientos que con  el zapato de madera no serian aconsejables. Aunque los próximos días la yegua continuará confinada en su box para ver como reacciona al nuevo herraje. Próximamente se le autorizará a permanecer durante el día en un pequeño paddock.

  Herraje de la mano izquierda. Nótese que el corazón de la herradura no está descansando directamente sobre la ranilla, sino sobre el material de impresión dental. Nótese también como las ramas de la herradura no sobrepasan en ningún momento la punta del corion del hueso tejuelo. El breakover del casco queda así situado justo por debajo de la punta de la tercera falange, minimizando  la tracción ejercida por el tendón flexor profundo.

 

   No se vendarán las manos. Se aplicará diariamente el higienizador de ranillas FarrierGabino en las palmas (formol 60%) para mantener desinfectada la zona y ayudar a la queratinización de los tejidos expuestos. La cama seca de viruta de pino ayudará a la limpieza y hace altamente improbable una infección de origen externo.

   Vista lateral del herraje. Se mantiene la taloneta plástica para compensar el recorte de los talones. Se observa como el nuevo casco, al estar rotada la tercera falange no es capaz de reorientarse todavía hacia la punta de la herradura.

   Sin embargo, en la mano izquierda, al no haber rotación falangiana, sino capsular, el nuevo casco ya apunta directamente al extremo de la herradura, que como hemos visto coincide con la punta del hueso tejuelo.

   Es de esperar que en la próximas semanas el casco siga creciendo y restaurando en lo posible la unión con el hueso. Por su parte, se reorganizará la palma y cubrirá de nuevo todo el interior del pie.Ahora, solo queda esperar.

——

Dos semanas después sacamos la yegua a un pequeño paddock.Como es lógico,tras tantas semanas de confinamiento se mueve torpemente,pero el avance es significativo.He aqui un video del momento.En tres herrajes hemos pasado de estar tumbada en el suelo sin querer levantarse a moverse con cierta soltura.Se puede ver el video en este enlace;

http://www.youtube.com/watch?v=65mmL-_RGeg

——————

 

   Hemos vuelto a herrar la yegua varias semanas después. Durante este tiempo ha habido variaciones importantes. Debido a la sospecha de osteoporosis se recomendó un suplemento de calcio que no fue bien tolerado por la yegua. Esto ha provocado tensión en los músculos flexores, con la consiguiente retracción del tendón. La yegua ha empeorado durante un par de semanas, aunque ya parece recuperarse, y tiende a pisar de puntillas, con la lumbre del casco. Debido a esta nueva situación hemos decidido colocarle una herradura de banana, que le permita apoyarse en el punto en que mas cómodo le resulte.

 

   En la mano izquierda, vista por la palma, se aprecia la continua regeneración de la palma. No hay sensibilidad a la presión con la tenaza en ningún punto de la palma, ni siquiera en la punta de la ranilla. En este estadio, se puede considerar esta mano como uno de tantos casos de palmitieso que nos encontramos en el trabajo de todos los dias.

 

   A pesar de su peor aspecto, la mano derecha tampoco presenta sensibilidad alguna en su palma. El crecimiento es lento pero continuado.

 

 

   La pared dorsal del casco crece en una dirección muy aproximada al hueso tejuelo, por encima del surco subcoronal que se practicó en su dia. Se colocó una herradura de banana con material de impresión dental. Una taloneta plástica contribuye a compensar el talón eliminado.

 

   Vista inferior de la herradura. Se construyó la herradura de banana de manera que por delante de la punta de la ranilla no contactase con la muralla y mucho menos, con la palma. A pesar de que la yegua situará probablemente su apoyo en un punto alrededor de la punta de la ranilla, se hace necesario colocarle una especie de balancín por delante. Esto evitará que la yegua, al tender a pisar de puntillas, bascule su menudillo hacia adelante.

 

   Hemos biselado fuertemente la herradura en los laterales, a fin de facilitar en lo posible el movimiento lateral en los giros. Siguiendo la recomendación de los doctores S.Pittman y  R Redden hemos clavado la herradura únicamente a la altura del vientre de la misma, es decir, el punto mas bajo de la herradura.

 

   Aunque la idea de eliminar por completo todo el casco aberrante era tentadora, hemos preferido dejarlo para mantener integra la estructura del estuche córneo. Únicamente hemos falseado las lumbres para evitar que carguen peso y aumenten el brazo de palanca.

 

   La herradura de banana permite que el caballo apoye en el punto que mas cómodo le resulte y pueda inclinarse hacia atrás a medida de que la tensión del tendón se normalice, como es de esperar.

   Luego de unas semanas en reposo debido al problema de la retracción, la yegua retomará mañana el programa de rehabilitación. Se recomiendan paseos cortos tantas veces como se pueda durante el dia. En cuanto lo permitan las condiciones meteorológicas, permanecerá suelta durante todo el dia en un pequeño paddock.

Y un par de semanas después,soltamos la yegua en el picadero para que se mueva a su gusto.El cambio es sustancial.Aunque aun va rigida de las manos,ya se desenvuelve comodamente.La incomodidad de los pies,debida a estar tanto tiempo recostada sobre los mismos,va desapareciendo.

https://www.youtube.com/watch?v=tPAOmuH6r4g